Policiales
Miércoles 10 de Junio de 2015

Aseguran que proxeneta infundía terror en los hijos de su víctima

La única testigo en la primera jornada del juicio contra César Vera, acusado de Trata de Personas, aportó elementos contundentes 

Comenzó ayer en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná el juicio contra César Augusto Vera, acusado de captar y explotar sexualmente  a una joven que tenía 19 años cuando se denunciaron los hechos. El debate estuvo en duda porque el imputado se había dado a la fuga y recién fue capturado la semana pasada. Si bien para la primera audiencia estaban citados varios testigos, solamente se escuchó el relato de Delia Astilleta, la mujer que le alquiló un departamento a la víctima y a una amiga en calle Courreges de la capital entrerriana. Vera se abstuvo de ampliar su indagatoria, por lo que se leyó su primera declaración en la etapa de instrucción. 

En su primera intervención, el fiscal José Ignacio Candioti elevó la acusación contra Vera: los cargos que se le endilgaron fueron la captación de la víctima, mediante engaño y aprovechamiento de su situación de vulnerabilidad y del traslado diario a las calles de Paraná para obligarla a ejercer la prostitución mediante la utilización de violencia y amenazas.

Con 19 años -en marzo de 2010- la víctima conoció a César Vera, albañil de 40 años, quien durante varios meses la captó para explotarla sexualmente, según se reveló en el juicio oral y público que se desarrolla en Paraná.
 
Testimonio contundente

Delia Astilleta fue la única testigo que en la jornada de ayer escuchó el tribunal integrado por Noemí Berros, Lilia Carnero y Roberto López Arango. Relató que le alquiló un departamento a la muchacha estando acompañada de Vera, que este la mantenía encerrada y que además la golpeaba. Astilleta aseguró -entre otros puntos- que el acusado amenazaba a la mujer para que ejerciera la prostitución, exhibiéndole un arma de fuego a sus dos hijos. “Fue una declaración bastante contundente”, afirmó en declaraciones a UNO el fiscal José Candioti. La testigo recordó que cada vez que la víctima era trasladada para ejercer la prostitución sus dos pequeños hijos se quedaban llorando y bajo su cuidado. “Los chicos le tenían terror a Vera”, reprodujo en forma textual el fiscal lo dicho por Astilleta sobre el estado emocional de los hijos de la víctima.

La única deponente -recreó Candioti- no fue muy clara al explicar si el alquiler se lo hizo a Vera o a la mujer que obligaba a prostituir. “Ella lo veía a Vera en el lugar, durante la tarde cuando la iba a buscar para llevarla a trabajar”, repasó. El fiscal también destacó que ante una pregunta de la defensa -integrada por los abogados Hugo Gemelli y Matías Argüello de la Vega- la testigo contó que en una oportunidad Vera le dio un puntazo en el estómago a la denunciante. “La chica -dijo Candioti citando a Astilleta- le mostró que tenía una serie de rasguños, porque Vera le había dado un puntazo”.

Luego la víctima declaró en Cámara Gesell, en un trámite que se realizó en las oficinas que tiene la Corte en los tribunales provinciales. Hasta el lugar se trasladaron los tres jueces, los defensores y el fiscal.  La mujer declaró ante una psicóloga del Programa de Rescate de Trata del Ministerio de Justicia de la Nación. Si bien es escueta la información que se pudo conocer al respecto, se supo que la víctima declaró más de una hora. “Fue una jornada interesante y productiva”, remarcó Candioti. El juicio pasó a un cuarto intermedio hasta hoy a las 10, donde está prevista la declaración de dos policías de la División de Trata de Personas y después hará lo propio el tío de la víctima, Horacio Piedrabuena, quien la rescató mientras se prostituía.

La defensa advirtió contradicciones

Para la defensa del único imputado, la declaración de Delia Astilleta no resultó “contundente”. 

Según el abogado Hugo Gemelli la testigo incurrió “en varias contradicciones” y además “no se acordaba, por lo que no pudo aportar mucho”. Si bien calificó el relato como “poco preciso”, entendió que “hay elementos que pueden servir”. El defensor sostuvo que para la primera audiencia se esperaban los testimonios de un tío de la víctima, y una mujer, que fue la primera persona con la que la víctima toma contacto cuando se retiró de su casa. “Fueron notificados, pero no se hicieron presentes”, indicó el letrado a UNO.

En relación a la declaración de la víctima en Cámara Gesell se limitó a decir que “ratificó su denuncia inicial”, al tiempo que acotó: “Por la ley de Trata de Persona no declaró en sede tribunalicia”.

La defensa considera que la jornada de hoy será relevante por los testimonios que allí se podrán escuchar. 

En esa línea se podría encuadrar la exposición del familiar de la víctima y quien la auxilió cuando era explotada sexualmente. Esa misma importancia le otorgó a lo que puedan aportar los policías de la División Trata de Personas de la policía entrerriana.

En relación a la decisión de Vera de no ampliar su indagatoria, Gemelli explicó: “No hemos evaluado si en la última audiencia ampliará su declaración”.

 

Comentarios