Mundo
Jueves 19 de Noviembre de 2015

Aseguran que mataron al "cerebro" de los atentados en París

El supuesto terrorista fue ultimado en Saint Denis, según autoridades francesa. Revelan qué aplicaciones usan los terroristas para comunicarse y la droga que toman para insensibilizarse.   

El cerebro de los atentados en París fue asesinado en Saint Denis el miércoles por un un grupo comando de elite de la policía francesa.
Según datos oficiales del gobierno francés en Saint-Denis también se logró capturar a ocho yihadistas (siete hombres y una mujer). Además, dos murieron durante el operativo.
El primer ministro francés anunció que el cerebro de los atentados en París, Abdelhamid Abaaoud, fue asesinado durante el operativo que se desplegó en Saint Denis el miércoles.
Las fuerzas policiales galas desplegaron un importante operativo en el barrio parisino y habían abatido a dos terroristas. Este jueves, Francia confirmó que uno de los cuerpos corresponde a Abaaoud, señalado como el ideólogo de los ataques.
"El fiscal acaba de confirmarlo, sabemos hoy que Abaaoud, el cerebro de los atentados, uno de los cerebros ya que hay que ser particularmente prudentes, se encontraba entre los muertos" del operativo en un apartamento de Saint Denis (al norte de París), dijo Valls ante los diputados franceses.El primer ministro rindió homenaje "al trabajo excepcional" de los servicios de inteligencia y de policía.
Un comunicado de la Fiscalía había anunciado poco antes que el yihadista belga Abdelhamid Abaaoud, presunto cerebro de los sangrientos atentados del 13 de noviembre en París, fue "formalmente identificado" por la policía entre los muertos del operativo realizado el miércoles en Saint Denis.

Aplicaciones utilizadas
Las aplicaciones de móvil que utilizan los yihadistas del Estado Islámico les permiten ocultar sus conversaciones y enviar datos sin ser detectados, según se desprende de un manual de los yihadistas.
El Centro para el Combate del Terrorismo de West Point (CTC, por sus siglas en inglés) ha publicado un manual usado por terroristas que contiene más de 100 aplicaciones criptográficas, informa 'The Daily Mail'. La larga lista incluye servicios que encriptan los mensajes, proveedores de correo electrónico y técnicas de bloqueo de GPS.
Por razones de seguridad, los yihadistas no pueden publicar sus fotos en Instagram y usar Facebook ni Dropbox. Tampoco están permitidos los servicios de mensajería instantánea WhatsApp y Line, que requieren la conexión a Internet y no pueden ser encriptados de manera sencilla.
Los mensajes los envían a través de FireChat y los correos electrónicos mediante servicios de correo cifrados Hushmail o Tutanota. Al subir las fotos a Twitter los terroristas deben usar las aplicaciones que falsifican la localización GPS, como Mappr.
Para que sus miembros permanezcan clandestinos, el Estado Islámico aconseja utilizar una red privada virtual (VPN) en sus navegadores móviles y utilizar la dirección IP extranjera que permite ocultar la ubicación real.
En el manual también se precisa si las aplicaciones son gratuitas o de pago y se proponen diferentes opciones tanto para iPhone como para móviles sobre el plataforma Android.

La droga de la insensibilidad 
Los yihadistas del Estado Islámico consumen una anfetamina que les ayuda a cometer atrocidades: el Captagon. Producida clandestinamente en la frontera entre el Líbano y Siria, la droga se está difundiendo por Oriente Medio, implicando incluso a los miembros de la casa real de Arabia Saudita.
De acuerdo con Voice of America, este estimulante sintético fue desarrollado en la década de 1960 para tratar la hiperactividad y la narcolepsia. Pese a haber sido prohibida en la década de 1980, la droga sigue produciéndose de manera clandestina en el Líbano, Turquía y sobre todo en Siria, llegando a ser la droga más popular en la región.  
De acuerdo con una investigación de Reuters, el colapso de la infraestructura estatal, el debilitamiento de las fronteras y la proliferación de grupos armados durante los casi tres años de conflicto, han transformado a Siria en un importante centro de producción de drogas, en especial de Captagon.  
Reportes de prensa indican que los yihadistas del Estado Islámico recurren muy a menudo a dicha anfetamina 'mágica', que aumenta su fuerza y ​​destreza en la batalla, les otorga la impavidez y la brutalidad bestial con la que realizan sus atrocidades: violaciones, decapitaciones y crucifixiones.  
Sin embargo, Voice of America subraya que el mercado real de la droga es Arabia Saudita, que la consume más que cualquier otro país. Por ejemplo, en 2011 fueron incautadas en el país 11 toneladas de anfetaminas, principalmente Captagon, frente a 9 toneladas en 2010. Según el servicio web Havocscope, el tráfico de drogas es un negocio de 6.100 millones de dólares en el reino saudita.  
Lo preocupante es que la droga es utilizada incluso por niños de 12 años y mujeres en la vida cotidiana. Esas píldoras ayudan, por ejemplo, a permanecer alerta durante los exámenes, perder peso o simplemente combatir el aburrimiento. 

Comentarios