Pais
Miércoles 30 de Diciembre de 2015

Aseguran que la situación está controlada en la capital entrerriana

El Comité de Crisis avanzó en un intercambio de información de las distintas áreas que lo conforman. Aseguraron que la costanera no corre ningún riesgo por la creciente. 

El coordinador del Centro de Operaciones de Emergencia Ricardo Frank y la secretaria de Desarrollo Social, Candela Carminio, encabezaron la reunión para seguir evaluando la situación de creciente del Río Paraná y que afecta algunas zonas costeras de la capital entrerriana.

Frank consideró que desde el Comité de Crisis Hídrica “se ha iniciado una tarea muy dinámica, mayormente dedicada en cuanto a la acción a las zonas conflictivas como Puerto Sánchez, Bajada Grande y zona del Thompson. Se está trabajando  con la fuerzas armadas y de seguridad en lo que se refiere a colaboración y alguna intervención en caso de una eventualidad que pueda surgir o agravarse la situación que por el momento no se da; hoy está controlado, la organización es excelente y en caso contrario estaremos a la altura de la circunstancias”.

El funcionario consideró que si bien aún el Río Paraná va a crecer un poco más y se espera el pico para los primeros días de enero, la situación está estabilizada y “en caso de que se agrave por lluvias en la zona, está previsto cómo atender cada caso que se presente”.

“Hasta ahora estamos asistiendo a personas de Puerto Sánchez, son todas autoevacuadas, han sido reubicadas en otros lugares y están siendo contenidas por la parte de asistencia social provincial y municipal. En la zona de Bajada Grande, está controlada con bombas de extracción de agua de gran porte”.

En la reunión de este miércoles por la mañana hubo informes de los representantes de fuerzas de seguridad, armadas y de representantes de dependencias comunales que participan del Comité de Crisis Hídrica.

La titular de Desarrollo Social, Candela Carminio, aconsejó a las familias que vivan en zonas cercanas a la costa que informen con tiempo la decisión de evacuarse si ven que la situación se complica en su vivienda y evitar que llegue la noche para acudir en ayuda.

También se evaluó que la creciente no afecta en nada a la costanera, ya que no hay ningún tipo de socavamiento, ya que la nueva construcción previó la altura de la inundación de 1983.

Se avanzó en determinar que en caso de ser necesario evacuaciones, los habitantes serán trasladados a escuelas cercanas, preferentemente aquellas que tengan comedores escolares, para allí proveerlos de comida. También el Ejército se encargará con camiones del traslado.

Sobre la proliferación de ofidios, en caso de mordeduras de víboras, hay que trasladarse al Hospital San Martín para que le suministren suero antiofídico. En zonas costeras en riesgo, se realizan campañas de vacunación antitetánica.

Desde el lunes quedó conformado el Centro de Operaciones de Emergencia, que en el Área Política preside el intendente Sergio Varisco, secundado por Roberto Sabbioni, del Centro Integrador de Servicios Comunitarios y la secretaria de Desarrollo Social, Candela Carminio; en el Àrea Operativa, quedó a cargo de Ricardo Frank como nexo entre la comuna, las fuerzas armadas y de seguridad y las áreas que atienden la asistencia social. Finalmente el Área Comunicación la preside Oscar Heinrich.

La próxima reunión del Centro de Emergencia Hídrica será el lunes a las 9. Se decidió además que en caso de contingencias pluviales que empeoren el panorama se reunirán de inmediato.

Los números a tener en cuenta para llamar en caso de emergencia son los 103, 107, 911 y 147.

APFDigital

Comentarios