Policiales
Miércoles 25 de Mayo de 2016

Asalto a Ataper: los delincuentes no actuaron al boleo

Fueron dos los ladrones armados y con el rostro tapado los que se llevaron 160.000 pesos. Dos empleados, uno de una compañía de seguridad, fueron sorprendidos en la puerta del local de calle Carbó cuando salían para ir al banco a depositar el dinero

Entre 30 segundos y un minuto les demandó a dos delincuentes armados llevarse un cuantioso botín de la sede de la Asociación Transporte Automotor de Pasajeros Entre Ríos (Ataper) ubicada en Carbó 944  entre Alsina y French de la ciudad de Paraná. 

El plan no tuvo errores. No hubo tiros ni gritos que llamaran la atención de la gente que alrededor de las 9.30 pasaba por el frente de la empresa Tarjebus o recargaba los plásticos para poder viajar a menor costo en el transporte urbano.  

Según fuentes policiales consultadas por UNO, los ladrones estaban muy cerca de la puerta, esperando la salida del empleado encargado de trasladar el dinero al banco, en compañía de un agente privado de seguridad que no usa arma de fuego. Una vez que salieron los dos hombres con bolsos los ladrones con los rostros cubiertos lo sorprendieron y con rápidos movimientos se llevaron los bolsos con plata. De inmediato se dirigieron a un pasillo cercano donde habían dejado una moto, que utilizaron para huir del lugar sin dejar rastros. 

Los delincuentes no fallaron en la aplicación de su estrategia y en solo 30 segundos se apoderaron ayer de 160.000 pesos que iban a ser depositados en el banco Nación. 

Los investigadores trabajan en la búsqueda de datos que le permitan llegar a los autores del robo. En un primer momento desde la empresa se habría informado a la Policía que en las sacas había 486.000 pesos en efectivo. Pero en horas de la tarde, la empresa comunicó a la Policía que solo le habían sustraído 160.000 pesos. Además se conoció que el empleado de seguridad sufrió el robo de 6.000 pesos que tenía en su poder. 

El fiscal Álvaro Piérola es el encargado de llevar adelante la investigación que hasta anoche no tenía detenidos. Sin embargo, los investigadores ya manejaban algunos datos sobre los posibles autores del audaz atraco. 

Las cámaras de seguridad de los comercios cercanos a la empresa y las de Ataper estaban siendo analizadas por los policías para ver si podían identificar a las personas que cometieron el robo. “Pero será muy difícil poder identificar a los ladrones que actuaron porque su rostro estaba muy bien cubierto, pero a uno se le cayó la bufanda”, afirmó a UNO una fuente ligada a la pesquisa. 

Buena data 
Los delincuentes no actuaron al boleo. Sabían que había plata en la empresa y que tenían que llevarla al banco. Así que los ladrones aguardaron pacientemente la salida de sus víctimas. Aprovecharon el frío para mantener sus rostros tapados con bufandas sin llamar la atención.   Los investigadores quieren saber cuántas personas conocen sobre el movimiento de dinero de la empresa y cómo se fijan los horarios para trasladar la plata. 

Comentarios