Policiales
Miércoles 22 de Julio de 2015

Asaltaron por encargue a una familia en su campo

Fue en Feliciano, donde cuatro hombres armados los maniataron y exigieron la entrega de 2 millones de pesos que no tenían

Los asaltaron, maniataron, robaron y antes de irse les pidieron agradecimientos porque no los habían golpeado. Durante casi una hora una familia de la zona rural de Feliciano estuvo a merced de cuatro ladrones que llegaron con el dato equivocado de una operación comercial, les reclamaron 2 millones de pesos que no tenían y se fueron con algunos elementos menores.

La pesadilla de la familia Preisler comenzó al anochecer del lunes, cuando un vehículo llegó hasta el establecimiento rural ubicado en la zona conocida como paraje La Verbena, a unos 15 kilómetros de la ciudad de San José de Feliciano. Eran cuatro sujetos, uno de ellos se bajó con un chaleco antibalas con la inscripción “Policía” y borceguíes, lo que generó cierta confianza en la mujer que lo atendió. Le dijo que buscaba al dueño de la vivienda, para quien tenía una notificación.

Cuando salió Juan Aníbal Preisler a recibir el papel que le llevaban, el supuesto policía sacó su pistola y lo redujo. Los otros tres hombres, con sus rostros cubiertos, se bajaron del vehículo y todos entraron a la casa. Primero maniataron a toda la familia: al hombre le pusieron esposas; a la esposa, la hermana y hasta una nena de 3 años precintos. Fueron a buscar a los dos empleados que estaban en el fondo de la vivienda y también los inmovilizaron. Además les sujetaron los pies con cinta de embalar, y los pusieron a todos boca abajo. En ningún momento ejercieron violencia física ni lastimaron a nadie, y el trato fue correcto, más allá de que estaban privados de su libertad, según declararon las víctimas.

A Preisler le pidieron “los 2 millones de pesos”, como si se tratara de una suma de dinero de una operación comercial o financiera reciente. El hombre les dijo que no tenía esa plata, que estaban equivocados, pero los asaltantes insistían. Comenzaron a revolver todos los muebles de las distintas habitaciones de la casa, hasta que desistieron de la posibilidad de encontrar el cuantioso botín que creían que había en la propiedad. Evidentemente el dato que tenían era falso, o se equivocaron de propiedad. Otra versión extraoficial informada a UNO indica que la operación de venta de un campo se iba a realizar, pero el comprador oriundo de Santa Fe no fue ese día a llevar el dinero.

Se apoderaron de un cheque a pago diferido por la suma de 40.000 pesos, que lógicamente no podrán cobrar porque de inmediato fue cancelado; una cámara fotográfica, tres tarjetas de crédito, un documento de identidad, las llaves de un auto VW GOL, tres celulares  y una linterna. Finalmente desataron parcialmente a las víctimas y las encerraron en el baño de la vivienda. Pero antes de irse, en una suerte de despedida irónica, o cínica, les dijeron que tuvieran en cuenta que los trataron bien y no les pegaron a nadie.

Por ahora, sin sospechosos

La investigación a cargo de la Fiscalía de Feliciano y la Jefatura Departamental analiza los rastros levantados en el lugar del hecho para apuntalar alguna sospecha. Solo uno de los cuatro ladrones tenía la cara descubierta y tampoco se pudo identificar el vehículo en el que se movilizaban, ya que era de noche y pararon con las luces hacia el frente de la casa, lo que impidió identificarlo. La pesquisa es difícil, pero no descartan novedades.

 

Comentarios