A Fondo
Miércoles 01 de Julio de 2015

Aquel julio de 1974

Anécdota. Juan Perón había muerto y los jugadores de la selección nacional se juramentaron salir a la cancha y dar todo en su memoria. Enfrentaron a Alemania del Este por la Copa del Mundo. Fue empate

En medio de la abismal tristeza generada por la partida del general Juan Domingo Perón el 1º de julio de 1974, dos días después se consumaría un hecho deportivo que jamás se repetiría: por descontadas razones, un partido de la Selección Argentina, válido para la Copa del Mundo, no llegó al país ni por radio ni por televisión. 

En efecto, el deceso del entonces presidente de los argentinos redundó en la inmediata notificación de una semana de duelo nacional y de allí que incluso en el seno de la delegación que estaba en Alemania sobrevoló la idea de no presentarse a jugar el miércoles 3 en el Parkstadion de Gelsenkirchen. 

Tras algunas reuniones internas y un pedido de instrucciones se convino que una buena manera de honrar la memoria del líder era salir a la cancha y dar lo mejor por la camiseta Albiceleste. 

Y así fue, aunque la Cadena Nacional imperante inhibió de la posibilidad de que los argentinos, si consentían sus emociones, vieran o escucharan el partido versus Alemania del Este. Muchos de ellos sintonizaron radios de la hermana República Oriental del Uruguay, que el 3 de julio de 1974 trajeron los ecos de un empate de 1-1 que dejó a la Selección Nacional en el séptimo lugar.

 Argentina formó con Ubaldo Fillol; Enrique Wolff (capitán), Ángel Hugo Bargas, Ramón Heredia y Jorge Carrascosa; Miguel Brindisi, Roberto Telch y Carlos Babington: René Houseman, Rubén Ayala y Mario Kempes. Director técnico: Vladislao Cap. Alemania del Este alistó a Juergen Croy; Gerd Kische, Lothar Kurbjuweit, Konrad Weise y Bernd Bransch; Ruediger Schnuphase, Juergen Pommerenke y Wolfgang Loewe; Joachim Streich, Juergen Sparwasser y Martin Hoffmann. Director técnico: Georg Buschner. (En el banco de la Selección Nacional estuvieron los arqueros Daniel Carnevali y Miguel Ángel Santoro, los defensores Roberto Perfumo, Francisco Sa, Néstor Togneri y Rubén Glaría; los mediocampistas Carlos Squeo y Enrique Chazarreta y los delanteros Agustín Balbuena, Aldo Pedro Poy y Héctor Yazalde). 

A los 14 minutos del primer tiempo abrió la cuenta Streich y a los 20 empató Houseman con un zurdazo a la carrera al cabo de una gran jugada de Kempes por el sector izquierdo. Esa noche singular, Fillol jugó su primer partido en un Mundial y Houseman rubricó su condición de jugador argentino más destacado en esa Copa del Mundo: también le había convertido a Italia y Haití.

 

Comentarios