Homicidio
Martes 15 de Noviembre de 2016

Apuntaron a los dos hermanos Ballestena por un homicidio ocurrido en La Paz

Los testigos los señalaron a Agustín y Rodrigo como provocadores de una discusión y de la puñalada mortal a Eduardo Soto.

"Lo que hizo Eduardo fue un acto de caballero, en ningún momento los provocó", dijo ayer Yanina Soledad Puig, la empleada de la agencia hípica del hipódromo de La Paz, a quien Agustín Ballestena molestaba aquella tarde del 14 de junio del año pasado. Minutos después, Soto moría de una puñalada en el estómago, y por ese homicidio juzgan en Paraná a los dos hermanos Ballestena: Agustín y Rodrigo, de 20 y 24 años.

En la primera jornada del debate declararon nueve testigos. El primero fue el comisario de la Policía Rolando Leones, criminalístico que peritó la escena del crimen: levantó rastros de sangre en diferentes lugares y analizó las heridas en la víctima y los acusados, así como las marcas en las prendas de vestir que dejó el hecho.

Luego declaró el padre de Soto, quien también se llama Eduardo y tiene 70 años. El hombre estaba en el lugar cuando atacaron a su hijo y recordó que uno de los Ballestena provocaba disturbios en la boletería y luego vio salir a su hijo apuñalado. En la reyerta recibió un garrotazo en la cabeza y recién en el hospital se dio cuenta, porque lo vio el médico, que también había sido herido de arma blanca, pero sobrevivió.

El relató de Puig fue el siguiente: "Estaba trabajando como siempre en la agencia hípica -recordó la mujer-. Estaban tranquilos hasta que llegó Agustín Ballestena, con un vaso de whisky, estaba un poco alterado y molestaba a los que miraban las carreras por televisión. Molestaba a un muchacho que no le decía nada, le llamé la atención y no me hizo caso. Volvió a molestar y le dije que se retirara. Me insultó, le dije 'no seas atrevido', y golpeó el monitor de la computadora, decía 'a mí no me toca nadie, yo soy Ballestena, nadie me saca'. Agarra el vaso de vidrio y lo parte. Yo me asusté, grité, se levantó Soto y junto a otros muchachos le decía 'no seas así, no molestés a la señora', y él les decía 'sáquenme ustedes si son tan machos'. Siguió y los muchachos lo llevaban para sacarlo, lo llevaban bien, hablando y salieron". Luego, afuera del salón de las apuestas, se produjo el hecho de sangre, que Yanina no presenció.

Sobre Rodrigo dijo que había entrado fumando, lo que no se puede hacer en el salón: "Le pedí que se fuera y tampoco me hizo caso", y finalizó: "Lo que hizo Eduardo fue un acto de caballero, porque lo quiso sacar tranquilo, en ningún momento lo provocó, nunca lo sacó mal, al contrario".

Luego fue la oportunidad de las testimoniales de otros amigos y conocidos de la víctima que presenciaron tanto la pelea en el interior de la agencia como en la parte exterior, momento en el cual Soto recibió la puñalada mortal. El juicio continuará hoy y el jueves con más testimoniales, y se estima que finalizará el viernes con los alegato de las partes.


***
Alegatos de apertura


Ayer, al inicio del debate, se realizaron los alegatos de apertura de las partes. El fiscal Facundo Barbosa aseguró que logrará probar que ambos hermanos fueron partícipes por igual en provocar la violencia en el hipódromo de La Paz y del ataque a puñaladas que sufrieron los Soto, padre e hijo, así como la situación posterior que se produjo cuando ambos arrojaban piedras para evitar el auxilio de las víctimas y su traslado al hospital.

El querellante Roberto Alsina adhirió al planteo de la acusación pública y agregó que la agencia hípica es un lugar tranquilo, donde concurren familias, y que los Ballestena fueron armados con la intención de provocar disturbios. Asimismo, refirió el "desprecio por la vida" que demostraron ambos imputados al darle cinco puñalada a una víctima y dos a otra, y sin arrepentimiento les gritaban: "¡Cagaste, la tenés adentro!".

Por su parte, el abogado defensor Marcos Rodríguez Allende afirmó: "De ninguna manera fueron ellos los que provocaron la discusión. Lo sacan de la oficina un grupo de personas a golpes. Quienes provocan una agresión ilegítima no fueron ellos, y no había un solo puñal sino varios puñales y varias personas armadas que quisieron matar a los hermanos Ballestena". Por esto, pedirá la absolución de ambos.

Comentarios