Hoy por Hoy
Miércoles 15 de Febrero de 2017

Apostar a lo "diferente" para crecer

Hay noticias buenas y noticias malas. Las más placenteras son las que suman, las positivas. El hecho de que una empresa argentina contrate exclusivamente a personas con autismo para cubrir búsquedas laborales, es para celebrar. Esta iniciativa se da en el marco del programa global de la desarrolladora de software alemana SAP, Autism At Work, creado en 2012 y que llegó al país en enero. Se estima que el 1% de la población mundial se ve afectada por el autismo y SAP pretende, de aquí a 2020, que el 1% de su fuerza laboral sean personas con esa condición. Hasta el momento se sumaron más de 100 postulantes en todo el mundo.

En una nota escrita por Martina Rua para La Nación, se indica que en Argentina, dicha empresa lleva a cabo el programa en conjunto con la ONG Asociación Argentina de Padres de Autistas y con la reclutadora laboral Specialisterne, especialistas en identificar talentos con autismo.

En el mundo laboral se está avanzando hacia empresas más inclusivas y con mayor diversidad entre sus empleados. Contar con personas con autismo en la oficina significa convertirse en una ventaja competitiva y un número creciente de compañías a nivel mundial están contratando personas con distintos grados de Trastornos del Espectro Autista (TEA).

Por ahora, en la mayoría de los casos son individuos diagnosticados con Asperger o autismo leve, pero a medida que crecen las experiencias también varían las oportunidades. Dentro de las habilidades únicas que ofrecen las personas con Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) a un ambiente laboral, se destacan su facilidad para encontrar patrones y anomalías en la información, hacer foco y entregar altos estándares en trabajos, atributos muy necesarios en el análisis de datos, diseño de software y multimedia, entre otros.

Las últimas estadísticas del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos indican que, actualmente, se diagnostican a 1 de cada 68 niños con TEA, lo que implica un 30% de aumento en apenas tres años, y es cinco veces mayor en varones que en mujeres. El rango de oferta laboral para personas con TEA se expande a medida que crecen las experiencias. En SAP comenzaron con puestos en desarrollo de software y tecnología y ahora se están expandiendo a diseño gráfico, administración, finanzas y roles en marketing.

A nivel global, Estados Unidos es uno de los países más avanzados en inclusión de personas con TEA al ámbito laboral y la industria de la tecnología es el terreno más fértil. Por ejemplo, la firma de desarrollo CAI tiene 50 empleados con TEA y aspira a contratar 120. En Microsoft, abrieron un programa piloto para el que recibieron 700 currículum para 10 posiciones iniciales en Estados Unidos y ahora se está expandiendo al Reino Unido. En oficinas de SAP de Palo Alto, California, las evaluaciones del programa a un año de sus lanzamiento arrojaron mejoras en la creatividad y la innovación en los proyectos. Ahora, aseguran que varias compañías de la Argentina están analizando llevar a cabo un programa similar al de SAP, y de esta manera queda a la vista que hay que apostar a la diversidad para así crecer más. La diversidad con discapacidad o no, con autismo o no, siempre va a sumar algo nuevo. Es por eso que hay que apostar a lo "diferente" para crecer, evolucionar y no estancarse en la monotonía laboral.


Comentarios