Ovacion
Martes 02 de Junio de 2015

Aportó goles y sumó una nueva experiencia

Martín Troncoso, delantero nacido en Maciá, jugó para el Deportes Iberia de la Segunda de Chile.    

Andrés Martino / Ovación
amartino@uno.com.ar

 
Martín Troncoso nació en Maciá, es delantero y viene de cumplir una temporada en la Segunda División del fútbol chileno. Este atacante, quien además defendió los colores de Colón de Santa Fe, Defensa y Justicia, 9 de Julio de Rafaela, Espoli de Ecuador y Villa San Carlos, jugó para el Deportes Iberia terminando el campeonato en la quinta colocación. Ahora Troncoso descansa en sus pagos, junto a su familia, diagramando cómo continuará su carrera deportiva. Ovación dialogó con el delantero respecto de su paso por suelo trasandino, donde este año se desarrollará la Copa América. 

“La verdad que estuvo bueno. Fue una gran experiencia en todo sentido porque me sirvió para hacerme conocer en ese fútbol que es bastante competitivo. Yo estaba en la B, donde había algunos clubes grandes que han estado en Primera. Fue competitivo”, reconoció el artillero.

Respecto de su producción dentro del campo de juego, Troncoso contó: “Jugué más el primer semestre porque el entrenador que me llevó se fue en diciembre a la U de Concepción, que fue campeón de la Copa Chile y además ingresó a la Sudamericana. Después el DT que vino limpió a la gente que había llegado de la mano del anterior. Tuve más participación en el primer semestre que en el segundo. Marqué cinco goles en el primero y en el segundo jugué muy poco, casi no jugué”.

El jugador entrerriano sabe lo que es el ascenso en este territorio, pero desconocía la B de Chile.  Así la definió: “Es una categoría competitiva. Es una intermedia entre la Primera B y el Nacional B de acá, algo así. No se observa tanta intensidad como acá, pero se intenta jugar bien al fútbol. Los chilenos tienen otra ideología. Se sale mucho jugando, se arriesga mucho. No es como nuestro ascenso, que tenés muy poco espacio. Allá hay espacio, a veces demasiado según mi manera de ver el fútbol. Se juega mucho y no hay tanta intensidad”.

Está claro que por las características del delantero de Maciá, la adaptación no fue sencilla. “Me costó un poco adaptarme por lo que te digo. Yo acá, por mi posición, estaba acostumbrado a las pelotas largas. Al ser centro delantero gano de arriba o voy al roce. Allá es totalmente distinto. No tiran la pelota larga, se juega mucho por abajo y por las bandas. Eso sí me benefició porque me tiraban muchos centros, sobre todo cuando tuve la chance de jugar. Hay muchos argentinos también allá, tres o cuatro por club así que eso le da más competencia. Eso está bueno”.

Deportes Iberia es una entidad de la ciudad de Los Ángeles en la Región del Biobío. Fue fundado el 15 de junio de 1933 y juega actualmente en la Primera B, categoría a la que regresa, luego de 21 años de ausencia. Troncoso la describió mejor. “El club es un entidad que estuvo mucho tiempo en la Tercera de Chile, ascendió el año que llegué yo. Es como una filial de la Universidad de Chile porque el dueño es de Los Ángeles. Él lo gerenció y le dieron más importancia al fútbol. Subieron y ahora terminamos quintos haciendo un campañón”.

Primero descansar y luego se analizará el futuro. “Ahora tengo que hablar con el representante que me llevó que es de Buenos Aires. Me dijo que podía haber otras posibilidades en Chile. Él se maneja para afuera, pero de todos modos aún no hay nada concreto. Todo por hablar. La imagen que dejé es buena y además conocí mucha gente, dejé muchos contactos. Hice las cosas bien y con  responsabilidad. Lo bueno, más allá de jugar o no, es que uno siempre se entrega al máximo. Esa es la idea. Entré en el mercado porque el fútbol argentino se conoce por la Primera nada más, los equipos grandes. El ascenso no se conoce”.

El recuerdo de Cristian Gómez

“Era un buen pibe”. No todo fue bueno para el atacante. Pisó Argentina, feliz por su presente, pero lamentablemente se topó con la triste noticia por el fallecimiento de Cristian Gómez (foto), defensor de Atlético Paraná. Troncoso fue compañero de Patulo en 9 de Julio de Rafaela y así explicó cuáles fueron sus sensaciones al enterarse de la grave noticia.

“La verdad es que, cuando me enteré, no lo podía creer. Yo estuve compartiendo plantel en 9 de Julio en el 2008 con él. No teníamos una relación de tanta afinidad, pero sí de amistad. Era muy buen pibe. Incluso yo lo encontraba mucho en Santa Fe, hablábamos. Después cuando yo estaba en San Carlos él estaba en Armenio. Ahí jugamos en contra. Lo vi seguido después de 2008. También tengo amigos en Atlético Paraná como Guido Rancez. Vivimos dos años juntos cuando jugamos en San Carlos. Lo primero que hice fue llamarlo para que me contara todo. No lo podía creer. Una tristeza bárbara. El futbolista debería estar más controlado. Esa es mi opinión”.

 

Comentarios