La Provincia
Lunes 26 de Octubre de 2015

Apasionados ‘veteranos’ que son el sostén de sus candidatos

Dos historias. Con 79 años Magda Varisco fue fiscal general en Paraná y su anhelo es ayudar a la gente sin distinciones. Y con 77 Elvio Bordet rescata el valor de cuidar el apellido. Por cábala votó junto a su hijo como lo hace desde hace 30 años

Javier Aragón / De la Redacción de UNO
jaragon@uno.com.ar


Son históricos dirigentes, veteranos, pero llenos de compromiso cívico. Están cerca de los 80 años, y ayer fueron tan o más militantes que cualquiera en la UCR o el PJ. Estamos hablando de Magda Varisco, la madre del candidato a intendente por Cambiemos en Paraná, y del contador Elvio Bordet, padre del candidato a gobernador por el Frente por la Victoria. A los dos los une la pasión por la política, el respeto al adversario y las ganas de ayudar a transformar la realidad a través de la política.

Enamorada de la Política

Magda, es una mujer sencilla, llena de vitalidad, de voz suave, pero con una gran firmeza en sus convicciones. Tiene 79 años, en noviembre cumple 80 y ayer como siempre transitó el ritual de ayudar a su partido a intentar el triunfo en una elección. Fue la fiscal general y en la escuela Bavio encabezó el bunker del radicalismo.

Tiene una particularidad, no habla mal de las personas, por lo que lleva a realizar observaciones sobre los actos de las mismas. Tiene una gran formación y confió a UNO que le gustaría seguir trabajando para ayudar a mejorar la vida de las personas, “no a través de la dádiva”, precisó.

La esposa del dos veces intendente Humberto Varisco proviene de familias de origen radical de Or oVerde y de Villa Urquiza. “Mi padre era el dueño de Oro Verde y hoy al ver el pueblo, no puedo creer cómo creció, porque sé cómo se inició y qué era en sus orígenes”, dijo Magda con su voz afectada hace un par de años por un mal tratamiento médico. “Me dijeron que iba a morirme a los 60 días, hace años que espero que se cumpla el informe, y acá estoy peleándola y tratando todos los días de ser una mejor persona y extender la mano al más desposeído” describió con ironía.

Su paso por la ciudad no será olvidado, esta mujer fue la fundadora, entre otros, del Ateneo Radical; Mujeres Radicales Entrerrianas; Terruño de las Letras y un Banco de Sangre.

Espacios que hoy permanecen abiertos cumpliendo funciones para el resto de la comunidad.

Gran parte de la charla, rememora a Humberto, a quién conoció a los 14 años y desde ese momento se enamoró perdidamente del famoso ciclista reconocido internacionalmente. En su casa, tiene un amplio lugar para una biblioteca con 7.000 libros de los cuales se nutre permanentemente para estar muy lúcida.

La frustrada estudiante de edicina no avanzó en la facultad porque se enredó con el dos veces intendente y de allí es que profundizó la acción militante y de ser una activa integrante de la vida social de la capital.

Don Humberto es recordado por sus gestiones “pero además por su honestidad, rectitud y persistencia y veo que mi hijo Sergio tiene estos mismos valores grabado a fuego”, sintetizó Magda al hablar de las personalidades tanto del padre, como del hijo que ya conoce este tema de ser intendente. Magda aprendió a hablar en alemán, inglés, francés, y hoy sigue estudiando todo lo que puede “para seguir creciendo”, marcó.

Al consultarla por Cristina Kirchner, la radical de alma, amiga de Raúl Alfonsín entre otros tantos dirigentes, dijo: “A mí no me gustó su presidencia, creo que estamos peor que cuando ella ingresó. Hay muchas cosas que habrá que mejorar”.

“Merece ser gobernador”   

Elvio Bordet es un peronista de pura cepa. Fue intendente y secretario de Gobierno de Concordia, presidente del Instituto Provincial del Seguro y fiscal del Tribunal de Cuentas. Pese a haberse criado en Pronunciamiento emigró a la Capital del Citrus y con posterioridad se vino a Paraná.

Hoy con 77 años siente el fuego sagrado de pelear para que el peronismo gane en la provincia y en Concordia y por ello, como desde hace 30 años, tal vez por cábala, cada vez que hay una elección va junto a Gustavo a emitir el voto.

Ayer ocurrió lo mismo, y en esta oportunidad la alegría fue doble. “Estoy conmovido, honrado con mi partido y orgulloso porque mi hijo es el candidato de nuestro espacio. Para él será una gran responsabilidad, pero por su experiencia (dos veces intendente de Concordia y ministro de Salud y Acción Social) en la gestión, por su responsabilidad y por su sensibilidad, no nos va a defraudar”.

“No solo porque es una gran persona, porque se preparó, tiene una visión particular de priorizar lo importante en la gestión para avanzar con su proyecto”, diagnosticó el padre del candidato a gobernador oficialista.

Elvio dice sin dudar: “Hoy Gustavo me superó, y me pone contento porque está haciendo una gran carrera política”.

Recordó que su hijo, contador, desde chico vivió y los acompañó en la política, pero además despuntó el vicio en el fútbol. “Era un buen arquero en Santa María de Oro y ahora como delantero en el equipo de los contadores, es goleador, que tal. Es un nueve que la mete”, dijo con satisfacción Elvio.

Ayer, estuvo en Concordia con sus dos hijos y seis nietos. Confió que Gustavo es padre de tres hijas.

Bordet está muy informado, y pese a estar jubilado la única recomendación que le dio a su hijo fue “al meterse en política, las alegrías iban a ser inmensas, pero también sabe que la honra puede ser echada a los perros”.

La familia Bordet es reconocida en la provincia “y tal vez el mayor mérito que tengamos es que no hemos sido acusados por el dedo de nadie. Nos respetan, porque somos de respetar a todos, apreciar al rival circunstancial y por sobre todo tener el oído en la gente escuchando las críticas y hablando con todo el mundo”.

“Gustavo de chico, siempre fue responsable, estudioso, muy cariñoso con nosotros, con su familia, sensible, pero además con una visión comprometida de intentar por todos los medios transformar la realidad”, sintetizó el padre del aspirante a sentarse en el sillón de Urquiza.

Elvio Bordet asegura que no volverá a la vida activa de la política, porque “hay que dejarle el lugar a los más jóvenes para que sigan empujando. Sería una gran alegría que Gustavo se convierta en gobernador, porque se lo merece”.

El padre del candidato sentencia firme que para su familia es un orgullo que propios y extraños valoren los Bordet como buenas personas. “En la campaña no escuché agravios hacia mi hijo, y esto habla bien que él no genera ni provoca situaciones violentas hacia nadie. Él transita ese camino del respeto permanente”. Peronista de toda su vida y veterano de incontables confrontaciones electorales, Elvio pondera muy bien que su hijo cuide el apellido.

El respeto social

En definitiva Magda y Elvio son diferentes, tienen visiones a través de sus pensamientos políticos, pero hoy los dos tienen la dicha de poder caminar las calles sin sobresaltos, recibiendo el cariño de la gente. Ambos tienen la posibilidad de quedarse en sus casas, con sus nietos, pero prefirieron ser los primeros militantes en apoyar a sus hijos. Un ejemplo que debe servir para todos nosotros, llegar a una edad donde se es reconocido y respetado. Magda y Elvio, de esto saben mucho.
 

Comentarios