La Provincia
Viernes 17 de Julio de 2015

Anuncian medidas impositivas para productores agropecuarios

La Provincia impulsa además un mecanismo de provisión de combustible con YPF. Se reducirá también la alícuota de Ingresos Brutos

La Provincia puso en marcha a través de un decreto un plan de facilidades de pago del impuesto Inmobiliario Rural y Subrural de importes adeudados al 30 de junio en plazos de 18, 24 y 36 meses. 

Se informó ayer también que  por iniciativa del gobernador, Sergio Urribarri, que lo mocionó ante las autoridades nacionales, se avanza en una propuesta de provisión de combustible e insumos para cooperativas y acopios mediante la empresa YPF, y financiamiento subsidiado a productores a través del Banco de la Nación Argentina. 

Las decisiones se dieron a conocer ayer por la tarde durante un encuentro que mantuvieron referentes de las entidades agropecuarias con los ministros de Economía, Diego Valiero, y de la Producción, Roberto Schunk. 

En el marco de los temas planteados desde las entidades representativas de productores agropecuarios, referidos a tributos que son recaudados por el gobierno provincial, se avanzó en modificar el mínimo exento por Ingresos Brutos para actividades agropecuarias y reducir la alícuota en Ingresos Brutos, por la actividad de prestadores de servicios agrícolas, del 3%actual al 2%. 

También se definió tratar el impuesto a los Ingresos Brutos de determinadas actividades por parte de cooperativas agropecuarias. Al respecto se indicó que se seguirán realizando estudios sobre el tema, e intercambio y reuniones con asesores de las entidades. 

Los funcionarios provinciales informaron que también se  avanza en una propuesta de provisión de combustible e insumos para cooperativas y acopios mediante YPF. “Concretamente, se trata de aprovechar la recuperación estratégica de la gestión de YPF para implementar un sistema, financiera y económicamente viable, de apoyo a los productores agropecuarios, fortalecimiento de la producción agrícola, aumento de la presencia de YPF en el contexto económico regional e incremento del control estatal sobre el flujo de divisas que la actividad agraria genera”, se explicó. 

Se trata de utilizar la capacidad productiva y logística de YPF para implementar un sistema general de provisión de insumos a los productores agropecuarios, y que estos paguen con granos al momento de levantar y entregar la producción. “Esta operación puede formalizarse muy fácilmente con instrumentos vigentes en el mercado (contratos de futuros), que deberán celebrarse entre YPF y las cooperativas o acopios que reciben el grano de los productores, y que deben ser garantes de la operación”, consignó ayer la información difundida por el gobierno provincial. 

“Lo interesante para el productor es que el financiamiento se garantiza con producción. Estamos evitando cualquier esquema especulativo. El financiamiento de la operación, entre el momento en que YPF provee los insumos y el que liquida el grano recibido en pago, puede plantearse con la intervención del Banco Nación, a cuyo efecto habría que crear una línea especial para esta operatoria que no afecte la carpeta de YPF. Existen instrumentos que pueden garantizar las operaciones sin riesgo para YPF”, indicó el ministro Schunk. 

En otro orden, se informó que se está trabajando con el banco Nación “para restablecer una línea de financiamiento para la producción agropecuaria de Entre Ríos, siguiendo los lineamientos de un programa que desarrollamos en el año 2009, entre el Banco Nación, la entonces Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, el gobierno de Entre Ríos y las cooperativas y productores agrícolas locales”. 

La propuesta es abrir una línea de financiamiento por hasta 2.000 millones de pesos para las cooperativas y acopios entrerrianos, con destino final a los productores, en la que el Estado provincial acompañe con una garantía subsidiaria de cada crédito otorgado, con respaldo en la coparticipación, se informó desde el gobierno.

Valiero: “Con emisión de letras regulamos el flujo financiero”

La Provincia dispuso la emisión de una nueva serie del programa Letras ER 2014, la quinta, por un valor nominal de 30 millones de pesos, ampliable hasta 156 millones. Se negociarán en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y en el Mercado Abierto Electrónico SA. La licitación está prevista para el 22 de julio y la liquidación e integración se producirá dos días después. Se trata de la Serie V de las Letras ER 2014 y está conformada por tres clases, A, B y C. 

La Clase A se emite por un valor nominal de 10 millones, con vencimiento a los 91 días, es decir, el 23 de octubre de 2014. La Clase B, por el mismo monto y con vencimiento a los 126 días, el 27 de noviembre. La Clase C, en tanto, por 10 millones y con vencimiento a los 147 días, el 18 de diciembre. Estos valores negociables de deuda se licitarán el miércoles  22 de julio, y la emisión, liquidación e integración está prevista para el jueves 25.

 La emisión se dispuso teniendo en cuenta los vencimientos de servicios previstos para el 24 de julio. Se ordenó a través de la Resolución Nº 103 del Ministerio de Economía, Hacienda y Finanzas del 11 de julio, y que se  publicó el martes en  el Boletín Oficial. 

El ministro de Economía se refirió ayer al tema. “Vamos emitiendo títulos o bonos con el objeto de ir renovando obligaciones que están ya previstas, en lo que es la deuda pública consolidada”, explicó.

“Desde enero a junio pagamos 961 millones de compromisos de deuda. Ese monto corresponde a compromisos de deuda de títulos que emitimos antes o de créditos para financiar obras. Por ejemplo, actualmente se está haciendo la estación transformadora en la salida de Paraná y hay que pagarla. O caminos, ya que algunos se realizan con fondos nacionales, pero hay otros que hay que pagarlos, ya sean los financiados por el  Prosap o por el Fondo Fiduciario federal de Infraestructura Regional. Es decir que hay un cronograma de pagos de deuda que todos los meses, silenciosamente, se va cumpliendo”, remarcó el encargado de los números  provinciales.

En este cálculo, Valiero explicó: “De enero a junio de este año se pagaron 961 millones de pesos de la deuda pública consolidada, y otra parte se refinanció por decisión de la Nación. Contra esos 961 millones, hemos emitido 300 millones de un bono y pusimos letras en circulación por  349 millones;  es decir  649 millones contra 961. Al resto del monto lo pagamos con recursos naturales del ejercicio”, precisó.

Valiero también señaló que en el segundo semestre del año deberán afrontar pagos por otros 673 millones. “Entonces la emisión de nuevas letras o títulos es  para regular el flujo financiero. Hacemos esas colocaciones, que permiten restituir parte de los fondos que tenemos que ir pagando por los diferentes compromisos asumidos”, concluyó.


Comentarios