Ovacion
Sábado 30 de Abril de 2016

Antes del Día del Trabajo se puso el overol y ganó

Patronato superó a Atlético Rafaela por 2 a 1, se aseguró un promedio de un punto y la permanencia está cerca.


Edgardo Comar/Ovación
ecomar@uno.com.ar


No importaba la forma, lo fundamental era ganar. Para retomar la confianza y más que nada quedar cerca del objetivo planteado. En la antesala de la celebración del Día del Trabajo Patronato se puso el overol y volvió a lograr un triunfo que se le negó en las tres presentaciones anteriores. En el marco de la 13ª fecha del Torneo de Transición superó a Atlético Rafaela por 2 a 1 con un tanto de Fernando Telechea y un golazo de Nicolás Bertochi; Ignacio Pusseto había puesto la igualdad transitoria. Lautaro Comas, ingresando desde el banco, fue la figura de la cancha. Patrón llegó a 16 unidades en la tabla, se garantizó un promedio de uno y su continuidad de la A está, prácticamente, garantizada.
Una postura casi similar a la que intenta aplicar el Patrón cada vez que le toca actuar en su casa. Los volantes intentando presionar arriba para hacerse rápido de la pelota. Más allá de la movilidad los responsables de la gestación no mostraban precisión y fallaban en sus asistencias. 
Arrimar peligro a las cercanías de Werner era una misión por demás complicada. La visita se agrupaba bien, achicaba espacios y salía rápido. A los 5’ acreditó una buena opción cuando Pussetto remató desde afuera del área y exigió a Sebastián Bértoli que desvió la trayectoria de un balón con destino de red. Un ratito después fue Benítez, también de media distancia, fue el que requirió los servicios del Seba para evitar la caída.
El Santo cuando lograba una transición rápida, hallaba espacios por los costados pero no cristalizaba la superioridad que imponía Carrasco en velocidad, con los que iban por adentro. La mayor tenencia de pelota de parte del dueño de casa no era acompañada por el cambio de ritmo y la sorpresa necesaria para poner en aprietos a los del fondo rafaelino.
La chance de ponerse en ventaja para el entrerriano tardó en llegar. Recién a los 30’ y a partir de un tiro libre de Matías Garrido que pasó cerca, llegaron los primeros aplausos de la popular.
El ingreso de Lautaro Comas por el lesionado Carrasco le entregó al Santo una capacidad de rompimiento de líneas que antes no tuvo.
El partido se encaminaba hacia un intervalo que no dejaría demasiada tela para el análisis. Pero a los 43’, Comas, impuso su figura por derecha y sacó un centro; la intentaron empujar Garrido, Donosso, pero fue Telechea el que logró mandar al fondo del arco. Antes del descanso, una genialidad de Comas casi le permite al Negro, por intermedio de Telechea llegar a la segunda conquista.
SEGUNDO TIEMPO. No había pasado nada en el complemento; Patringa mantenía una postura de ataque cuando el esférico pasaba por Comas y masticaba la bronca por un tanto bien anulado a Iván Furios por fuera de juego. Increíblemente a los 5’, a partir de una mala salida y posterior cesión de Scoppa, Pussetto se llevó a la rastra a toda una retaguardia mal posicionada y definió al 1 a 1 .
Sintió el Rojinegro el golpe inesperado. Después de aproximadamente cinco minutos, retomó el control y fue por más. Se equivocaba en no utilizar con mayor frecuencia a Comas. Si el útil no pasaba por Comitas, la fortuna de ataque dependía de la precisión de un pelotazo, un error no forzado o una posibilidad con pelota parada. A los 19’ Garrido ejecutó con un guante un tiro libre que Werner descolgó de un ángulo.
Patrón le rodeaba la manzana a Atlético que se defendía como podía y aguantaba con su arquero que nada pudo hacer ante un soberbio tiro de Bertochi desde 30 metros que ingresó contra.
Estando 2 a 1 arriba, Forestello reforzó la contención en la mitad de la cancha con el ingreso de Minetti por Bertochi y Mauro Marconatto por Telechea. Retrocedió Patringa en el terreno, metió a Lemos casi entre los centrales, a Minetti unos metros adelante y a Marconatto y Garrido para custodiar los carriles. Muy aislados quedaron Donoso y Comas que en una corrida cruzó un disparo que motivó un revolcón de Werner.
Atlético lejos estuvo de imponer los argumentos que lo hicieron ganador ante el mismo contrincante una semana atrás. Sus intenciones de llegar a un nuevo equilibrio numérico no estaban apuntaladas por un andar convincente. El Rojinegro se cerró bien y tuvo el reencuentro con un triunfo que lo deja en el umbral de la permanencia.
Patronato no tuvo brillo, pero le sobró sacrificio. Se puso el overol y sumó tres puntos que le garantizan un promedio de uno. Su estadía en Primera A, es un hecho.
Las claves
El sacrificio. Patronato entendió que cuando no se puede jugar bien hay que sacar a relucir otros atributos que también sirven para ganar partidos. Anoche colectivamente hubo esfuerzos redoblados.
Entendimiento. De parte de Rubén Forestello que cuando el equipo se puso arriba en el marcador comprendió la necesidad de no seguir yendo de manera impulsiva y trabó el partido en la mitad de la cancha.  
El pibe maravilla. La lesión de Mauricio Carrasco le dio la posibilidad de tener muchos minutos en cancha a Lautaro Comas, que allanó los caminos del triunfo de Patronato, siendo desequilibrante.  

Comentarios