La Provincia
Miércoles 07 de Octubre de 2015

Antena de una FM causó controversia en Villa Elisa

Un comerciante cortó los cables y tensores que sostenían la torre de la emisora. Dijo que las vibraciones producidas por la radio generaron fisuras en su casa. El titular se defendió de las acusaciones

Gustavo Asmus decidió hace más de un año dejar su Córdoba natal para instalarse con su familia en la localidad entrerriana de Villa Elisa, en el Departamento Colón. Allí no solo se compró una casa sino que también abrió las puertas de un emprendimiento comercial dedicado al rubro de la pinturería.
Pero la armonía -según le contó a UNO- se rompió por la presencia de una radio, con su respectiva antena, lindera a su domicilio, cuya torre estaba sostenida con tres cables, uno de las cuales se encontraba en la propiedad de Asmus.
El comerciante relató que mientras acondicionaba la vivienda otorgó un permiso al dueño de la radio, Javier Gómez, para que dejara los tensores que ya estaban anclados a la casa. Ese acuerdo de palabra se mantuvo siempre que esta situación no significara un perjuicio de carácter estructural para su vida cotidiana en el lugar, manifestó el vecino.
“Cuando fui a vivir, las riendas estaban puestas en condiciones precarias, transmitía toda la vibración de la antena de 40 metros de altura a la casa. Empezaron a surgir fisuras y resquebrajamientos en la estructura. Parecía que tenía un motor dentro de la casa”, planteó el damnificado.
Cansado por el perjuicio que le provocaba el funcionamiento de la emisora y la tensa convivencia que este tema generó con el titular de La Radio de Pototo, el comerciante primero amenazó con cortar los cables que sostenían la torre y luego, impulsado por su temperamento, concretó su promesa.
“El domingo le corté tres de los cinco anclajes. La antena se mantuvo en pie, porque algo de la dinámica entiendo”, explicó. A raíz del riesgo que representaba para los vecinos la torre de la antena en esas condiciones, se hicieron presentes en el lugar funcionarios de la Municipalidad de Villa Elisa.
“No quisieron hacerse cargo, porque decían que no era competencia de ellos. En realidad hay tres leyes nacionales que claramente los hace responsables. De todos modos tomaron las precauciones necesarias para que la antena no se caiga, tiraron unas riendas que agarraron de un árbol”, señaló Asmus.
En el operativo intervino personal de Obras Públicas de la comuna, quienes el lunes desarmaron la antena y retiraron los anclajes que habían desatado la controversia.
Si bien la radio no está saliendo al aire ni la antena forma parte del paisaje en calle El Fresno, para Gustavo Asmus ello pasó a ser un tema menor. “Este hombre es un irrespetuoso, pasa gritando, estoy padeciendo un problema. Es una persona pública y muy conocida en el lugar. Él ya tuvo otros problemas en otro momento”, consignó.

La versión de “Pototo”
Javier "Pototo" Gómez es el titular desde hace 18 años de La Radio de Pototo.  La emisora  que se encuentra en el dial 90.7 difunde las actividades sociales e institucionales de la pujante comunidad.
En declaraciones a FM Centenario, el propietario del medio brindó su versión de los hechos y recordó que Asmus lo denunció ante la Municipalidad  “porque los ruidos de la emisora no lo dejaban dormir”.
Gómez aseguró que personal municipal lo informó acerca de esta presentación, y que incluso les contó que Edgardo Rodríguez había subido la antena. Enterado de la problemática, el comunicador sostuvo que le transmitió la inquietud a Rodríguez para que pudieran replantearse algunas modificaciones de la ubicación de la antena y de los anclajes. 
“Nunca nos dieron un papel donde dijera que la base de la torre tenía que estar en tal lugar, lo mismo con los anclajes”, advirtió en relación a las tratativas mantenidas con el Municipio de la localidad.
Para el titular de la radio, tener que reubicar la antena le generó un costo importante y una serie de inconvenientes. “El viernes se cortó el primer amarre, por lo que hice la correspondiente denuncia. En tanto, el sábado se hizo presente personal policial para interceder pero no hubo caso. Y el domingo, cuando parecía que estaba todo bien y estaba dedicado a cuidar la salud de mi mamá que vive en la casa donde funciona la radio, cortaron dos riendas más”, resaltó.
Según el periodista, este problema desató la alarma entre los vecinos de la zona por el inminente riesgo de que la estructura colapsara. “El lunes la antena se bajó y el amarre ya no molesta. Ahora vamos a ver si la antena se puede emplazar en otro lado, pero un abogado y que conoce mucho de esto dijo que esto puede volver a pasar”, indicó. 
Bajo esta postura, el conductor se defendió de las acusaciones y anticipó que en poco tiempo volverá a trabajar porque la radio es su medio para ganarse la vida.
 

Comentarios