La Provincia
Martes 03 de Mayo de 2016

Ante el Vaticano, Ilarraz se hizo cargo de abusos a seminaristas

En un escrito el cura confesó haber tenido “relaciones amorosas y abusivas” con menores internados en el Seminario. Querellantes, defensa y Fiscalía tuvieron acceso ayer al revelador documento que contiene su confesión hecha en 1997

Una confesión del presbítero Justo José Ilarraz realizada en 1997 ante el Tribunal Eclesiástico de la santa sede corrobora la declaración escrita del entonces arzobispo Estanislao Esteban Karlic, donde reveló detalles de una charla mantenida con Ilarraz en la cual este reconoció los abusos y además mostró arrepentimiento. 

Se trata del descargo del acusado en respuesta a la presentación que hicieron los denunciantes por la falta de un pronunciamiento claro de la Iglesia ante uno de los casos de pedofilia más escandalosos de Latinoamérica. La apertura de la documentación se realizó en la mañana de ayer en el despacho de Paola Firpo, la jueza que retomó el manejo de la investigación y que reunió para este trámite a la querella, la defensa y el Ministerio Público Fiscal.  

En realidad fueron dos los sobres remitidos desde el Viejo Continente, pero el que revestía mayor interés contenía en su interior un escrito firmado por el único imputado en la causa que se instruye por graves abusos que denunciaron siete exseminaristas en Paraná. “Fue escrito el 18 de enero de 1997, donde el propio Ilarraz realiza una suerte de confesión ante el Tribunal Eclesiástico sobre hechos ocurridos entre 1991 y 1993. Él se hace cargo de relaciones amorosas y abusivas con respecto a menores seminaristas”, reprodujo la parte medular del documento el abogado querellante, Marcos Rodríguez Allende. 

De esta actuación se desprende que debieron pasar tres años desde la presentación de una de las víctimas para que se iniciara una causa en la Iglesia y casi dos décadas de la investigación que promovió la curia de Paraná, para que Vaticano accediera a divulgar información que complica seriamente la situación procesal del acusado.

En la copia del artículo al que tuvieron acceso todas las partes, Ilarraz no aclara ni la identidad ni la cantidad de los menores internados en el Seminario. “Él también habla –en el documento- de arrepentimiento de esas relaciones abusivas y pide perdón a la Iglesia, y a las víctimas”, reveló Rodríguez Allende en diálogo con UNO. De acuerdo a la interpretación del abogado, la misiva en cuestión también corrobora los dichos de las víctimas y adquiere mayor valor porque Ilarraz no solo lo escribió, sino que también lo firmó, según consta en la respuesta que envió la máxima autoridad eclesiástica. 

“El domingo el papa Francisco ordenó esclarecer todos los hechos de abuso, condenó esta situación y mandó a abrir todas estas documentaciones que estaban absolutamente selladas. Esta información fue requerida durante mucho tiempo y en varias ocasiones”, cuestionó el querellante.

***
La sanción de Karlic

Como parte de la misma documental, la jueza Firpo también dio a conocer una resolución de Estanislao Karlic donde le imponía una sanción a Justo Ilarraz. La pena consistía “30 días de soledad en un lugar religioso y a la espera de las consecuencias posteriores a la confesión”, aportó Rodríguez Allende. “Con esto se confirma que Karlic no mintió, que el que mintió fue Ilarraz”, subrayó el profesional, y a continuación anticipó: “Una vez que se haga el requerimiento formal a juicio de la causa vamos a pedir el original de este documento”.

Participaron de la audiencia la jueza Firpo; el querellante Marcos Rodríguez Allende; el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull y el abogado defensor, Juan Ángel Fornerón.

***
Extraña noticia de la AICA

La Agencia Informativa Católica Argentina emitió ayer  un comunicado referido a la investigación que hizo la Iglesia de Argentina   en el caso Ilarraz. 

Se indicó  que “con el fin de informar a la población los datos objetivos que hasta ahora son comprobables acerca de la causa en la que está imputado el padre Justo Ilarraz, el instructor, presbítero Hugo Adrián von Ustinov, vicario de Justicia y presidente del Tribunal Interdiocesano Bonaerense, dio a conocer un comunicado. En él alude a que, en las últimas semanas, los medios de comunicación se han hecho eco de los pasos procesales. En el ámbito eclesiástico prosigue una investigación iniciada por el Arzobispado de Paraná y que nunca sufrió paralización (...)”, indica el comunicado

Puntualmente señala: “La investigación iniciada por el Arzobispado nunca sufrió paralización, sino que el ritmo de su avance responde a las exigencias legales canónicas, como es habitual que suceda también en el ámbito del ordenamiento jurídico del Estado, para asegurar el debido proceso, las garantías y los derechos de todos”, presentando como normal la demora de 20 años.

Comentarios