La Provincia
Sábado 04 de Julio de 2015

Analizan ley que asegure acceso a ríos y arroyos

Con la reforma del Código Civil y los cambios al Camino de la Sirga, instituciones evalúan una nueva norma u otra nunca reglamentada 

Desde el 1 de agosto, entrará en vigencia el Nuevo Código Civil que, entre tantas otras normativas, dispondrá la reducción de 35 a 15 metros del espacio público ribereño, conocido como Camino de la Sirga. Si bien en la mayoría de los casos –tanto en la ciudad, como en la provincia y el país– resulta dificultoso el acceso a las costas para el disfrute público, la nueva ley fue considerada por especialistas del Derecho Urbano como “un grave retroceso jurídico” y también fue cuestionada por su carácter regresivo, desde sectores ambientalistas.
Ante ello, muchos auspician normas jurídicas locales o provinciales, para garantizar el acceso a los cursos de agua. Entre esos movimientos se gestó un colectivo local, impulsado desde el Colegio de Arquitectos Regional Oeste-Noroeste, que desde abril mantiene reuniones periódicas. 
Con la intención de proteger derechos de los ciudadanos, se unieron junto a la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader), Universidad de Córdoba, y colegios de profesionales como Corredores Inmobiliarios y abogados, entre otros.
“Estuvimos reunidos en un taller que contó con la presencia de la doctora Cristina del Campo, expositora en el reciente Congreso del Agua en Paraná”, contó a UNO Fernando de la Rosa, presidente del Colegio de Arquitectos. A esas entidades se sumaron otros profesionales reunidos en la Agrupación 8 de Abril, gestada a propósito de la primera reunión realizada tras las XV Jornadas de la Ciudad, en que comenzó a aparecer esta temática.
En ese marco, De la Rosa señaló que  el colectivo de entidades avanza en el análisis de la Ley Provincial Nº 9.008 dictada en 1996 que nunca fue reglamentada. “Esa ley habla de la línea de la ribera, entonces estamos viendo su incumbencia, a propósito del Camino de la Sirga que nos ha movilizado, y ver cómo defendemos y protegemos los derechos de los ciudadanos al acceso al agua. En función de ello nos pusimos a estudiar la ley, y las posibilidades de generar algunos cambios u optar por la confección de una nueva ley”, indicó.
Por ejemplo, citó que esa normativa –aparentemente surgida para autorizar fondos internacionales para obras en las costas– versa sobre línea de riesgos, de flora y fauna, y estipula que el organismo de aplicación es la Dirección de Hidráulica. “A nosotros nos parece que es insuficiente y vamos a intentar juntarnos con Planificación y Ambiente de la Provincia, Hidráulica, para tratar de alcanzar una visión común para poder defender los derechos de los ciudadanos”.
De la Rosa expuso que a diferencia del camino de la sirga –que atañe al funcionamiento de la navegación y no a los derechos del acceso del hombre al agua, y prefirió hacer referencia al concepto de la línea de la ribera.
“El Camino de la Sirga no modificará mucho, porque por más que pase de 35 a 15 metros no importará mucho si no podemos definir la línea de ribera, que fue lo que generó que nunca se haya cumplido”, citó.
Al respecto, sostuvo que solo en la zona de los puertos se fijó la línea de la ribera 5 kilómetros aguas arribas y aguas abajo. “Seguramente se habrá determinado así porque en ese caso había un organismo de puertos que podía actuar como contralor. A nivel nacional no había ente que atendiera el control de una cuenca en su totalidad”, especuló en relación a la imposibilidad de resolver y controlar el uso de las costas.
Acto seguido, indicó que lo que se resuelva y se proponga para salvaguardar el derecho al acceso al uso recreativo de los cursos de agua debe ser “lo más detallado posible y ejecutable rápidamente”, y no como ocurrió con la Ley 9008 que en 19 años nunca se promulgó. Y si bien consideró que los ríos “son más fáciles y protegibles, a nosotros, desde el Colegio, nos preocupan más los arroyos que están más maltratados, son los hijos abandonados. Los arroyos deberían ser los corazones de las ciudades, y dejar de ser la parte trasera de las ciudades”.
“Nos estamos reuniendo semanalmente, y una convocotaria más ampliada cada 15 días. La próxima es el 8 de julio y el 15 sería la más ampliada”, finalizó.

Comentarios