La Provincia
Martes 10 de Mayo de 2016

Altos precios del gas envasado afectan a sectores más humildes

Una garrafa de 10 kilos ronda los 140 pesos. Si se usa solo para cocinar, dura un mes en promedio

Históricamente el costo del gas envasado siempre fue exponencialmente más caro que el de red y esta disparidad se mantiene, aún con las últimas fluctuaciones en los valores de ambos productos, generados por la quita de subsidios. Los más afectados son los sectores más vulnerables que no poseen conexión a la red domiciliaria de gas natural y deben afrontar la compra de un combustible prácticamente imprescindible para la vida hogareña. 

Después del último aumento, hace un mes, una garrafa de 10 kilogramos se puede conseguir a 90 pesos si el usuario la busca en la distribuidora, y si la retira de un minorista puede llegar a valer 110 pesos. Los precios varían según al empresa expendedora, pero, en términos generales, puede llegar a costar hasta 140 pesos si la llevan a domicilio.  

“Se ve mucho últimamente que la gente va directamente a la planta a buscar la garrafa y al distribuidor lo van ladeando. Cuando la garrafa estaba a 16 pesos se acostumbraron a eso, porque la diferencia era mucho. Ahora nosotros vendemos la garrafa de 10 kilos a 110 pesos si la buscan y a 140 pesos si la llevamos a la casa. Son solamente 30 pesos de diferencia por la comodidad de recibirla en su hogar y que nosotros la instalemos y la probemos, y si van hasta la planta capaz que gastan más en combustible”, reflexionó José Schonfeld, propietario de una distribuidora que funciona hace 42 años en la capital provincial.

Por su parte, Keila, empleada de una de las empresas líderes, comentó: “Acá se ve mucha gente que viene a buscar gas tanto en moto como en bicicleta, carro o también en autos de alta gama. Hay gente que no tiene conexión a gas natural en distintas zonas de Paraná y prefiere buscarla si puede, para economizar”.

Según coinciden los vendedores, la de 10 kilogramos es la que más salida tiene, al menos en la capital provincial. En algunos lugares ya no se venden las de 15 kilos, porque las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART) observan los problemas de salud que genera su peso en los trabajadores que tienen que alzarlas para cargarlas a los camiones. De todas maneras, todavía se ven en el mercado y se las consigue a precios que oscilan los 200 y 220 pesos. En tanto, quienes pueden adquirir un tubo de 45 kilos, deben abonar entre 700 y 750 pesos; si bien haciendo el cálculo cada kilogramo vale más por cantidad, se tiene la comodidad de tener gas por más tiempo en el hogar.

Si bien se habló de un nuevo aumento que podría incrementar estos valores al doble, por ahora, afirman los vendedores, no hay ninguna información confirmada al respecto. “Por ahora van subiendo de a poco, progresivamente: en abril subieron 10 pesos y a los 15 días 10 pesos más. Sabemos que en Santa Fe ya se está vendiendo la de 10 kilos a 160 o 170 pesos”, comentó Nano, otro vendedor de gas que ofrece el mismo producto a 140 pesos en Paraná. A su vez, afirmó: “En invierno a la gente le dura menos la garrafa y sigue siendo más caro el gas envasado que el natural. Hace años venimos peleando para que se equiparen los precios, porque hay mucha gente que usa garrafa y nosotros, aunque suba, no podemos cobrarlo tan caro y perdemos rentabilidad”.

Marcelo, otro referente del rubro, indicó: “El gas envasado no había aumentado de noviembre hasta abril, que fue la época más dura, donde se dieron todos los incrementos. En abril sí hubo reajustes de parte de las empresas, pero aparte de las subas de los mayoristas, aumentan los costos de los insumos. Tenemos que pagar más caro el combustible para llevar las garrafas, más caro el taller mecánicos si se nos rompe el vehículo, entre otras cosas”.

Por su parte, José comentó: “La gente se resigna a los aumentos, porque aumenta todo, pero en la práctica se nota que por ahí la plata no alcanza. A las garrafas hay que pagarlas en efectivo y por ahí tengo clientes de años a los que se les termina el gas justo cuando no tienen plata y les doy igual, les digo que me paguen después, pero en una casa es algo fundamental”.

***
Consumo hogareño

Debido a los altos costos, muchos usuarios que no tienen acceso al gas natural utilizan el de garrafa solo para cocinar. Para que aguante un poco más, hay quienes evitan utilizar el horno e incluso quienes recurren a la pava eléctrica para calentar agua y así contribuir al ahorro. Natalia es una de ellas y contó a UNO: “Nosotros somos dos adultos y tres niños y nos dura un mes y medio, un poco más si no se usa el horno; el señor al que le comparamos el gas nos pasó el dato de que una hora de uso del horno equivale a cuatro horas de hornalla”.

Por su parte Araceli, señaló: “En casa usamos garrafa de 10 kilos para el calefón y cocina. En verano dura 20 días y en invierno 10 o 12 días, y pagamos 140 pesos cada vez que debemos reponerla”.

Jenni, que también usa gas envasado, expresó: “Utilizamos garrafa de 15 kilos y nos dura casi un mes o un poquito más, depende el uso. Ahora en invierno por el calefón y horno menos de un mes. Y tenemos una de 10 kilos que la usamos con una pantalla de estufa y nos dura también alrededor de un mes”. En tanto Oscar, indicó que una garrafa de 15 kilos le dura en 16 o 17 días, porque también la usa para la cocina y el calefón.

Consultado sobre el consumo de gas si se usa para calefaccionar una habitación, José María, propietario de un comercia que vende estufas, explicó: “Lo que más compra la gente, porque son más económicas –valen desde 250 pesos en adelante– son esas pantallas que son directas. Usándolas unas tres horas por día, la garrafa de 10 kilos puede durar una semana con suerte. Varía un poco según la marca y calidad del gas”.

***
El plan Hogar  no cubre los costos actuales

La antigua modalidad de la garrafa social se reemplazó el año pasado por el plan Hogar, que beneficia a los grupos familiares cuyos viviendas no están conectadas a la red de gas natural y cuyos ingresos mensuales son inferiores a 12.120 pesos, que es el equivalente a dos Salarios Mínimos Vitales y Móviles, o 18.180 pesos si uno de sus miembros cuenta con un certificado de discapacidad. 

El monto que cobra cada usuario por este programa es de 77 pesos por garrafa social de 10 kilos, la cual tiene un precio máximo de referencia de 97 pesos. En Entre Ríos se otorgan hasta 154 pesos a cada familia, es decir, el equivalente a dos garrafas.

El trámite se realiza en la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

***
Detalles de la noticia

- 90 pesos es el precio más bajo en que puede encontrarse la garrafa de 10 kilos en Paraná, en un mayorista que también vende al público. Para conseguirla a ese importe hay que buscarla en el depósito.
- 140 pesos cuesta la garrafa de 10 kilos entregada en domicilio. En general, no se cobra extra según la distancia, y hay empresas que llevan a Oro Verde u otra ciudad cercana para sostener las ventas. 
- 77 pesos por mes es el importe que se paga por la garrafa de 10 kilos a quienes cumplen los requisitos para ser beneficiarios del plan Hogar. Se otorga el monto de hasta dos garrafas por familia.

Comentarios