GoSkateboardingDay
Domingo 19 de Junio de 2016

Allanaron la casa del intermediario en la compra de armas incautadas

La Policía secuestró en viviendas de los barrios Belgrano y Perón elementos para peritar. El sospechoso aparece en las escuchas telefónicas con dos de los imputados por la venta de armas.

La investigación por el robo y la venta de armas incautadas que estaban en Tribunales sigue arrojando novedades y hay cada vez más implicados. A los ocho que ya están imputados, podría en los próximos días sumarse otro más. Se trata de un hombre que aparece en las escuchas telefónicas en contacto con dos de los detenidos, y sería un intermediario entre quienes sustraían las armas del depósito judicial y quienes las compraban en el ambiente delictivo. Ayer la Policía allanó su domicilio y el de familiares, y secuestró elementos que serán peritados.
En las largas horas de intervenciones a los celulares y teléfonos fijos, así como en las gruesas carpetas de las desgrabaciones de las escuchas, aparecen muchas personas. Entre estas pudieron ser identificados los integrantes de la banda que se dedicaba a robar las armas, algunos compradores, los que conseguían los clientes y hasta los que las "aguantaban" en una casa. Pero había otras con las que todavía no habían podido dar.
El fiscal Ignacio Aramberry y los efectivos de la División Robos y Hurtos que llevan adelante esta investigación desde principios de año, tenían solo la foto de uno de los que estaba en esta trama delictiva y que habría cumplido un rol secundario pero igualmente importante en la comercialización de las armas. Finalmente, esta semana que acaba de pasar lograron la identificación con nombre y apellido, así como los domicilios que frecuentaba.
De esta manera, con estos datos le solicitaron al Juzgado de Garantías las autorizaciones para allanar cuatro viviendas, en busca de más pruebas. Las mismas fueron otorgadas y ayer por la mañana los policías fueron hasta dos domicilios del barrio Belgrano y otros dos del Presidente Perón. En el primero, viven familiares del sospechoso, mientras que en el segundo vive él y otros allegados.
En las requisas domiciliarias se secuestraron computadoras y celulares. Principalmente interesaba al fiscal contar con los teléfonos, para corroborar los contactos telefónicos, si es que en las pericias informáticas surgen los llamados que mantuvo el hombre con los integrantes de la banda.
El sujeto, que fue notificado de la medida judicial en su casa, tendría una relación de parentesco con uno de los implicados en la causa, y aparece en varias conversaciones con Maximiliano Bertoni (empleado judicial del Departamento Médico Forense, quien conseguía las armas de Tribunales) y con Eduardo Borgogno (quien habría logrado los contactos con los compradores en la calle).
Se sospecha que este hombre habría sido un intermediario entre la organización delictiva y una banda que pretendía hacerse de las armas. No se habría dedicado solo a conseguir los tipos de armas que los compradores buscaban, sino incluso a cambiar armas chicas por grandes, según la necesidad de cada caso.
La investigación aún no concluyó y no se descarta que en los próximos días puedan producirse nuevas medidas de prueba y que aparezcan más personas implicadas en la estructura que fue armada de a poco y con mucha codicia, desde el interior de Tribunales, hace unos cinco años.

Cautelares y declaraciones
La semana pasada uno de los tres imputados en la causa que estaban detenidos en la Unidad Penal de Paraná, fue beneficiado con la prisión domiciliaria. Se trata de Eduardo Borgogno, sospechado de conseguir en la calle los clientes para la compra de armas incautadas. El hombre defendido por el abogado Boris Cohen, acordó con el fiscal Ignacio Aramberry cumplir la preventiva en su casa, mientras continúa la investigación.
En la cárcel siguen Maximiliano Bertoni (empleado judicial, acusado de sacar las armas de Tribunales) y Mario López (de similar rol que Borgogno). El presunto jefe de la banda, el perito balístico del Superior Tribunal de Justicia, Antonio Vitali, sigue con prisión domiciliaria debido a una dolencia. El hombre se defendió y dijo que es inocente, pese a que Bertoni lo incriminó cuando declaró en calidad de arrepentido. Vitali pidió ampliar su declaración pero aún no se sabe cuándo lo hará.
Además están con medidas cautelares y restricciones Horacio y Javier Brítez, padre e hijo, acusados de prestar una vivienda para guardar armas. Y sin medidas cautelares están el jefe de la Sección Depósito de Tribunales, Fabricio Santapaola, y una mujer que habría comprado un arma.

Comentarios