Corrupción
Viernes 28 de Octubre de 2016

Alberto Pérez fue citado a indagatoria por "administración fraudulenta"

El exfunconario de Scioli fue convocado para el próximo 7 de noviembre aunque la medida alcanzó además al exdirector de Administración de la Jefatura de Gabinete bonaerense al que en su casa le secuestraron la estatua de un dragón con una caja fuerte.

El exjefe de Gabinete bonaerense Alberto Pérez fue citado a declaración indagatoria junto a otros exfuncionarios de la gestión de Daniel Scioli en la provincia, en el marco de una megacausa iniciada por la diputada Elisa Carrió por "administración fraudulenta".

Pérez fue convocado para el próximo 7 de noviembre a las 10:00 por el fiscal Álvaro Garganta, aunque la medida alcanzó además al exdirector de Administración de la Jefatura de Gabinete bonaerense, Walter Carbone, al que en su casa del country Abril le habían secuestrado la estatua de un dragón con una caja fuerte oculta en su interior.

A ambos se los investiga por gastos realizados entre 2014 y 2015 a partir de facturas fraguadas, por lo que ahora están comprometidos en la Justicia por los delitos de "peculado", "administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública" e "incumplimiento de los deberes de funcionario público".

"Existen elementos suficientes para tener por acreditado con el grado de convicción que ésta instancia requiere que entre los años 2014 y 2015, el entonces titular del Ministerio de Jefatura de Gabinete de Ministros de la provincia de Buenos Aires, y el titular de la Subsecretaría Administrativa, sustrajeron en por lo menos 25 ocasiones la suma aproximada de 10.720.347 pesos destinados a supuestos eventos, mediante autorización expresa de pago en efectivo del primero a favor del segundo, que luego rendían con facturas apócrifas", indicó en sus fundamentos la resolución judicial.

Según estableció la investigación, Carbone habría sido el encargado de rendir los gastos de diversos eventos, como capacitaciones o charlas, autorizados por Pérez a través de la emisión de gastos para partidas no contempladas en el presupuesto de la provincia.

Entre los pagos para eventos figuran programas, capacitaciones y colaboraciones con entidades de bien público pero que -de acuerdo a la denuncia- se emplearon para el enriquecimiento propio y el financiamiento de la campaña presidencial del Frente para la Victoria, en la fórmula conformada por Daniel Scioli-Carlos Zannini.

La acusación recae sobre Pérez ya que en su carácter de titular del Ministerio suscribió todas y cada una de las resoluciones habilitantes del gasto, disponiendo el pago en efectivo en favor de Carbone.

En cuanto a Carbone, en su carácter de subsecretario Administrativo, "fue el beneficiario de los anticipos, y quién efectivamente percibió las sumas de dinero en efectivo autorizadas por cada una de las órdenes extra presupuestarias, libradas por orden del entonces ministro, además de ser el responsable de conformar todas y cada una de las facturas que se constataron luego apócrifas".

Además, otros dos exfuncionarios de la gestión de Scioli están ahora bajo la mira de la Justicia, en el marco del presunto lavado de dinero: se trata de quien estaba a cargo del Ministerio de Desarrollo Social, Eduardo Aparicio, y el exdirector de Subsidios y Subvenciones, Rodolfo "Manino" Iriart, ahora diputado provincial.

En su denuncia ante Garganta, Carrió había advertido sobre hechos que dan cuenta de "un gran desmanejo de los recursos públicos de la provincia", a través de maniobras con "cajas negras" del Estado que "no solo habrían engrosado ilegalmente el patrimonio de los denunciados, sino que el fruto del dinero obtenido podría haber sido ocultado a través de maniobras de conversión, transferencia o disimulación de bienes provenientes de ilícitos penales".

Comentarios