Mundo
Martes 15 de Diciembre de 2015

Al final, la selfie del Papa era trucha

Fue viral en todo el mundo, pero no era lo que parecía.

La promocionada "primera selfie" del Papa Francisco que se viralizó en todo el mundo en cuestión de minutos, era en realidad una captura de pantalla de un video del año pasado, ahora publicada en Instagram en una cuenta apócrifa del Vaticano.
La imagen de Jorge Bergoglio sonriendo había sido publicada con un filtro muy utilizado en la red social de fotografías y superó los 21 mil "me gusta" en menos de 11 horas.
La imagen fue subida por el usuario @vatican_ imitando el estilo de la cuenta oficial del Vaticano en la red social (@newsva), es decir, incluyendo etiquetas alusivas al Papa en distintos idiomas. Sin embargo, la primera no contaba con el tilde celeste que Instagram le añade a las cuentas oficiales y se corría bastante del tono de contenidos que la Santa Sede suele publicar.
Con el correr de las horas los distintos medios de la Iglesia Católica en el mundo fueron descubriendo este engaño y publicando una aclaración en sus medios. La Agencia Informativa Católica Argentina (AICA) precisó que la foto era una captura de pantalla de una videoconferencia que sostuvo el Papa con niños de todo el mundo por el lanzamiento de la plataforma de Scholas Occurrentes en 2014, a través de la plataforma Google Hangouts.

Comentarios