Entre Rios| Miércoles 16.04.2014 clima T 19°C H 70%
Uno Entre Rios

A Fondo

Jueves, 26 de julio de 2012

El coronel tiene quien le escriba (ella estuvo aquí)

Este jueves se cumplen 60 años de la muerte de Eva Duarte de Perón. Visitó en dos oportunidades Paraná. Primero fue por el mes de marzo y luego en mayo, siempre en 1950.

Su figura logró trascender los límites del peronismo. Su figura logró trascender los límites del peronismo.

Carlos Saboldelli / Especial para UNO
csaboldelli@hotmail.com

 

 

Habíamos cruzado datos con Damián. El sostenía que era en marzo mientras yo machacaba con una copia del mes de mayo de 1950. La exhibición de viejos recortes nos daría la razón a ambos, ella estuvo aquí en marzo y también en mayo, de ese mismo año de 1950. Dos grandes diferencias emergían de ambas visitas: en marzo vino sola y en mayo con su esposo. Pero la otra cuestión que distinguió su presencia es que la primera vez llegó en tren, y la segunda, al Puerto Nuevo. Y eso, desde ya, es otra historia.

 

No mucho se ha dicho de aquellos años y de esa presencia, porque algunos infames miserables rompieron los diarios y destruyeron los registros de los archivos. La página peor escrita de los ignorantes, como si eliminar la biblioteca de Alejandría hubiera servido para algo.

 

Pero sí dicen algunas personas allí, en el Puerto, y lo esgrimen los viejos recortes archivados como tesoros escondidos, que nunca más se movilizaron tantas personas en un doble viaje (de ida y de vuelta) hasta la hermosa dársena. Que en aquel mayo de 1950 el general Albariño asumía como segundo gobernador justicialista de la provincia de Entre Ríos. Que todas las barrancas eran enormes palcos naturales para miles de personas que desde temprano buscaban un sitio. Y que muchedumbres felices y ansiosas bajaban hacia el Paraná, esperando la llegada de ellos, sin que calles de tierra, arroyos o insultos solapados pudieran detener su euforia.

 

Maestros, empleados, mecánicos, alumnos, policías, médicos, militares, maniseros, sastres, afiladores, panaderos, mineros, periodistas, carpinteros… tantos. Y entre ellos, claro, los hombres y mujeres del puerto, estibadores, changarines, marineros, capitanes de buque, cocineros, soldadores, aprendices.-

 

Ella arropó su debilitada figura bajando con gracia de actriz por la rampa umbilical que tendía el yate “Tequara” a los tirantes de madera que hacían de muelle eterno en el Puerto Nuevo. Una escolta innominada de miles de rostros ajados por el dolor, el sol, la injusticia e indemnizados apenas por la esperanza, estaban allí.
 

 

Y fue entonces que se festejó ahí, como solo se festeja en ese lugar. La sirena mayor del Ministerio de Obras Públicas ululaba insistente, y los pitos de los remolcadores y barcos acompañaban arrullando esa llegada. Marineros con sus gorras de rango explotaban bengalas navales, tiñendo la siesta de aquel día con luces y humos verdes y rojos. Los caballos de los granaderos esperaban el paso del automóvil donde viajaban los dos, y esa larga avenida Laurencena sería el cauce para que aquellos seres que impactaran la historia conmoviendo para siempre los libretos, cumplieran el rigor de los protocolos.

 

Dicen muchos que esa misma noche, ella y él durmieron en el mismo “Tequara”. Y que allí ocurrió el milagro de la vigilia, cuando cientos de mujeres con sus esposos e hijos, durante toda la noche de un mayo de invierno, cuidaron que las ánimas nocturnas no alteraran en momento alguno el apacible sueño que las aguas mecían.
 

 

Muchos años sucedieron a esta historia. La dificultad de dar con ella en registros históricos, es más profunda todavía como para saber si aquella vigilia fue cierta. Pero aún en ese muelle, donde por fortuna los quebrachos siguen tan duros como antes, esa historia de la historia sigue impregnada.

 

Ella se fue, débil pero vívida. El puerto ya no recibe barcos y la vigilia será una historia quizás. Aún así, supongo que muchos aún aguardan. Porque dicen que ella se fue, pero que también prometió volvería.

 

 

Datos
Eva Perón estuvo en Paraná dos veces. El 2 de marzo de 1950 y el 24 de mayo de 1950.

 

En la primera visita puso la piedra fundamental de la Escuela Hogar.

 

En la segunda, junto a Perón, acudió a la asunción de Ramón Albariño como gobernador de Entre Ríos.

 

 

Enfermera que cuidó a Evita recordó los últimos momentos
María Eugenia Álvarez, la enfermera que cuidó a Eva Duarte de Perón hasta su muerte, recordó ayer, durante una charla en la Legislatura porteña, los últimas días de Evita, sus palabras finales y el momento en que falleció, a las 20.25 del 26 de julio de 1952.
 

 

“Me voy, la flaca se va, Evita se va a descansar”, fue la frase que, según Álvarez, la exprimera dama dijo a su mucama Hilda Cabrera de Ferrari antes de entrar en el coma que la llevó a la muerte.
 

 

“Fue un momento muy fuerte, pero muy fuerte. Quedó como angelada, bellísima y su rostro con una paz increíble”, destacó la mujer que cuidó a Evita en sus últimos días y que participó de una charla en la Legislatura en el marco de las actividades organizadas en homenaje a 60 años de su muerte.
 

 

Además, trajo a la memoria que poco después de las “20.25 de ese sábado 26 de julio vi que los ojitos de Evita lagrimearon, entonces recordé que debajo de la almohada estaba su pañuelo. Lo saqué y sequé sus lágrimas pero no opté por ponerlo otra vez debajo de la almohada, sino que lo guardé en mi bolsillo”.
 

 

“Hoy he decidido dejar el pañuelo donde debe estar, en el Museo Evita”, confió emocionada.
 

 

“Evita era una mujer fuerte, era tan flaquita que no sé de dónde sacaba la fuerza, era muy fuerte. Y tenía un buen carácter, tenía autoridad. Era una mujer educada, jamás la escuché decir una mala palabra como lo vi en algunas películas que hicieron sobre su vida”, reveló.

 

 

Admiración y reconocimiento de mujeres dirigentes a Evita
Dirigentes políticas de distintos sectores manifestaron su “admiración” y reconocimiento hacia Eva Perón, al cumplirse 60 años de su fallecimiento, y la identificaron como una figura de la política argentina que logró “trascender” los límites del peronismo. Diputadas nacionales de diversos signos políticos fueron consultadas ante el nuevo aniversario del fallecimiento de Evita. La diputada del bloque Frente Peronista Graciela Camaño advirtió que “hay una profusión a despegar a Evita del General Perón. Tengo la impresión de que algunos pretenden una Evita alejada de Perón, pero no existe una Evita con un proyecto personal o con poder personal”. Camaño remarcó que “son tiempos para reafirmar esa condición de Evita de ser parte del proyecto de Perón” y, si bien reconoció que durante el período que estuvo junto a Perón “las mujeres consiguieron una cantidad de derechos que hasta entonces no tenían”, opinó que “era todo lo contrario a una feminista”. Por su parte, la diputada por el socialismo Alicia Ciciliani aseguró Eva Perón “fue parte de un proyecto político que le dio a un sector de la Argentina derechos” y tal acontecimiento fue “importante en la vida del pueblo”. No obstante, Ciciliani evitó “traerla a la actualidad” porque, dijo, “no añoramos el pasado, la actualidad es una realidad cambiante” y resaltó que Evita “pudo concretar derechos políticos de las mujeres, aunque ya socialistas como Alicia Moreau venían impulsando”. “Eva tuvo ese protagonismo porque formaba parte de ese proyecto político y (Juan Domingo) Perón tuvo que ver mucho en eso, la valoro en su momento histórico pero no excede al peronismo”, indicó. En tanto, Juliana Di Tullio, vicepresidenta del bloque de diputados nacionales del Frente Para la Victoria, opinó que “el legado de Evita es profundamente peronista, pero trasciende al peronismo”. La diputada comparó que Evita y la presidenta Cristina Fernández “tienen las mismas ideas, las dos provienen de lugares muy similares de familias populares” y afirmó que “Evita se trasciende a sí misma, más allá del peronismo y Cristina también”. Desde el radicalismo, la diputada María Luisa Storani reconoció que “Evita fue una figura importante en el impulso del voto femenino” aunque también recordó que “en la época también circulaban proyectos de la UCR” para permitir que las mujeres participen en las elecciones. La referente radical, especialista en temas de género, opinó que “hay que destacar además su rol en las clases más pobres” y advirtió que “sin dudas trascendió el legado peronista ya que hoy se la considera una de las mujeres más influyentes en la historia argentina”.

unoentrerios.com.ar