La Provincia
Jueves 04 de Febrero de 2016

Afirmaron que se normalizará la presión de agua

La rotura de una bomba de la planta municipal el domingo  generó zonas con un débil suministro

Trabajadores de la planta de agua municipal colocaban ayer la bomba que se rompió en el muelle de “captación”. Durante la tarde funcionaron solo tres equipos y debieron disminuir la producción de agua potable. El hecho llevó a que una gran parte de Paraná se quedara sin el servicio.  Según informaron, para la noche de ayer todo iba a volver a la normalidad de manera paulatina por lo que hoy, el problema debería estar resulto. 

Ayer los trabajadores municipales de la planta de agua de Paraná apuraban el paso en la tarea para arreglar la bomba extractora y esperaban concluir su labor. 

El subsecretario de Saneamiento, José Borghello, aseguró a UNO: “Para la noche (de ayer) tendríamos que tener todo arreglado y el agua volverá  a todos los barrios”. 

Según explicaron, la planta de agua funciona con cuatro bombas, pero una de ellas quedó fuera de servicio. Además se sumó que otro aparato considerado como “suplente” también estaba en proceso de ser reparado. Frente a esto, desde la planta, decidieron  “bajar la presión” para poder resolver el inconveniente y la medida golpeó en diversas zonas de la capital provincial. Así, al romperse uno de los equipos principales, entró menos agua del río a la planta, por lo tanto potabilizaron menos cantidad  y cerraron la distribución normal. 

Borghello reconoció que los trabajadores municipales se quedaron tratando de reparar la bomba hasta las 2.30 del miércoles, y ayer por la mañana continuaban con la tarea. 

 Inconvenientes

La bomba extractora de agua  quedó fuera de servicio el domingo y se supo que varios vecinos de distintos puntos de la ciudad no tenían presión o prácticamente nada de agua en algunas zonas céntricas, pero también  en Tacuarí, en el barrio Tiro Federal, en Churruarín, en el barrio Golf y Toma Nueva, entre otros. 

Los inconvenientes generados en el suministro de agua potable durante la última semana se debieron a una decisión que tomó el municipio en virtud de que la bomba no tenía el rendimiento esperado, de acuerdo a la confirmación del Centro de Integración de los Servicios Públicos. 

Según explicaron, el trabajo que realizaron los empleados municipales requirieron tareas que necesitaron del aporte de maquinarias externas –con las cuales la comuna no cuenta– y por eso hubo que esperar un tiempo más para conseguirla, hecho que demoró la reparación.

Las expectativas ayer estaban puestas en que en horarios de la noche comience a normalizarse la prestación del servicio y todo vuelva a la normalidad. 

Comentarios