La Provincia
Martes 13 de Septiembre de 2016

Afirman que los números no le cierran al viceintendente de Victoria

Hubo meses en los que declaró una facturación de menos de 2.000 pesos por su próspera inmobiliaria

La situación de tensión institucional desatada en Victoria entre el viceintendente Alcides Risso, por un lado, y el intendente Domingo Maoicco y la mayoría de los concejales, por el otro, parece lejos de resolverse.

El miércoles, durante la sesión del Concejo Deliberante, Risso dio algunas explicaciones con las que no logró modificar demasiado su situación. Dijo que permanecería en el cargo hasta el final de su mandato, desmintiendo de esta forma la posibilidad de renunciar, y volvió a criticar a los medios de comunicación y deslizó críticas a los dirigentes de Cambiemos, incluido el intendente de Victoria.

El primer escándalo que envolvió a Risso fue la acusación de haber intentado evadir el paga de la tasa comercial por su negocio inmobiliario , el que tiene en actividad desde 2010, pero en el municipio habría declarado recién este año. La situación había pasado a un segundo plano cuando el viceintendente resultó acusado de falsificar la firma del intendente o de haberla utilizado sin autorización - tratándose de una firma digital- en un comunicado de prensa en favor suyo. Luego vinieron las especulaciones sobre su renuncia y el quiebre del bloque de Cambiemos en el Concejo Deliberante.

Pero este fin de semana la atención volvió a centrarse en el primer tema. En su momento el abogado victoriense Carlos Reggiardo denunció que Risso se había inscripto en el municipio recién este año para evadir el pago de la tasa comercial desde 2010. Eso ocurrió después de que la Municipalidad ganara un juicio a los corredores inmobiliarios y quedara habilitada para cobrar ese tributo.

Luego Reggiardo dijo que Risso había hecho un pago voluntario de 50.000 o 60.000 pesos, a pesar de que a su criterio debió haber pagado más de medio millón de pesos, por tratarse de la inmobiliaria con más ventas de Victoria, incluidos importantes campos y casas de hasta 500.000 dólares.

El semanario victoriense La Semana publicó información de la sociedad de hecho que posee con su hermano, Mateo Risso, y los datos son "reveladores". La inmobiliaria apenas logra facturar para encuadrar la categoría "F" de monotributo. "... Teniendo en cuenta que un terreno en Victoria difícilmente se pueda encontrar por debajo de los 600.000 pesos, llama mucho la atención que la facturación anual de la empresa no supere los 192.000 pesos o los míseros 16.000 mensuales que declara. Apenas lo suficiente para sostener el único empleado (extremadamente eficiente por lo visto) registrado según consta en la ATER, y los 1.000 pesos que corresponde a su categoría", publicó La Semana.

"Han sido duros los días para una de las familias más encumbradas de Victoria, si se toma como referencia que en enero del 2014, solo facturó 2.264 pesos, 2.947 en marzo de 2016, 2.199 en abril 2016, y ¡1.857! en junio de este año... Casi como el vendedor de flores de la Terminal. Esto es coincidente con una cuenta corriente declarada que tiene en Banco Entre Ríos de poco más de 22.000 pesos, casi una cuenta doméstica. Claro que los datos de su propia declaración jurada no son coincidentes con el sentido común, y esta incongruencia en los números no puede más que decantar en un problema mayor para el viceintendente y por consiguiente para la sociedad que integra. Según el detalle, es evidente que hay sumas de dinero en negro que los órganos competentes deberán llevar a la luz", añadió el semanario victoriense.

Tan precaria es la situación de la empresa de los hermanos Risso, que en los cuestionados movimientos municipales que se hicieron a horas de la denuncia del abogado Carlos Guillermo Reggiardo, se cancelaron por el aporte mínimo los períodos comprendidos desde diciembre de 2011 a julio de 2015, los días 26 y 31 de agosto de 2016, por un importe aproximado a los 60.000 pesos.

En cuanto a la relación política con el intendente Maiocco, la publicación señala: "Al parecer la incomodidad de Maiocco con el manejo de la economía de su socio de fórmula, no surgió la semana pasada, sino que venía de antes, ya que en mayo de este año fue el propio Municipio de Victoria el que intimó a Risso-Risso para que en cinco días hábiles comparezca para hacer el alta tributaria. (...) Alcides Risso se presentó a elecciones y asumió el cargo sin estar inscripto en la misma comuna donde desarrolla su actividad política", concluyó el semanario.

Comentarios