La Provincia
Jueves 08 de Enero de 2015

Afirman que las demoras en el Iosper tienden a solucionarse

En verano se atiende al público en horario reducido y con la mitad del personal de vacaciones. Desde el directorio sostienen que hubo tardanzas en días puntuales y por fallas en el sistema

A principios de esta semana se multiplicaron las quejas de los afiliados al Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper) debido al extenso tiempo de espera que debieron soportar para ser atendidos en la casa central.


Muchos de los que realizaron algún tipo de trámite el lunes aseguraron que solo había dos cajas habilitadas y que llegó a haber alrededor de 500 números en espera.


Si bien ayer ya se notó un número menor de usuarios en la dependencia de Andrés Pazos 243, y la espera fue menos dilatada que en las jornadas previas, igual hubo que esperar largo rato y munirse de paciencia se constituyó en una de las alternativas para quienes se disponían a sacar alguna orden o gestionar un reintegro. Otra opción era irse y regresar en otro momento, con la esperanza de encontrar menos gente aguardando a ser atendida.


En este marco, el presidente del Iosper, Fernando Cañete, aseguró a UNO que la situación tiende a normalizarse. Si bien reconoció que hubo inconvenientes y demoras, señaló que se debieron a que después de dos semanas en las que solo hubo en total cuatro días hábiles, con motivos de las Fiestas de Navidad y Año Nuevo y los feriados puente, fue mucha la gente que se acercó a hacer sus diligencias.

 

“Tuvimos este inconveniente el 29 de diciembre, y lo mismo ocurrió este lunes, donde además se nos cayó el sistema y recién a las 10.30 se lo pudo recomponer para poder seguir atendiendo normalmente a quienes se hicieron presentes”, dijo Cañete.


“Pedimos disculpas a los afiliados que se sienten molestos por esta situación, donde por otra parte contamos solamente con el 50% del personal trabajando, ya que en el período de receso muchos están de vacaciones y optamos por reducir el horario”, dijo en referencia a la disposición que rige desde el 15 de diciembre, en la que se atiende al público en horario corrido de 7.15 a 15.40, y ya no en horario matutino y vespertino.


Cañete aclaró además que ayer no pudieron recibir llamadas telefónicas porque la tormenta de la noche anterior afectó las líneas. “La gente debe saber que estamos haciendo todo lo posible por mejorar la atención a los afiliados, para que se vayan lo más rápido posible.

 

En este sentido, entendemos que con los días de calor la mayoría viene temprano a realizar sus trámites y por eso se congestiona la atención, pero para las 10.30 o las 11 de la mañana la situación se normaliza”, afirmó.

 

Una ley ignorada

 


En marzo de 2014 entró en vigencia la Ley provincial Nº 10.236, que modificó a la Ley Nº 8.973, estableciendo que se considera “práctica abusiva” y contraria al “trato digno” de usuarios y consumidores en locales de acceso a la atención masiva al público “a la demora que someta a un tiempo mayor de 30 minutos en espera en las cajas habilitadas para cobros y pagos”; y además “al tiempo de espera superior a los 60 minutos para ser atendido, aún cuando se provea de asientos, existan instalaciones sanitarias y el orden de atención sea según talón numerado”.

 
Esta normativa indica, en el mismo sentido, que se considera una práctica abusiva “a la espera en condiciones de incomodidad que obliga a soportar las inclemencias climáticas a efectos de ser atendidos en su requerimiento; y a la falta de sanitarios de acceso libre y gratuito a disposición de los concurrentes”.


Defensa al Consumidor y Lealtad Comercial de la Provincia es quien debe realizar los controles.

 


Horario

 


* El Iosper atiende de 7.15 a 15.40 desde el 15 de diciembre y hasta nuevo aviso.


* Desde el organismo advierten que la mayor concentración de usuarios se produce en las dos primeras horas. “La gente viene temprano para evitar el calor y por eso se congestiona la atención de los afiliados”, sostuvo Fernando Cañete, presidente de la entidad.

 

 

La opinión de los usuarios que realizaron sus trámites ayer en la obra social

 


* Silvina Berberich. La afiliada que fue ayer a solicitar un reintegro comentó a UNO: “Tengo el número 241 y va por el 193. Vine hoy (por ayer) porque supe que el lunes y martes las colas eran impresionantes. Vine a esperar mi turno con paciencia”.


* Juan Carlos Ortiz. Estuvo ayer en Iosper y señaló: “Hace una hora que estoy esperando. Una señora que se fue porque no quiso esperar tuvo la gentileza de dejarme su número, si no tendría que esperar más todavía. Ayer había 500 personas antes”.


* Olga Angelino. La mujer llevaba largo tiempo esperando y le faltaba menos para arribar a la ventanilla y poder sacar una orden. “Tengo el 204 y va el 196. Va despacio, pero por suerte hay menos gente. El martes vine a las 8 y me fui a las 10.30”.

 

* Antonio Coronel. “Siempre hay que hacer cola. Hace bastante que no vengo, pero ya sé que acá hay que esperar. Cuando debemos pagar los impuestos tenemos que hacer una cola bárbara y por lo menos acá nos dan los remedios y hay que aguantársela”, se resignó.


* Carlos Alberto Francisconi. Padece EPOC y como enfermo crónico se quejó porque le toca varias veces al mes soportar las esperas: “Debería haber un espacio de atención independiente de los demás trámites para quienes padecemos problemas crónicos”.

 

 

Comentarios