La Provincia
Lunes 30 de Mayo de 2016

Afirman que la inflación les comió el plan Procrear

Estiman que son unas 200 las familias de Paraná que no pueden terminar sus viviendas con los montos del crédito. Piden complementos urgente y en la semana se reunirán con diputados. 

Un grupo de familias paranaenses que fueron beneficiadas con el plan Procrear no pueden terminar de construir sus viviendas porque la inflación les comió los montos que obtuvieron en alguno de los tramos del préstamo. Al no poder concretar el porcentaje de obra exigido en cada etapa, corren el riesgo de perder la posibilidad de acceder a la vivienda propia e incluso algunos quedaron a mitad de camino. Piden que les den una ampliación o un complemento crediticio para poder concluirla y esta semana realizarán reuniones con diputados nacionales de la provincia a fin de lograr una solución. 

En Paraná estiman que son unas 200 las familias que tienen el problema de no poder concluir sus viviendas o alguna de las etapas exigidas, porque la inflación les achicó el margen. Con el tiempo comenzaron a juntarse, convocados por cuentas de Facebook y lograron actividades conjuntas con otros grupos del país. 

“Todo depende de la situación de cada uno. En mi caso nos dieron 125.000 pesos para el terreno  y  350.000 para la construcción. Hoy, para una casa de  64 metros cuadrados que es lo standard, necesitamos unos 700.000 pesos, casi el doble”, dijo a UNO Mariana Godoy, una de las impulsoras de este grupo de beneficiarios de Paraná. 

Contó que a medida que pasa el tiempo y que se dan a conocer las actividades que realizan, nuevas familias se suman para tratar de lograr que les den esa ampliación que necesitan y no perder así sus viviendas a medio construir. 

Godoy dijo que además de Paraná, hay personas de San Benito, otros que compraron terrenos en Colonia Ensayo, en Concordia, en Concepción del Uruguay. “En Entre Ríos debemos superar las 500 familias con este problema”, agregó.

La situación es tal que miembros de la familia tratan de ayudar cada tanto en picar paredes para poner caños o colocar un piso y abaratar mano de obra o esperan el sueldo de cada mes y tratan de ahorrar algo para poder avanzar en lo que sea.  Lo cierto: las obras están paradas. 

A cada beneficiario le dieron un anticipo y dos desembolsos. Con el primero debían concluir el 30% de la casa y de lograrlo les habilitaban un nuevo dinero para que completen hasta el 70%. De la misma manera, tenían que alcanzarlo para obtener el monto final. El problema es que quedaron atrapados en algunas de esas instancias. 

“Para acceder al último desembolso la casa tiene que estar habitable con las instalaciones y las aberturas. Puede no tener piso ni estar pintada, pero se tiene que poder vivir. El año pasado, cuando nos dieron los montos, una bolsa de cemento nos costaba 65 pesos y ahora cuesta 135”, agregó Godoy. Además explicó que a los nueve meses de haber obtenido el primer dinero ya deben comenzar a pagar el crédito, por lo cual hoy no pueden continuar con la construcción de la casa, en ella no pueden vivir,  y tienen que pagar la cuota mensual al banco más el alquiler del lugar a donde viven: un combo que no les permite resolver la situación.  

En estas semanas lograron reunirse con los primeros diputados y continuarán en la tarea durante los próximos días, sin distinción de partido político. 

“La idea es llevarles algunas de las notas que se elevaron al director de Anses, Emilio Basavilbaso, y una propuesta que armamos para acceder a un préstamo complementario del crédito. Pedimos un 30% más de aquello que se le dio a cada uno”, agregó Godoy, y contó que ya en 2014 hubo para algunos esta posibilidad, fue cuando la inflación también había dado una escalada. “Por lo menos para terminar de revocar y poner un piso. La decisión es política y los fondos deben salir del Anses ”, remató. 

***
Un grupo que reúne a familias de todo el país


Pro.Cre.Ar. Federal es el nombre de un grupo que a nivel nacional reúne a beneficiarios del crédito que no han podido culminar las obras debido al aumento en los costos de construcción. Se conformó con el objetivo de solicitar en conjunto un complemento del crédito para terminar sus viviendas. 

Así, desde hace un tiempo se agruparon en distintas provincias con el fin de coordinar acciones conjuntas, como las reuniones con los legisladores. Tanto en Paraná como en Entre Ríos y en el resto del país, la propuesta tomó fuerza a medida que nuevas familias no logran avanzar con las obras. 

Desde Pro.Cre.Ar. Federal señalaron en un comunicado que en junio de 2014, el costo del metro cuadrado era de 5.692,89 pesos, mientras que en diciembre alcanzó los 8.220 y en lo que va del año, ahora ronda los 11.000. Afirmaron que ahí se encuentra la explicación de porqué no pueden terminar de hacer sus casas y solicitaron a la Nación que tome cartas en el asunto. A modo de exigir una solución, iniciaron  una juntada de firmas y ya llevan 7.500.

Comentarios