La Provincia
Domingo 14 de Febrero de 2016

Afirman que detectar a tiempo el cáncer en los niños es la mejor herramienta para la cura

Este lunes se conmemora el Día Internacional del Cáncer Infantil y buscan generar conciencia: la enfermedad, detectada precozmente, se cura. Entre Ríos cuenta con servicios de Oncohematología y de Cuidados Paliativos para avanzar en detecciones y tratamientos oportunos.

El servicio de Cuidados Paliativos Pediátricos del hospital Materno Infantil San Roque fue inaugurado el 8 de agosto de 2015 para brindarle calidad de vida a niños de hasta 15 años, con enfermedades crónicas avanzadas oncológicas y no oncológicas. 
La referente pediatra del Instituto Provincial del Cáncer, Fernanda Peserico, detalló el trabajo comprometido junto a su equipo interdisciplinario de 20 profesionales en el soporte clínico oncológico de los niños, a quienes se les detectó tumores sólidos, y sus familias. 
La especialista destacó que todos los casos de tumores sólidos son derivados y es el Instituto Nacional del Cáncer quien determina los referentes que pueden brindar diagnóstico, tratamiento y así establecer “un seguimiento de referencia y contrarreferencia”. 
Fernanda Peserico mantiene comunicación directa con el Instituto Nacional del Cáncer; el Registro Oncológico Hospitalario Argentino (ROHA) y los hospitales Dr. Ricardo Gutiérrez y Dr. Juan Garrahan. En 2014 el servicio registró la detección en la provincia de 25 tumores sólidos y 25 tumores líquidos. Vale resaltar que las leucemias y linfomas son atendidos y tratados por el servicio de Oncología Pediátrica del hospital Materno Infantil San Roque a cargo del hematólogo Pedro Negri Aranguren.
La pediatra y especialista en cuidados paliativos refiere que en 2015 se diagnosticaron cerca de 60 tumores. “Se calcula un promedio de dos tumores detectados por mes, entre sólidos y líquidos”, puntualiza. En cuanto a las estadísticas del Registro Oncológico Argentino (ROHA), la profesional explica que en lo que respecta a la prevalencia de porcentajes de aparición “las leucemias son diagnosticadas con mayor frecuencia y le siguen los linfomas y los tumores del sistema nervioso central; y en menor porcentaje neuroblastomas, tumores renales, hepáticos, del bocio, de piel o de otras partes del cuerpo”. 
“El año pasado fueron detectados de 8 a 10 tumores del sistema nervioso central. Pero en la suma total de tumores –sólidos y leucemias– es prácticamente igual”, aclara. 
En la capital entrerriana el hospital San Roque cuenta con un servicio de Oncohematología y otro de Cuidados Paliativos. “La detección precoz ayuda a la curación más pronta de los niños con cáncer”, subraya Peserico. 
Poder contar con la red de derivación precoz y el seguimiento clínico oncológico de tumores es fundamental para que los casos, a través del servicio de Cuidados Paliativos, sean derivados directamente, sin solicitud previa de turnos. “Dependiendo qué tipo de tumores presentan, la derivación oportuna se hace a los hospitales Gutiérrez o Garrahan. Desde que empezamos en 2014 con este sistema de trabajo de comunicación se ha avanzado muchísimo en la detección precoz y mejoró sensiblemente la perspectiva de los pacientes”, afirma. 
Gracias a los facilitadores de comunicación rápida y aceptación de la referencia y contrarreferencia los casos son más visibles y las estadísticas son más certeras en casos de cáncer infantil, de cero a 15 años. 
En lo que va de 2016 “han aparecido algunos casos de leucemia linfoblástica aguda y algunos tumores del sistema nervioso central: un promedio de cinco casos”, informó. 
El servicio de Cuidados Paliativos permite “la detección precoz, la derivación oportuna, la referencia y contrarreferencia rápida, la mejora de la calidad de vida y evitar el desarraigo”. Todo gracias a un equipo interdisciplinario que aborda a las personas desde lo biopsicosocial y espiritual. Trabajan: asesores espirituales, especialistas en medicina alternativa, payamédicos, reiki, reflexología, psicólogos, psicopedagogos, neurokinesiólogos, enfermeros y médicos especialistas en cuidados paliativos. Se está formando un voluntariado de padres. 
El trabajo en cuidados paliativos se inició en 2011. “Los cuidados paliativos son la respuesta de un equipo interdisciplinario a las necesidades de pacientes y familias con enfermedades crónicas avanzadas para mejorar su calidad de vida para que la familia tenga la contención para elaborar también el duelo en el caso que fallezca el ser querido —explica la pediatra—. Se trabaja en consultorio, en internación como el final de vida o el proceso de dolor agudo o dolores crónicos persistentes con el uso de morfina y con el hospital de día, el paciente se interna y realiza todas las terapias sin deambular por el nosocomio”. 
“Entre las necesidades del paciente con enfermedades crónicas avanzadas contemplamos la parte psicológica del paciente y la familia, atendemos al núcleo familiar, hasta compañeritos de colegio para la elaboración del duelo en caso de fallecimientos. La contención no es sólo física sino también psicológica y espiritual”, remarca. 
Peserico agradece que “el equipo de cuidados paliativos es muy rico y unido”, tiene talleres y reuniones obligatorias todos los jueves de todas las semanas de todo el año. “Nos permitimos llorar, reír, escucharnos y sentir para brindar la mejor atención y calidad de atención de los profesionales para las necesidades de niños con enfermedades crónicas y sus familias que sufren”, valora. 
Herramienta para la detección precoz 
El Instituto Nacional del Cáncer cuenta con un programa para la concientización sobre la detección precoz del cáncer infantil para la cura de esta patología. “Hoy detectándolo precozmente sabemos que el cáncer infantil se cura, que tiene muy buenas perspectivas de vida y calidad de vida”, destaca Peserico. 
En este sentido, los equipos de trabajo se encuentran planificando conferencias, charlas en las escuelas y el armado de folletos explicativos sobre cómo detectar cáncer infantil para llegar a la comunidad, los centros de salud, las escuelas y las familias. 
Entre Ríos, a través del servicio de Cuidados Paliativos, cuenta con un seguimiento estadístico de casos. Este trabajo más los ateneos, jornadas y charlas busca evitar las detecciones en estadios avanzados (nivel 4). 
Asimismo el Instituto Nacional del Cáncer cuenta con libros, documentos, registros, videos y power point para enseñar a la población que frente a un aspecto pálido del niño o síntomas como inapetencia o dolores óseos, no debe demorarse la derivación a los centros de mayor complejidad. 
Fuente: Prensa Ministerio de Salud

Comentarios