Mundo
Viernes 01 de Enero de 2016

Advierten en Paraguay proliferación de mosquito transmisor de dengue y chikunguña por inundaciones

Hay 100.000 evacuados sólo en Asunción. Detectaron dos casos positivos de dengue en dos personas que presentaban cuadros febriles.

El Ministerio de Salud de Paraguay advirtió a la población por el avance de enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti, que prolifera en las zonas inundadas de ese país, en donde el desborde del río homónimo generó 100.000 evacuados sólo en Asunción.
El organismo informó que hallaron, en 55 de 136 viviendas anegadas de Asunción, criaderos del mosquito vector de los virus del dengue y el chikunguña, al tiempo que detectó dos casos positivos de dengue en dos personas que presentaban cuadros febriles, las cuales fueron aisladas.
Según los datos del último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud, Paraguay registraba hasta la última semana de noviembre, días antes de que comenzaran las inundaciones, un total de 15.350 casos de dengue y 4.288 personas afectadas por el chikunguña, además de tres casos de personas que dieron positivo para ambos virus.
Las autoridades consideraron que las inundaciones pueden provocar un mayor riesgo de propagación de estas enfermedades, debido a que las zonas donde se acumula el agua estancada pueden convertirse en criaderos de mosquitos.
Además de estos virus, las enfermedades dermatológicas, respiratorias y gastrointestinales son algunas de las complicaciones de salud más frecuentes entre los damnificados por las inundaciones. A estas afecciones se añadió "una cantidad importante" de adultos mayores con diabetes o hipertensión arterial que sufrieron "descompensaciones" a raíz de verse damnificados por las crecidas del río, según el Ministerio.
El personal sanitario atiende en las Unidades de Salud Familiar, centros médicos instalados en los barrios de la capital, aunque la crecida alcanzó a algunas de estas instalaciones y los médicos se vieron obligados a trasladar los consultorios a zonas más elevadas.
La viceministra de Salud, María Teresa Barán, explicó que los profesionales "instalaron un sistema de vigilancia que comprende, por una parte, la detección in situ de los problemas médicos de los afectados y, por otro, la identificación de las personas que acuden a los consultorios para realizar un seguimiento de los casos".
Fuera de Asunción atendieron a 70 personas, la mitad de ellas niños, en Qemkuket, comunidad originaria del pueblo maká, próxima a la capital y también inundada. Los pueblos originarios, que representan alrededor de un 2% de la población paraguaya, son considerados como grupos vulnerables debido a que padecen la falta de acceso a tierras y servicios básicos como salud, educación o agua potable, y un 75% de ellos se encuentra en situación de pobreza extrema, según fuentes oficiales.
Fuente: Télam

Comentarios