La Provincia
Domingo 08 de Noviembre de 2015

Advierten alta prevalencia de cáncer de piel en Entre Ríos

Una campaña nacional arrojó que la provincia es la segunda en cantidad de pacientes que acusan enfermedades por exposición al sol

Pablo Felizia / De la Redacción de UNO
pfelizia@uno.com.ar 


Desde hace más de dos décadas, se realiza en todo el país una campaña anual sobre el cáncer de piel. Los datos arrojados luego de la última en 2014, señalaron que Entre Ríos es la segunda provincia con el mayor porcentaje de pacientes que refirieron haber contraído la enfermedad en algún momento de sus vidas. Con una respuesta afirmativa del 6% del total de los entrevistados, la provincia solo se ubicó debajo de Córdoba y por encima de Buenos Aires. Este  mes, desde el 16 al 20, la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD)  volverá a incentivar la consulta por prevención.  

El cáncer de piel es una enfermedad curable siempre que se la detecte a tiempo. Ana de Pablo, dermatóloga e integrante del Comité Coordinador de la SAD, sostuvo: “En la campaña participa el que le interesa, porque tuvo un antecedente familiar, porque quiere hacer prevención o porque tiene algo que le da miedo y quiere sacarse la duda. No es que a todas las personas que pasaron por la calle fueron parte del estudio, sino que concurrieron aquellos que querían”. Contó que el tipo de piel y el color son aspectos que juegan su papel a la hora de contraer la enfermedad y que en la provincia, a diferencias de otras, hay una población que por su ascendencia es más propensa. “Por decirlo de alguna forma  en Entre Ríos hay mucha población de origen europeo o de otras regiones, hay más rubios, personas con la piel más blanca. Tienen sol todo el año y en las zonas rurales se está más expuesto a la radiación continua”, explicó.

Personas de pelo rubio, de piel blanca, pelirrojos, pecosos y quienes tienen ojos claros son los que mayor predisposición tienen a las quemaduras del sol. De hecho, así está expuesto en el informe de la Campaña anterior. “Aquellos que durante el verano se ponen colorados y al otro día no tienen color, son los que más sufren. El morocho, no quiere decir que no tenga posibilidades de generar un cáncer, pero tiene una piel que lo protege más”, aclaró. 

Hace 22 años comenzó una campaña que se mantuvo hasta estas fechas. Al principio se llamó La semana del lunar y fue solo en Buenos Aires. Pero los primeros resultados empujaron a que la SAD la expandiera y la realizara en todo el país.

Una vez al año hacen prevención y tareas de educación sobre la enfermedad. Había entonces un aumento de los casos de cáncer de piel y se veía que el sol era el factor importante y posible de modificar. “Si alguien tiene predisposición al cáncer, lo va a tener igual, pero hay factores ambientales que lo favorecen. Hace 20 años la gente no sabía que el sol podía ser tan dañino”, destacó Ana de Pablo. 

Desde el inicio de las campañas, uno de los cambios que observan es que muchos pacientes visitan el dermatólogo al menos una vez al año para hacerse un control y revisar sus lunares por prevención. 

Conocerse

La especialista señaló que las personas que cuentan con muchos lunares –incluso si son de nacimiento– tienen más riesgo que otros. “Hay que advertir el melanoma que es el que más importa desde la salud pública porque puede llevar a una metástasis y a la muerte. Pero la forma más común es aquel que comienza como si fuera una pequeña lastimadura o manchita un poco colorada que pica, a veces sangra en zonas expuestas como la cara, el cuello, las orejas, el dorso de las manos o en las piernas de las mujeres. Es algo que aparece y no se va, como un granito que queda. Lo que recomendamos es que si alguien se descubre algo que antes no tenía, debe ir a un médico”, destacó.

Esto requiere que la persona se reconozca y se observe. “Alguna vez uno tiene que mirarse y ver un dermatólogo. Aunque sea, hacer una consulta”.

Entre la cultura y la educación

La radiación ultravioleta A y B es considerada cancerígena por la Organización Mundial de la Salud y a grandes rasgos, es comparada con aquella que emite una bomba atómica. El tipo de piel, la predisposición genética y la acumulación de exposición pueden llevar a un cáncer de piel. El uso de la cama solar es una práctica desestimada por los especialistas. “Emite radiación del tipo A que está dentro de los cancerígenos”, explicó Ana de Pablo.

Cuando se produce un daño, por mecanismos propios de la piel, se repara. Pero en algún momento esto se altera y la célula no puede arreglar el problema. Entonces empiezan a crecer de manera desorganizada y perpetua en el tiempo. 

La mayor exposición se tiene en la infancia y en adolescencia porque los chicos están al aire libre, hacen deporte, en el colegio están en el recreo al sol, en verano en una zona con ríos hay más posibilidades. “Si uno se cuida hasta los hasta los 18 años, la acumulación de radiación será menor”, destacó la especialista. 

El informe de la SAD destaca que en la actualidad hay mucha más conciencia y el uso de protector solar esta más expandido. Sin embargo, persiste la peligrosidad de la práctica de tirarse para tomar sol. La experta definió: “Lo que no se termina de entender tiene que ver con una cuestión cultural. Si uno se va de vacaciones parece como que no puede volver blanco. El bronceado es una respuesta de la piel al daño de la radiación. Evitarlo es algo que aún no podemos inculcar en la población. Cuando más blanco estoy, mejor está esa piel, esa idea es muy difícil de entender”. En 2014 fueron atendidos en la Campaña 463 entrerrianos y el 32,6% se acercó por tener lesiones sospechosas. 

Por prevención y para dar el primer paso

Desde el 16 al 20, la Sociedad Argentina de Dermatología desarrollará la 22ª Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel. Lo harán bajo el lema: “Estar atento a las señales que da nuestro cuerpo” . 

Durante esa semana realizará en los hospitales, clínicas, centros médicos y profesionales particulares de todo el país adheridos, consultas gratuitas relacionadas con la enfermedad. 

Para conocer los lugares más cercanos y realizar la visita gratuita al médico, se puede llamar sin costo al 0800-9990723, ingresar a la página Web: cancerdepiel.org.ar ó  al Facebook PrevencionCancerdePiel.

Si bien la propuesta es que todos aquellos que tienen dudas se acerquen a un dermatólogo, para la campaña en particular y según la información brindada, en la provincia se puede realizar la consulta en el Hospital Santa Rosa, en el Centro de Salud Nº 1 Angelita Tagliapietra, en el Centro de Salud Nº 2 Héctor Crossa y en el Centro Integrador Comunitario de Chajarí; en la Liga Argentina de Lucha Contra El Cáncer (Lalcec) de Colón; en la Alcec y en el Centro Integrador Comunitario de Concepción del Uruguay; en la Lalcec de Concordia; en Asistencia Pública Municipal de Gualeguay; y en el Hospital Fermín Salaberry de Victoria.

La forma de que cada persona pueda detectar una lesión como sospechosa tiene que ver con sus características: si el lunar que apareció tiene asimetría en los bordes y estos presentan irregularidades,  si su coloración es variada y no uniforme, si el diámetro es mayor a cinco o seis milímetros y si evoluciona –cambia de forma– con el tiempo, hay que ir al médico.

Del 2005 a 2010, la tasa de mortalidad por melanoma cutáneo en la Argentina aumentó aproximadamente un 2% al año. Resultados de campañas anteriores demostraron que el 72% de las personas que acudieron de manera espontánea a las campañas realizadas fueron mujeres, y sólo el 28% hombres. Del total, el 15% declaró haber tenido quemaduras solares antes de los 15 años.

Entre las claves afirman que hay que cuidarse del sol y no exponerse cada día entre las 10 y las 16. 

Detalles de la noticia

* 6%  es el porcentaje de pacientes que refirieron en Entre Ríos haber tenido algún tipo de cáncer de piel en la última campaña. La provincia solo quedó debajo de Córdoba y por encima de Buenos Aires. 
* 30 es el factor mínimo de protector solar recomendado por la SAD. En el envase debe leerse además: “Amplio espectro” o “contra radiación A y B”. Hay que colocarlo cada tres horas de exposición al sol.
* 18 hasta esa edad se da la mayor acumulación de exposición a la radiación. Recomiendan no estar al sol desde las 10 a las 16 y los menores de seis meses no deben ser llevados a la playa.

 

Comentarios