Espectaculos
Martes 16 de Febrero de 2016

Adele tuvo problemas técnicos y desafinó en los Grammy

Una de las actuaciones más esperadas de los Grammy de ayer era la de Adele. La valiente cantante salió al escenario acompañada tan solo de un pianista, para interpretar All I Ask. Pero nada más empezar la actuación, llegaron los problemas.

Como en cualquier gala, los Grammy no son solo para los ganadores y los perdedores, sino que también tienen cabida las anécdotas. De hecho la de está 58 edición es cuanto menos soprendente. Los asistentes a la gala en Los Ángeles estaban espectantes porque podían volver a ver a Adele actuar sobre el escenario de los Grammy tras varios años de ausencia, sin embargo, nadie esperaba que la cantante iba a desafinar por un problema técnico. Quien no desafinó fue Rihanna. La de Barbados no pudo cumplir con su compromiso con la industria musical y no cantó aquejada de una infección en las cuerdas vocales.


Era uno de los platos fuertes de la gala, el retorno al escenario de Adele. Sin embargo, un problema de micrófonos entorpeció su esperada actuación en la gran fiesta de la música estadounidense.

"Los micrófonos del piano se cayeron en las cuerdas del piano, por eso parecía que sonaba una guitarra. Provocó un sonido que parecía desafinado", explicó la propia artista británica en su cuenta de Twitter, saliendo al paso de la polémica.
Tras varios años sin acudir a la ceremonia, Adele regresó con fuerza para interpretar "All I Ask", uno de los temas de su exitoso disco "25". La cantante apareció en el centro del estadio Staples Center como la diva que es, luciendo un imponente vestido de color burdeos y desplegando su poderosa voz para deleite del público. Pero el sonido del piano que la acompañaba nubló su actuación.

"El problema fue resuelto en cuestión de segundos, pero nunca estamos contentos cuando algo así ocurre", explicó a la prensa el presidente de la Academia de Grabación, Neil Portnow. "En actuaciones como ésta, en las que un artista canta solo con un piano, queda muy expuesto. Pero Adele lo hizo increíble, hizo un trabajo fantástico", apuntó el máximo responsable de la organización.

Adele le quitó importancia al percance afirmando que "estas cosas ocurren".
Prueba de ello es que, al finalizar la gala, se dio un "capricho" yendo a comer una hamburguesa a un local de comida barata muy popular. "Tal vez (el problema) mereció la pena", bromeó.

Rihanna no pudo acudir
Por su parte la cantante de Barbados no pudo asistir a la gala. Rihanna canceló en el último minuto su actuación en la gala de los Grammy por una infección en sus cuerdas vocales.

"Siento mucho no haber podido estar ahí", aseguró la artista a sus más de 56 millones de seguidores en Twitter.
Tras el ensayo que llevó a cabo horas antes de que comenzara la ceremonia, "su médico le dio 48 horas de reposo porque estaba en riesgo de sufrir una hemorragia en las cuerdas vocales", explicó su representante en un comunicado leído a la prensa por la organización de los galardones. "Los antibióticos que lleva tres días tomando no han curado la infección adecuadamente, por lo que no ha podido actuar", precisó su portavoz.

La superestrella fue vista llegando a la alfombra roja del Staples Center, el mítico estadio del centro de la ciudad que acoge la jornada, pero no se subió al escenario. Rihanna tenía previsto interpretar "Kiss it Better", uno de los temas de su nuevo álbum "Anti", publicado hace unas semanas.

Se trata de la segunda vez que la artista tiene que dar plantón a la gala. Rihanna ya tuvo que anular su participación en los premios Grammy de 2009, después de que fuera agredida por su entonces pareja, el rapero Chris Brown, quien después se declaró culpable.

Comentarios