La Provincia
Viernes 26 de Junio de 2015

Acusan a otro cura por abusos sexuales

Después de una publicación de la revista Análisis, la Procuración General del Superior Tribunal de Justicia (STJ) ordenó ayer a la Fiscalía de Villaguay la apertura de una causa contra el cura Marcelino Moya, por el delito de Corrupción de menores agravado

La Procuración General del Superior Tribunal de Justicia (STJ) ordenó ayer a la Fiscalía de Villaguay la apertura de una causa contra el cura Marcelino Moya, por el delito de Corrupción de menores agravado, después de la publicación de la revista Análisis. La información fue confirmada por el procurador Jorge Amílcar García, quien consideró “muy grave” el caso revelado por la publicación, por lo cual dispuso la mencionada medida. 

 La noticia tuvo repercusiones en Villaguay, como así también en Seguí –donde el cura es el párroco del pueblo-, Victoria y en Paraná, ya que es un personaje muy conocido por sus payadas en diferentes puntos del país y de buena inserción en los medios de comunicación.

A la orden de abrir la causa se la impartió García a la fiscal Nadia Benedetti, de la ciudad de Villaguay, en virtud de que las dos víctimas que hablan de los abusos cometidos por el sacerdote indican que los hechos fueron cometidos en dicha localidad entre 1994 y 1996.

 La revista publicó ayer un informe de  donde se revela cómo fueron los presuntos abusos cometidos por el cura Moya en su paso por la ciudad de Villaguay, donde fue vicario parroquial y también capellán del destacamento del Ejército Argentino. Dos de sus víctimas relataron los hechos registrados entre 1994 y 1996, en habitaciones de la parroquia o bien en viajes que se hacían a Paraná Campaña. Moya está destinado en la ciudad de Seguí y es conocido como el Cura gaucho y payador.

Moya salió al aire ayer  en la FM Puerto de Seguí y dijo: “Realmente no sé de dónde sale esto y le pido a Dios que me ayude a ser bueno. Lo que allí se dice es totalmente mentira. Es cierto que en Villaguay trabajé mucho con los niños, con los jóvenes, pero no sé de dónde sale esto”, indicó.

Moya aseguró ayer por la  mañana que se comunicó con el arzobispo de Paraná, monseñor Juan Alberto Puiggari y de alguna manera se tranquilizó con sus palabras. “El obispo me dijo: Tenés 23 años de cura y nunca nadie nos hizo una denuncia en el Arzobispado contra vos”, señaló. 

“Pongo todo en manos de Dios y no pierdo la paz”, acotó. Al parecer, Puiggari nunca se enteró de una carta que le fue enviada por un sacerdote que estaba en Villaguay a su antecesor, monseñor Mario Maulión, donde le planteaba las actitudes del cura Moya después de enterarse de hechos denunciados.
 

Comentarios