Policiales
Viernes 04 de Marzo de 2016

Acusa a dos policías de quebrarle la mano

Están acusados un jefe de calle de la Departamental Diamante y otro policía, que no se presentó  

“Sufrí como un perro”, afirmó Claudio César Borgeat ayer, cuando declaró en el juicio que se realiza contra el policía Cristian Hernán Sein, exjefe de calle de la Jefatura Departamental Diamante.

Borgeat acusa a Sein y a Cristian Aníbal Carrizo, otro policía que no se presentó al juicio, de haberlo golpeado y provocado quebraduras en la mano derecha cuando estuvo en la celda de la Jefatura Departamental Diamante el 20 de noviembre de 2010 alrededor de las 15.

Borgeat, quien está preso en la cárcel de Paraná cumpliendo una condena por una serie de robos y otros hechos violentos, fue detenido por la Policía diamantina por una contravención. Ayer tanto él como un amigo suyo que también fue arrestado ese día sostuvieron que estaban en el río Paraná cuando la Policía llegó y se los llevó sin motivos. Diego López contó en la audiencia que es presidida por el juez Daniel Malatesta: “Nos pusieron en celdas separadas y se escuchaban gritos. Él (por Borgeat) me dijo que este señor (por Sein) le pegó”.

Sein se defendió ayer. Dijo que el era jefe de calle y que no estaba en la seccional, ya que realizaba tareas de coordinación. Buscando desvincularse del violento episodio sostuvo que Borgeat ya estando preso viajó a Diamante para un acercamiento familiar y en la Jefatura redactó una carta diciendo que había mentido sobre los apremios. Es más, Sein entregó una copia de esa supuesta carta redactada por el acusado donde lo desligaba de la golpiza. Lo que desconocía Sein era que Borgeat iba a decir que escribió esa carta presionado por la esposa del policía que también es funcionaria policial. “Esa mujer que esta ahí- señalando a la esposa de Sein que estaba entre el público- me obligó a escribir la carta a cambio de darme Baggio con vino. Me decía que su esposo tiene hijos”, aseguró la víctima, que se quejó por lo prolongado del proceso: “No me acuerdo de algunas cosas porque pasó mucho tiempo”.

Según la denuncia, Sein, con la participación de Carrizo, le agarró la mano derecha a Borgeat, hizo que la apoyara en el piso y se la golpeó con un arma de fuego, ocasionándole tumefacción y fractura del cuarto metacarpiano. Las lesiones fueron corroboradas por el médico César Cáceres. Sin embargo, el joven se curó mal la mano. La Policía en ese momento justificó la detención de Borgeat en las infracciones a los artículos 41 y 42 de la Ley Nº 3.815 de Contravenciones policiales porque habría (sic) estado ocasionando desorden en la vía pública en inmediaciones de calle Antártida Argentina y Urquiza de Diamante.

Comentarios