Policiales
Martes 24 de Noviembre de 2015

Acordó ir a prisión por un ajuste por drogas

Un joven acordó cumplir la pena de seis años y tres meses de cárcel. Robó una moto y participó de asuntos vinculados al narcotráfico. 

La investigación de un ataque a balazos a un joven que logró sobrevivir, se debió a un ajuste de cuentas por asuntos vinculados a la venta o el consumo de drogas. Un joven acordó ayer cumplir la pena de seis años y tres meses de cárcel, por aquel delito, al que se le sumó el robo de una moto.

Luis Arregui, de 30 años ,tiene un Dios aparte: el domingo 13 de setiembre fue atacado a balazos, recibió siete impactos en su cuerpo, estuvo muy grave pero sobrevivió. Por el hecho ocurrido en calle Hernandarias de Paraná, fue detenido el joven Brian Portillo, más conocido con el sobrenombre de Mentirita.

La Policía y la Fiscalía dieron con testigos claves del hecho: un chico menor de edad que declaró en cámara Gesell que Portillo le había dicho a otra persona que lo iba a matar a Arregui, y cuando fue a avisarle a la víctima de las intenciones de Mentirita, no llegó a tiempo y observó cómo el agresor gatillaba sin parar contra el hombre. También otro testigo contó que escuchó que Portillo  le dijo a Arregui: “Hijo de puta morite”, y luego le disparó.

El herido estuvo internado dos meses en el hospital en muy grave estado, fue sometido a varias cirugías hasta que logró recuperarse y obtener el alta médica. En el nosocomio declaró ante el fiscal y confirmó lo dicho por los otros testigos. De este modo, a Portillo no le quedaban muchas opciones y prefirió ir a un juicio abreviado, aceptando una pena menor de la que le podría corresponder en un juicio común. Ayer se formalizó el acuerdo al que arribó el joven, que estuvo asistido por el defensor oficial Jorge Balbuena, con la fiscal Patricia Yedro. Ante el juez de Garantías Eduardo Ruhl, reconoció haber disparado contra Arregui. En la audiencia, la fiscal confirmó que existió “una disputa por un problema por drogas” entre el acusado y la víctima, que sería lo que motivó el ataque. El magistrado analizó las pruebas del legajo y lo condenó a la pena de seis años y tres meses de cárcel. 
 

Comentarios