Policiales
Jueves 12 de Noviembre de 2015

Aceptó cumplir la pena de ocho años de prisión por matar a un joven

Carlos Martínez mató a Exequiel Palacio sin un motivo aparente. Ocurrió en la noche del 30 de marzo pasado. 

Nadie encontró una explicación al ataque de Carlos Martínez contra Exequiel Palacio en la noche del 30 de marzo. El joven de 21 años aceptó ayer cumplir la pena de ocho años de prisión por aquel asesinato que dejó destruida a una familia y los amigos de la víctima. Martínez, más conocido como Facturita, casi sin posibilidad de dar otra versión, reconoció haber agarrado un cuchillo y apuñalar a Palacio.

Ayer fue el juicio abreviado donde se formalizó el acuerdo entre la Fiscalía y el acusado, asistido por el defensor oficial Jorge Sueldo. El juez de Garantías Eduardo Ruhl analizó los elementos del legajo de la investigación y halló suficientes pruebas para dictar sentencia.

Lo que se pudo reconstruir en base principalmente a los testimonios, en una vivienda de calle Ameghino al final de Paraná, en barrio San Martín, zona de El Volcadero, había tres jóvenes: la víctima, el victimario y un testigo presencial del asesinato.

Algún pleito hubo en ese momento, alrededor de las 23, para que Martínez primero lo amenazara de muerte a Palacio e inmediatamente después, con una cuchilla de carnicero, le produjera un corte en la zona abdominal. Unos segundos después el joven salió malherido y cruzó a Blanca, a quien le dijo: “Doña, me lo dio, me lo dio”, y según relató en su testimonio esta vecina, “se le cayó un pedazo de tripa de la panza”. En seguida, la mujer vio salir a Facturita con una cuchilla ensangrentada en la mano. Exequiel fue trasladado al hospital San Martín, donde luchó por su vida durante cuatro días y murió. En la autopsia se determinó que la herida de arma blanca le ocasionó un vuelco del contenido digestivo, lo que le provocó un cuadro infeccioso grave que evolucionó en una infección irreversible.

Un antecedente

A Martínez le imputaron además otro delito, por un hecho similar pero que  no pasó a mayores. Unos días antes de matar a Palacio, el 7 de marzo, alrededor de las 21, fue hasta la casa de José Eduardo Márquez, también en la zona de Ameghino al final del barrio San Martín, y sin mediar palabra lo apuñaló en la zona abdominal con un cuchillo de cocina. Afortunadamente la herida no fue profunda y la víctima sufrió lesiones leves.
 

Comentarios