Policiales
Martes 15 de Diciembre de 2015

Aceptó 13 años y medio el autor del homicidio del remisero Julio López

Emanuel Fancinelli firmó el principio de acuerdo con la fiscal Patricia Yedro. Fancinelli mató el martes 29 de septiembre pasado al remisero Julio López, de 42 años, cuando pretendía robarle.

Las negociaciones y los acuerdos son moneda corriente en los Tribunales de Paraná, desde las causas más simples hasta por los hechos más graves. En este caso, el homicidio que conmocionó a la ciudad de Paraná, en particular a los trabajadores del volante, llegaría a su fin con un juicio abreviado: Emanuel Fancinelli aceptó la pena de 13 años y medio de prisión por haber asesinado al remisero Julio López cuando pretendía robarle.

Aquella noche del martes 29 de setiembre el trabajador de 42 años había estirado un poco más la jornada para hacerse unos pesos extra que ayudaran a la complicada economía del hogar: dos hijos, su esposa sin trabajo estable y pagando un alquiler para vivir en un departamento del barrio Lomas del Mirador I. Dos jóvenes subieron al Renault Clio, unidad de la empresa San Cayetano, en el barrio El Sol, y le indicaron el destino: Cervantes y Patagonia. Un par de cuadras antes de llegar, Fancinelli sacó un revólver y le pidió el dinero. Al escapar, le disparó y López falleció poco después. 

La chica también huyó, pero como tenía 15 años es inimputable y se convirtió en la testigo principal del caso: al ser entrevistada, no dudó en señalar a su amigo. Pero además, en la investigación hubo varios testigos presenciales que vieron a Fancinelli: algunos de ellos lo conocían del barrio y lo identificaron, y otros que no lo ubicaban pero lo describieron tal cual.

Con este caudal de pruebas, el imputado tendría un mal panorama en un juicio oral y público, por lo que evidenció que le convenía acordar una pena menor a la que le podría caber en un debate. De esta manera, Fancinelli, asistido por el abogado defensor Boris Cohen, aceptó purgar 13 años y seis meses en la Unida Penal N° 1 en la que se encuentra alojado con prisión preventiva.

El acuerdo fue presentado ayer en la oficina de Gestión de Audiencias, para que el juez de Garantías cite a una audiencia de juicio abreviado, que aún no tiene fecha.

Condenado por incidentes en el San Martín

Oscar Osvaldo Vázquez, de 25 años, aceptó cumplir una condena condicional por una serie de hechos violentos, entre ellos la rotura de vidrios en el hospital San Martín de Paraná. El acuerdo celebrado entre la fiscal Paola Farinó y el defensor Boris Cohen estipula el cumplimiento de tres años de prisión en libertad y la obligación de capacitarse y estudiar. Tampoco podrá acercarse a las víctimas.

Vázquez reconoció que el 19 de octubre ingresó al hospital San Martín y atacó a Marcelo Sosa junto a otras tres personas, dos de las cuales ya aceptaron cumplir una probation. La restante está esperando llegar a un acuerdo. 

Según dijo Vázquez, él corrió por los pasillos a Sosa, quien se metió en la habitación donde estaba internado su hermano. El imputado logró romper la puerta, entró a la habitación y agredió con un vidrio a la persona que estaba internada. No conforme con esto, el 20 fue a la casa de una familiar de Sosa, irrumpió por la fuerza e intentó quemar un colchón. Aparentemente, Vázquez acusa al padre de Sosa por la muerte de su papá. Sin embargo, la autopsia determinó que el hombre no murió de forma violenta sino por una enfermedad crónica.  

Vázquez llegó a juicio abreviado acusado de amenazas, tentativa de incendio e incendio, daños a bienes del Estado, lesiones y violación de domicilio. “Tres años es el mínimo por incendio. Acá se realizó una negociación importante para usted; se le está dando una oportunidad única”, le dijo la jueza Marina Barbagelata al imputado, quien reconoció los hechos. El joven abandonó la Primaria en 4º grado y no trabaja. La jueza destacó el acuerdo obtenido por Cohen, ya que la pena obtenida es la mínima por incendio, mientras que los otros delitos no se tuvieron en cuenta.
 

Comentarios