La Provincia
Lunes 14 de Diciembre de 2015

Aceiteros de Paraná reclaman el pago de salarios

Trabajadores de Bajada Grande de la capital entrerriana afirmaron que llevan más de un año sin recibir los sueldos

Sebastián Núñez y Gustavo Espíndola son trabajadores de la Aceitera de Bajada Grande de Paraná y pertenecen al sindicato del sector. Explicaron que llevan más de un año sin recibir sueldos y que la fábrica está parada desde hace un tiempo.

“En Paraná hay quienes están creídos de que la planta está en marcha y no es así. Se había alcanzado un acuerdo por una deuda de salarios vieja, en el Juzgado Nº 4 y en el Ministerio de Trabajo para poder cobrar en 84 cuotas los nueve meses de sueldo atrasado”, contó Nuñez. Dijo además que solo recibieron el salario de setiembre, más una sola de esas cuotas y así trabajaron un mes entero, pero luego dejaron de pagarles otra vez. Algunos medios locales habían anunciado entonces que la fábrica operaba con normalidad, el hecho no era cierto.

“Dicen los dueños de la fábrica que a nosotros nos habían dado 1,4 millones de pesos en sueldo y nos dieron 20.000 pesos a cada uno de los 36 que trabajamos ahí”, explicó Espíndola. Desde entonces, además de los meses de atraso, se sumaron los nuevos desde octubre a esta parte del año. “La firma de la aceitera es la misma que estaba antes, pero con otros nombre y así evaden gas, luz, el pago a los proveedores, AFIP. Hoy la fábrica está parada, pero sostienen que facturan y a nosotros nos usan de escudo”, sostuvo Nuñez. 

Por su parte, Espíndola agregó: “Hoy la fabrica se llama Aceitera de la Baxada, ex-Aceitera del Litoral. Sentimos una gran impotencia porque  hace un año que está parada y la firma sigue facturando. Nos dieron 20.000 pesos y nos presentamos a trabajar y lo hicimos durante un mes”, reafirmó. Según contó Núñez con estos nuevos incumplimientos y los últimos tres meses sin recibir ninguna respuesta satisfactoria, muchos de los trabajadores de la histórica planta debieron empezar a buscar changas para poder resolver al menos el día a día. “Muchos tuvieron que empezar a  buscar otras alternativas, a salir a trabajar afuera. Pero aparte seguimos en relación de dependencia, estamos activos y no tenemos derecho ni siquiera a cobrar un fondo de desempleo. Algunos aguantaron hasta acá y otros de los trabajadores se dieron por despedidos”, concluyó. 

Con máquinas en silencio

La Aceitera de Bajada Grande se encuentra sobre Larramendi, muy cerca del monumento a Gregoria Pérez. Tiempo atrás, los trabajadores de la fábrica contaron que los grandes problemas en el período comenzaron en 2012, pero que se agudizó en el último año. Cuando la fábrica funcionaba, los obreros operaban ocho horas diarias, de manera rotativa y nunca se apagaban las máquinas.

En la planta se hacía aceite en crudo de soja y con tres días de producción alcanzaba para pagar los sueldos de todos.

La mayoría de los trabajadores están calificados y hubo épocas que en los galpones llegaban a guardar hasta 8.000 toneladas de harina a la espera de ser exportada, más otra mercadería con productos terminados. Hoy, como señalaron, la planta está parada.
 

Comentarios