Policiales
Jueves 25 de Febrero de 2016

“Acá estoy y la puedo contar”, dijo Diego Buschiazzo

El futbolista baleado el año pasado en Paraná  recordó el ataque sufrido y habló sobre su recuperación

La fuerza de Diego Buschiazzo y la de su familia, amigos y compañeros del fútbol, hicieron cumplir el milagro de que esté vivo: un balazo lo alcanzó en el cuello el 8 de diciembre del año pasado, estuvo al borde de la muerte en la Unidad de Terapia Intensiva del hospital San Martín, y ahora se recupera lentamente. La investigación por el ataque, que tenía como destinatario a otra persona que estaba en la esquina de Vicente del Castillo y Sudamérica, continúa con algunas medidas de prueba, pero aún no tiene a sospechosos en la mira.

En declaraciones realizadas a La Cábala, el jugador de Instituto de Paraná contó: “Todo me cambió, pero acá estoy y la puedo contar. Uno empieza a ver otras cosas y la vida de otra manera”. Buschiazzo fue papá en los primeros días de enero y a los cinco días de nacer su hijo pudo conocerlo. 

El muchacho asegura recordar el instante en que su vida cambió: “A eso lo recuerdo, a la Terapia no. Me acuerdo tal cual cuando me pegaron el tiro y me caí al piso”, afirmó. Sobre su actual estado, dijo: “Tuve que hacer mucha kinesiología. Hoy me falta agarrar fuerza y tener estabilidad al caminar, recuperar la voz también. La tráquea influye en mi voz y tengo un poco jodido eso todavía”.

En la investigación que lleva adelante el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull, hay una clara línea de investigación, motivada principalmente por la pericia balística, que pudo relacionar el hecho con otros episodios de violencia similares en la zona. Sin embargo, la falta de testigos que ayuden a identificar a los autores del hecho complica lograr alguna detención.

Buschiazzo estaba comprando leña en un comercio, cuando de repente pasaron dos sujetos en una moto, desde la cual abrieron fuego contra un joven, pero un proyectil le atravesó el cuello a Diego. Como los agresores iban con cascos, nadie pudo aportar nada respecto a sus rasgos, ni siquiera sobre la moto, ya que todos se tiraron al piso tras la infernal balacera.

Comentarios