Pais
Martes 10 de Noviembre de 2015

Abogado fue tomado como rehén y terminó con 11 puntos de sutura

Un conocido letrado de Santa Fe sufrió un violento asalto en su ciudad. El hombre intentó neutralizar el ataque de los cuatro delincuentes por lo que logró salvar la vida a costa de sufrir lesiones y cortes

El sábado a la madrugada el abogado santafesino Jorge Questa de 54 años, logró salvar su vida de milagro luego de resistir el violento embate de un grupo de delincuentes con los que se tuvo que trabar en lucha en el acceso a Villa Oculta.

La resistencia de Questa contra un grupo de varios violentos delincuentes empezó en la céntrica esquina de Rivadavia y Obispo Gelabert, donde fue emboscado por dos ladrones armados: uno con un revólver y el otro con un arma blanca.

Como consecuencia de la lucha desigual que se produjo más tarde en el acceso a Villa Oculta, Questa terminó con 11 puntos de sutura en el cuero cabelludo. Además le robaron los documentos, dos mil pesos en efectivo y los papeles del auto. Un automovilista que atravesaba circunstancialmente el lugar fue quien llamó al 911. Minutos después arribaron al lugar, media docena de patrulleros que socorrieron a Questa, que
terminó siendo asistido en una clínica privada de la ciudad de Santa Fe. 

Violenta madrugada

El sábado a las 4 de la madrugada, el abogado santafesino Jorge Questa detuvo su auto en Rivadavia y Obispo Gelabert, y repentinamente apareció un joven armado con un revólver que lo apuntó y le ordenó que se baje del auto. Questa en dialogo con UNO de Santa Fe, dijo que intentó sortear la situación con poca suerte, ya que casi en simultáneo que recibió la amenaza, otro delincuente subió a su vehículo por una de las puertas traseras, y el que tenía el arma de fuego lo hizo por la delantera.

Los dos delincuentes, que Questa presume son menores, lo mantuvieron en vilo: el que tenía el arma de fuego lo apuntaba en el tórax y el otro le había apoyado una cuchilla en el cuello. La víctima, sin otra alternativa, solo pudo obedecerles cuando le indicaron que siguiera por avenida Rivadavia hacia el norte, que girara al llegar a bulevar Pellegrini y que cuando llegaran a la cancha de Unión, continuara por la curva de la avenida Naciones Unidas, hasta subir el terraplén donde está el puente de hierro que es el acceso al barrio Villa Oculta. 

Al llegar al barrio, Questa arrojó las llaves del auto para evitar que se lo robaran y luego se trenzó a trompadas con los delincuentes para tratar de escaparse del lugar. Pero en ese momento se vio sumamente desbordado por la presencia de más de seis jóvenes que comenzaron a golpearlo con todo tipo de objetos en distintas partes del cuerpo, hasta que comenzó sentir que tenía el rostro ensangrentado y escuchó las sirenas de los patrulleros que comenzaban a llegar a la zona. 

De esta manera fue asistido finalmente por los policías.

La vida por sobre todo

Questa es reconocido tanto en Santa Fe como en Paraná por haber asistido a personajes ligados con el mundo narco.

En el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de la capital entrerriana fue abogado defensor en varias causas de Gonzalo Caudana como de su esposa Laura Sporturno.

En las distintas apelaciones o reclamos judiciales, el abogado llegaba desde Santa Fe para asesorar a los integrantes de la familia, finalmente condenados por integrar una banda narco a gran escala en la región.

El letrado, si bien es un hombre tranquilo, tal vez su pasado ligado con el mundo del rugby lo llevó a estar preparado para una situación límite como le tocó vivir el último fin de semana, donde no tuvo más opción que enfrentar a la media docena de delincuentes armados a golpes de puño y patadas.

Las secuelas fueron importantes y de allí el tenor de los cortes y lastimaduras en la zona craneal, brazos, pecho y espalda.
 

Comentarios