Hoy por hoy
Lunes 14 de Agosto de 2017

La gran encuesta pasó, ya viene la hora de la verdad

En principio, lo que dejaron las PASO 2017 es que Mauricio Macri logró el voto confianza que necesitaba. Pero hasta ahí nomás. A dos años de iniciada su gestión enfrentó las primeras elecciones de medio término sin grandes márgenes ni sobresaltos. Si bien los comicios de verdad será recién en octubre, el mandatario encontró lo que ansiaba: posicionarse por encima del peronismo en la, digamos, tabla general de posiciones. Lo logró con el caudal electoral que aportaron desde Elisa Carrió en ciudad de Buenos Aires y el rol protagónico que asumió la gobernadora de esa provincia, María Eugenia Vidal, quien pudo equilibrar la balanza ante la expresidenta Cristina Fernández.
En la provincia de Entre Ríos también ganó la alianza Cambiemos, lo que obligará que en los días por venir los dirigentes de cada una de las coaliciones se dediquen a ejercitar un repaso detallado de lo sucedido en cada uno de los distritos. En Paraná, por caso, al cierre de esta edición el peronismo achicaba distancias en relación a las generales anteriores, pero Cambiemos hacía lo propio en departamentos tradicionalmente peronistas como Concordia y Uruguay. Y así, ciudad por ciudad, cada quien tendrá que revisar para separar lo bueno de lo malo y lo feo.
Incluso se vienen jornadas de acercamientos hacia adentro de las partes. Por el lado de la UCR y el PRO las cosas parecen más simples: compitieron pocas listas y la unidad no debería ser un contratiempo. En el peronismo puede ser que haya necesidad de dedicar más horas de trabajo: hubo 10 listas en competencia y los postulantes fueron variopintos, tanto que bajo la boleta ganadora que condujo políticamente el gobernador, Gustavo Bordet, transitaron desde menemistas históricos a kirchneristas duros.
A título de apunte al margen se impone destacar la participación ciudadana, que en el promedio nacional llegó al 74% del electorado (en la provincia incluso resultó un poco más, el 75%). Cuando todos los pronosticadores y candidatos aventuraban una baja concurrencia de los argentinos a las urnas la realidad determinó lo contrario. Por citar un ejemplo vale recordar que en las picantes PASO para definir candidatos a la Presidencia de la República en 2015 el porcentaje superó sensiblemente el 72%. Y en la anterior, para definir los candidatos a legisladores de 2013 votó el 76,83% de los connacionales.
Es decir, ayer la gente aprobó con su participación estos comicios de medio término para renovar legisladores nacionales. Y sigue pendiente el debate sobre la hasta ahora obligatoriedad constitucional a sufragar, un aspecto cada vez más candente en la vida institucional del país.

Comentarios