A Fondo
Viernes 31 de Julio de 2015

A un año de su muerte... más vivo que nunca

Mauro Meyer / De la Redacción de UNO
mmeyer@uno.com.ar


Ayer 30 de julio se cumplió el primer aniversario de la muerte de Don Julio Humberto Grondona, el hombre más fuerte que tuvo el fútbol argentino hasta la fecha. Sí, ya pasó un año en el que el otrora vicepresidente de la FIFA pasara a mejor vida. Se fue casi como presagiando lo que iba a suceder meses después en la entidad que tiene sede en Zúrich. Hasta en eso le ganó a todos. Pero 365 días más tarde de su partida, el grondonismo sigue a pleno y haciendo de las suyas en nuestro tan vapuleado balompié. Es más, nada cambió. Solo el nombre de quien es en la actualidad el presidente de la AFA.

Es que los tejes y manejes siguen a la orden del día. Todo digitado por algunos dirigentes que siguen al pie de la letra el manual de Don Julio, sin modificarle ninguna coma siquiera. Se sigue gobernando desde Capital Federal hacia el interior, más allá de que a algunos clubes les vaya bien. Está claro también que tampoco hay quienes levanten sus voces exigiendo un cambio. Es más, el único que mostró intención de quedarse con el sillón presidencial es alguien que parece ser más de lo mismo: Marcelo Tinelli. El Cabezón más famoso del país ya mostró años anteriores su admiración por la forma de conducción de Grondona, así que si usted piensa en algún cambio espere sentado. 

Las esperanzas de los que esperábamos que algo se modificara en el fútbol nacional quedaron rápidamente de lado. Y lo que viene tampoco parece ser diferente. Así que solo nos queda seguir alentando por el club de nuestros amores, vociferando epítetos irreproducibles cuando el 9 erra un gol hecho, discutiendo con nuestros contrincantes. En fin, lo que venimos haciendo mientras esperamos que el torneo de Primera División vuelva a tener 20 equipos. Todavía falta mucho para eso, porque imagínese que los “cráneos” de la AFA todavía siguen debatiendo cómo se jugará el próximo torneo.

A un año de su muerte, Grondona está más vivo que nunca. Y será así por mucho tiempo. Mientras tanto, los temas de fondo seguirán siendo pateados para más adelante. ¿O  ya se olvidó que usted no puede ir a alentar a su equipo de visitante? Claro, ya se acostumbró. Ya quedó en el olvido. Como otras cosas que están matando a nuestro fútbol.

 

Comentarios