La Provincia
Miércoles 20 de Abril de 2016

A un año de la desgarradora y conmocionante tragedia en la ruta nacional 14

Hebe Rull recuerda a su hijo Agustín, que falleció a los 6 años, víctima de su padre, que chocó el auto para vengarse de su exmujer

“Agustín, mirando tu foto hoy, a un año que la vida decidió apartarnos de tu lado de una manera cruel y desgarrante que no logro entender. Sé que tengo que seguir viviendo por tus hermanos, por mí, me aferro a todos los hermosos recuerdos vividos contigo, las anécdotas, tu risa, tus no quiero. Eras tan perfecto para mi, eras mi niño mañoso, mi niño más mimado, el que durmió conmigo la última noche porque tenía miedo y te acurrucaste a mi lado. Hoy seguís ahí acurrucado en mi alma, al ladito de mi corazón. Siento tu fuerza cada mañana que me decís, arriba mamá, no decaigas, dale vos podés, yo te amo. Mateo te necesita”.

“Hoy te digo gracias Agus, gracias por esos 6 años vividos a tu lado, por las risas, los llantos, tus berrinches, por tu amor. Hoy tenemos un ángel de ojos azules que nos cuida, que seguimos amando”.



“Esperanos porque cuando Dios diga es hora, volveremos a abrazarnos. Es un hasta luego, no es un adiós. Te amamos mamá, Juan, Sofía y Mateo”.

El mensaje público de Hebe Rull, su mamá, tiene el propósito de visibilizar, no olvidar, concientizar sobre un drama que parece imparable, para que la comunidad y todos sus actores reaccionen, ante una realidad que no solo afecta a las mujeres víctimas, sino a sus familias. 

Hace un año, la ciudad de Concordia primero, y el país después, se conmovió por un desgarrador hecho de violencia de género. Ese lunes por la tarde, Juan Carlos Romero recogió de la escuela Belgrano a sus hijos mellizos Agustín y Mateo de 6 años; los tenía que llevar a la casa de su expareja Hebe, más tarde, según estaba convenido en el régimen de visitas.



“No vas a ver más a tus hijos”, le escribió en un mensaje de celular. Se dirigió hacia la autovía nacional 14 y a bordo de  su auto Chevrolet Corsa, se lanzó al carril contrario y se estrelló contra un camión Scania. Agustín, murió en el acto, Mateo estuvo grave, peleó por su vida y, luego de un mes de internación, sobrevivió. Juan Carlos, el padre, finalmente falleció tres meses después.

Fue otro caso de violencia de género, un alarmante y creciente drama social que no logra detenerse. En este caso, fue lo que se conoce como femicidio vinculado, otra cara cruel, ya que resultan víctimas otras personas, fundamentalmente los hijos.



Hebe María Rull se transformó en un paradigma de la lucha contra la violencia de género, transformó el dolor en fuerza y solidaridad para ayudar a otras mujeres que atraviesan la misma situación. Y fundamentalmente para sembrar conciencia en la sociedad. En el fin de año, Diario UNO de Entre Ríos la eligió como una de las personalidades Destacadas del Año. 

“Me encontré con muchos casos, desde violaciones a chicos hasta mujeres que se animaron a confesarme que tenían una vida parecida a la mía, de encierro, de humillación, de maltrato. Yo las aliento a que rompan esas cadenas y que hablen y denuncien, que siempre hay alguien tratando de ayudarlas. A veces cuando una está encerrada cree que no hay nadie que te va a escuchar”, planteó en esa ocasión.

Comentarios