Policiales
Martes 19 de Abril de 2016

A prisión por buscar encomienda narco para vender en el Pancho

Hugo Altamirano, del barrio Francisco Ramírez, fue sorprendido en la Terminal de Paraná cuando iba a recibir el paquete con marihuana

Fue uno de los procedimientos que habitualmente realiza Gendarmería Nacional en el cruce de las rutas nacional 12 y provincial 6, cerca de La Paz. Cuando revisaban un colectivo que venía desde Corrientes, encontraron en la bodega un paquete con cinco kilos y medio de marihuana. Eran las 3.30 del 5 de febrero de 2015 cuando el perro detector de drogas marcó el bulto, que no era de ningún pasajero, sino una encomienda con ocho ladrillos. Pero no se contentaron con el secuestro de la sustancia, sino que buscaron al destinatario. La había enviado un tal Javier Escobar, y a través del número de guía y el nombre del destinatario fueron a buscar a la Terminal de Ómnibus de Paraná a Antonio Fernández.

El día siguiente, los gendarmes se apostaron en inmediaciones de la ventanilla donde se retiraban las encomiendas, hasta el momento en que llegó un hombre con la fotocopia de un documento con su foto y con el nombre del buscado. Cuando lo sorprendieron, el sospechoso no se resistió. Luego se supo su verdadera identidad: Hugo Daniel Altamirano, conocido del ambiente narco del barrio Francisco Ramírez de la capital entrerriana. Además, surgió que estaba con libertad condicional cumpliendo otra condena por narcotráfico.

Ahora, en un juicio abreviado, Altamirano recibió su segunda sentencia: el Tribunal Oral Federal de Paraná (Roberto López Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros), lo condenaron a cuatro años y dos meses de prisión por el delito de Transporte de estupefacientes. A su vez, le unificaron las dos penas en cinco años y ocho meses de prisión.

El fallo fue tal lo acordado entre el imputado, asistido por el defensor oficial Mario Franchi, y el fiscal general, José Ignacio Candioti. 

“Conforme las pruebas detalladas que fueran estudiadas y analizadas, tengo por probado de manera contundente que Altamirano intervino en la cadena del transporte de 5,5 kilos de cannabis sativa”, aseguró el presidente del tribunal, y explicó que “se trasladó el estupefaciente desde la ciudad de Corrientes hacia la ciudad de Paraná en encomienda a través de un transporte de pasajeros de la empresa Flecha Bus. Y fue retirado en el lugar de destino por Altamirano, quien para ello presentó una fotocopia de un documento de identidad que no era el suyo, sino de otra persona y a nombre de quien iba dirigido el bulto con el material ilícito. Lo cual denota la clara intención de ocultar su verdadera identidad para cometer la conducta prohibida, con lo cual tenía conocimiento sin lugar a dudas de cuál era el contenido de aquella encomienda, y su voluntad estaba dirigida a participar en la cadena del transporte y tráfico del estupefaciente”.

A su vez, los jueces entendieron que “se encuentra acreditado por la cantidad, la manera en que se encontraba acondicionada la sustancia y la evidencia que provenía de la ciudad de Corrientes, próxima a países conocidos como de producción (Paraguay), hacia la capital de esta provincia donde se verifica un importante consumo de dicho estupefaciente, que estaba conectado con alguna organización, que usaba la modalidad de la encomienda para distribuir la droga participando así como eslabón de una cadena del tráfico ilícito”.

Pidió salidas socio familiares

El defensor de Altamirano solicitó que se le autoricen salidas socio familiares debido al tiempo que ya lleva en prisión. El fiscal sostuvo que primero se debe solicitar un informe técnico criminológico para evaluar si se encuentra en condiciones de gozar de las salidas. El tribunal respondió que deberá efectuarse el planteo y resolverse lo interesado ante el Juzgado de Ejecución Penal para poder así analizarse las condiciones requeridas para el beneficio.

Comentarios