Pais
Jueves 26 de Noviembre de 2015

A nueve años del crimen de Nora Dalmasso aparecen nuevas pistas

Escuchas telefónicas podrían reactivar la causa que se encuentra paralizada por el homicidio de la mujer en Córdoba

Córdoba.— Nuevas pistas del crimen de Nora Dalmasso, asesinada hace nueve años en su casa de un barrio privado de la ciudad cordobesa de Río Cuarto, surgieron de escuchas teléfonicas realizadas en una causa por amenazas contra un abogado de Córdoba capital. 

Por ese motivo, el fiscal federal Enrique Senestrari envió copia de esas conversaciones a los tribunales de Río Cuarto, donde la causa está prácticamente paralizada y a la espera de un nuevo fiscal que asumirá en diciembre. “Revisando una investigación que tení­amos en la fiscalí­a, por la costumbre de algunos policí­as de no dar toda la información de las intervenciones telefónicas que hací­an, antes de archivarlas decidimos revisarlas y encontramos información relacionada al caso Dalmasso”, precisó Senestrari. 

Señaló que el hallazgo se produjo cuando se encontraban revisando los expedientes de una vieja causa sobre amenazas a un abogado de derechos humanos y la persona que realiza las transcripciones dio aviso de haber encontrado información sobre el caso Dalmasso. 

“Cuando vimos todas las comunicaciones que se habí­an escuchado, al hacerlo encontramos comunicaciones relacionadas con este caso y consideramos que son de importancia para que las tenga en cuenta el fiscal de la investigación del asesinato de Dalmasso para ver a dónde lo lleva”, señaló el funcionario judicial al Canal 10 de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). 

En esas escuchas “hay información importante de acuerdo a lo que uno conoce del caso y en base a la experiencia como fiscal, creo que tienen que generar nuevas medidas de investigación, pero si van a llevar a algún resultado o no, eso lo desconozco”, aclaró. 

Senestrari puntualizó que quien se haga cargo de la investigación, ya que actualmente se encuentra sin fiscal tras el apartamiento de Javier Di Santo, “es quien va a tener que revisar esa información y ver si eso lo lleva a algún indicio o a alguna pista que logre aclarar ese caso y eso serí­a muy bueno”.  

El 26 noviembre de 2006, Dalmasso de 51 años fue encontrada estrangulada y semidesnuda en su casa del residencial barrio Villa Golf, en Rí­o Cuarto, distante unos 225 kilómetros al sur de la ciudad de Córdoba. A lo largo de la investigación se manejaron varias hipótesis: una apuntó a un crimen durante un juego erótico, otra a un estrangulamiento durante la consumación de una relación sexual y a un homicidio cometido tras un abuso sexual. 

La causa tuvo como imputados al pintor Gastón Zárate, conocido como El perejil, y al hijo de la víctima, Facundo Macarrón, pero luego ambos terminados sobreseídos por falta de pruebas. 

En el caso de Facundo, estuvo imputado cinco años por “sospecha leve” hasta que estudios genéticos lo desvincularon del hecho tanto a él como a su padre, Marcelo Macarrón. 

Es que informes genéticos del Centro de Excelencia en Productos y Procesos de Córdoba (Ceprocor) determinaron que habí­a un haplotipo “Y” del linaje Macarrón en muestras del cadáver. Posteriormente, estudios encargados a la agencia federal de investigaciones de los Estados Unidos, FBI, y ensayos que el laboratorio del Poder Judicial tardó casi un año y medio en producir, determinaron que las marcas genéticas correspondí­an al viudo de Nora. La pericia estableció que el semen del marido, quien se encontraba en Uruguay, pudo haber sobrevivido hasta seis dí­as en el cuerpo, ya que él declaró que habían tenido relaciones sexuales antes de viajar.
 

Comentarios