A Fondo
Viernes 04 de Marzo de 2016

A muerte con el 9 de área

Andrés Martino / De la Redacción de UNO
amartino@uno.com.ar

“Un delantero, también llamado atacante o punta, es un jugador de un equipo de fútbol que se destaca en la posición de ataque, la más cercana al arco del equipo rival, y es por ello el principal responsable de marcar los goles. Esta posición tan adelantada y sus limitadas responsabilidades defensivas, concluyen en que los delanteros marquen muchos más goles que el resto de sus compañeros, y normalmente, estos jugadores son los más conocidos y queridos por el público, al igual que suelen ser los más caros de la plantilla.

Como en cualquier otra posible posición, los delanteros no tienen un número de dorsal asignado, no obstante, la numeración clásica para los delanteros es la del 9 para el delantero centro, siendo también habitual el 11,10 o el 7, pero en este caso serían los delanteros extremos”, señala una de las tantas definiciones que hoy se pueden encontrar en el mundo virtual.

Entonces, un equipo de fútbol ¿puede jugar sin un 9 tradicional? Está claro que sí. A excepción del cuidapalos, un plantel puede actuar con lo que quiera, pero los ejemplos diarios de hoy en día marcan que sin un 9 es casi imposible vencer al adversario.

Esta situación la vivió, entre otros, el Patronato de Rubén Darío Forestello, un entrenador que es claramente ofensivo y que propone, en la cancha que sea, el 4-3-3 como esquema. Ocurre que en sus puntas iniciales (Mauricio Carrasco, Lautaro Comas y Fernando Telechea) no hay un 9 tradicional que luche con los centrales rivales, que arrastre marcas, que gane de arriba en las dos áreas y encima que tenga gol. Entre los tres buenos jugadores estas características se reparten. No las tiene uno solo.

Hasta la quinta fecha el Rojinegro acumulaba tres empates y una derrota. No había ganado, más allá de merecerlo. Y en esos juegos los goleadores habían sido los volantes Matías Garrido (2) y Fernando De La Fuente (1), el defensor Iván Furios (1) y los atacantes Fernando Telechea y Mauricio Carrasco (1). Varias conquistas, pero pocas de ellas de delanteros. Ante Belgrano de Córdoba El Yagui le dio la oportunidad a Matías Quiroga por primera vez en el campeonato y El Flaco no decepcionó. Por el contrario, fue la gran figura del cotejo y no solo por los dos goles del triunfo, sino porque fue una preocupación constante para la defensa Pirata, se moviera por donde se moviera.

El Flaco aguantó el balón en casi todas, ganó de cabeza en las dos áreas, corrió, metió y encima se dio el gusto de aportar dos gritos para la primera victoria Santa en la A. Salvando las distancias y la billetera, una similar situación le toca vivir a Boca. Ayer Daniel Angelici hizo una autocrítica y manifestó: “Nos faltó traer un 9”. Y eso que el club de la Rivera tiene delanteros de sobra, pero ante la lesión de Daniel Osvaldo y la partida de Jonathan Calleri no tiene una referencia clara en el área chica. Boca tiene la pelota, ataca, pero no logra lastimar a nadie. Ese error y otras cuestiones del presidente de la entidad le costaron la continuidad al Vasco Arruabarrena.

Por eso es clave tener un 9 natural en una plantilla, y si es entre los 11 mucho mejor. Puede ser que en uno o más cotejos no se destaque, pero a la larga, en la competencia, será siempre o casi siempre una figura importantísima dentro del esquema que sea. Es por eso que al menos yo, estoy a muerte con el 9 de área y si es goleador lo quiero en mi equipo, hoy y siempre.

Comentarios