Crimen del soldado
Martes 21 de Junio de 2016

"A mi hijo lo hicieron mover de la guardia y le agregaron un recorrido no previsto"

El padre del soldado asesinado en Chajarí planteó sus dudas sobre lo sucedido la noche del crimen en el Regimiento. "A lo mejor vio algo que no tenía que ver", deslizó.

Omar Bermani, el padre del soldado asesinado en Chajarí Fabricio Bermani, dijo en declaraciones radiales que a su hijo lo "hicieron mover de la guardia" y lo agredieron "en un recorrido no previsto".


Sobre la forma de la muerte de su hijo, provocada por un disparo a centímetros de distancia, dijo: "Primero le sacaron la manta, después una campera, la boina y el casco hasta llegar al alambrado. Pasó el alambrado y pasó lo que pasó", expresó el padre. "Queda todo en manos de la Justicia. Creo en la Justicia y doy fe que se va a capturar al agresor", añadió.


Bermani sospecha de un encubridor del asesinato que lo haya hecho "mover un poquito de la guardia". Y consignó a radio Ciudadana de Concordia que le habían agregado un recorrido en la guardia que no estaba previsto inicialmente.


Respecto del silencio que reinó esa noche que no fue alterado por el estampido del arma, el padre mencionó que hay 300 metros desde el lugar donde fue fusilado su hijo al puesto de guardia más cercano. "Un disparo a 300 metros se tiene que escuchar", dijo. Para que no queden dudas, dijo que esa hora "se quiebra un gajito y lo escuchan, canta un gallo de 1 kilómetro y se escucha". Pero, como contrapartida, al tratarse de una noche fría, los soldados están "acurrucaditos con gorros, con cascos".


La hipótesis del robo del fusil tampoco le cierra al progenitor del soldado dado que, para él, solamente "un loco" entraría a un regimiento para llevarse el rifle.

El padre dijo que su hijo era "muy reservado y nunca ventilaba nada". Por ello, para él es un "misterio" lo que sucedió. "A lo mejor vio algo que no tenía que ver. No lo sé. Son preguntas en voz alta que nos hacemos", recalcó.


Asimismo el padre recordó que el comportamiento era ejemplar, lejos de involucrarse en peleas o generar enemistades. Bermani era arquero de un equipo de futbol de Chajarí y el año pasado no recibió ni siquiera una tarjeta amarilla en las 26 fechas que disputó su equipo.


El padre sostuvo que la pareja de Bermani, una chica de 20 años embarazada de cinco meses, con quien convivía desde hace cinco meses, estaba "muy consternada, muy mal en el velatorio".

Asimismo, dijo que el jefe del Ejército les ofreció todo su apoyo. Recordó que en una competencia futbolística disputada entre regimientos de Entre Ríos el de Chajarí salió campeón debido a que atajó tres penales en una final. "Lo tenían muy arriba porque era como soldado bueno, como arquero bueno, como futbolista bueno, como todo bueno", recalcó.

Comentarios