La Provincia
Miércoles 21 de Diciembre de 2016

A más de un año, no inauguraron aún ni un módulo en el ex-Ejército

Desarrollo urbanístico del Procrear. Los primeros 200 departamentos, de 600 a construir en Paraná, debían estar listos en setiembre de 2015. En el lugar sostienen que al ritmo que van, estarán terminados recién en tres años

Ni la gestión anterior terminó la obra, ni la actual logró avanzar. En junio de 2014, en los mismos terrenos que pertenecían al Ejército, uno de los especialistas a cargo aseguró que en 15 meses iban a inaugurar los primeros 200 departamentos, de 600 que iban a construir en total. El plazo se venció en setiembre de 2015. Desde que asumieron las nuevas autoridades pasó un año y tampoco fue inaugurada una sola vivienda; incluso no hay ritmo de obra. Así las cosas, desde calle General Espejo de Paraná se ven las cáscaras de las grandes estructuras.

Entre las construcciones, contaron a UNO que recién en julio volvieron a iniciar algunos trabajos, otros mencionaron que fue entre octubre y noviembre. Son tres las empresas que desarrollan tareas en todo el predio, pero a lo lejos, es como si el tiempo quedó estancado.

Algunos de los consultados para esta nota hoy trabajan en el lugar y otros lo hicieron en su momento. No serán nombrados y coincidieron en que durante 2015 dejó de haber plata, eso se traduce en que hubo falta de presupuesto que Nación debía destinar.

En ese gran terreno que pertenecía al Ejército, a las 600 soluciones habitacionales les corresponderán espacios verdes y deportivos. Ese era el proyecto. En total son abordadas 25 manzanas y de terminar los departamentos, el lugar quedará transformado en un verdadero desarrollo urbanístico. Entonces había sido pensado para destinarlo al ya viejo plan Procrear: era aquella línea que iba a beneficiar a familias sin terreno. Hoy, su futuro es incierto. Cierto es que cuando se conoció la noticia del inicio de las obras, el hecho generó grandes expectativas por la posibilidad de resolver el techo propio a cientos de familias paranaenses. Hoy, entre los módulos, solo corre el viento.

En el lugar contaron que cuando volvieron a iniciar las obras este año, hubo varios parates y hasta pasaron dos o tres empresas que no siguieron por falta de certificaciones de obra o presupuestos que no llegaron.

Ante la pregunta de cuánto tiempo faltará para habilitar aunque sea un solo edificio, el trabajador respondió por lo menos tres años y lo dijo como si se quedara corto. "Pero te lo calculo a ojo, nomás", agregó. Ni siquiera está terminado el módulo de muestra, uno que debían concluir primero para poder mostrar cómo quedará cada departamento. Habrá que decir de todos modos, que por la mañana, se pueden ver a los trabajadores en su labor, por lo que la obra no está completamente frenada.

La última información oficial fue sobre finales de setiembre de 2015. Entonces, la intendenta Blanca Osuna, junto a representantes del Banco Hipotecario Nacional, recorrieron la zona por las calles Espejo, proyección de General Sarobe, proyección de Pablo Crausaz y avenida del Ejército.

Los partes oficiales dieron cuenta de la velocidad de los trabajos y de que la ejecución de las 600 viviendas tenían un avance de obra del 40%. Las fotos de los edificios de entonces, son muy parecidos a los actuales.


***
Sin club y sin Universidad


Al lado de las construcciones de los edificios se encuentran los terrenos del Club Atlético Paraná y del campus de la Universidad Autónoma de Entre Ríos. La vegetación en ambos lugares supera los dos metros de altura y se advierte de inmediato el estado de abandono.


Entre medio fue abierta una calle de tierra que alguna vez estuvo limpia y posible de transitar. Hoy hay basura por todos lados, como si por ahí no circulara nadie. Al lado de la calle, pusieron dos arcos de fútbol y el cartel del club está todo roto y desmejorado.

Comentarios