Competencias claves para trabajar en 2020
Martes 05 de Julio de 2016

Los perfiles técnicos que demandará la economía

Hacia el futuro. Informe del INET revela falta de personal calificado y proyecta demandas del sector productivo. La alta valoración y la necesidad de mano de obra especializada, en un país con 35% de graduación técnica secundaria

Trabajo en equipo, manejo de herramientas digitales, cogestión de calidad, adaptación a los cambios, y responsabilidad y compromiso son algunas de las principales competencias y habilidades que demandarán las empresas en 2020, de acuerdo con un relevamiento realizado por el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), que fue presentado días atrás.

En Demanda de capacidades 2020, el organismo nacional que nuclea a los 4.000 establecimientos técnicos secundarios, terciarios técnicos e institutos de formación técnica revela la supremacía que tendrán en el futuro, las denominadas "habilidades blandas", además de la formación técnica para la inserción de los jóvenes en el sector socio-productivo.

"En un sector empresarial tan dinámico y de cambios tan profundos, sobre todo generado por la irrupción de las nuevas tecnologías, hay una dinámica que implica que hay que adaptarse al cambio. Hay muchas profesiones laborales que hoy no existen y dentro de 10 años van a existir. Una década atrás no existía el coordinador de redes sociales, y ahora es uno de los trabajos mejores pagos en una institución. Entonces, ¿qué habilidades y capacidades les damos a los jóvenes para un mundo laboral que será muy diferente al actual; y donde habrá muchos trabajos que hoy no existen, y en el que los jóvenes van a tener que allí trabajar?", planteó y se preguntó Gabriel Sánchez Zinni, presidente del INET.

En diálogo con UNO, el funcionario nacional remarcó la importancia y la necesidad de trabajar y "conversar" con el sector socio-productivo, para saber qué capacidades y habilidades demandará. "Es la primera vez que se hace una muestra representativa del Producto Bruto Interno (PBI) argentino; es información metodológicamente sólida, sobre qué sectores están creciendo, qué habilidades necesitan, y qué demandas habrá en el futuro", explicó en relación al informe Demanda de capacidades 2020.

En las encuestas realizadas en 879 empresas de todo el país se interrogó cuál era el perfil de técnicos que necesitarán en los próximos cinco años, para mantenerse competitivas en el mercado. El propósito fue identificar problemáticas e inquietudes para trabajar en la mejora educativa de incumbencia del INET.

Actualmente, se percibe una situación de escasez de mano de obra calificada en el mercado laboral que ha generado impactos negativos sobre la competitividad de las empresas (productividad, costos, introducción de innovaciones) y que constituye un limitante al desarrollo económico de largo plazo, plantea el informe.

Y añade: "Además de la creciente demanda a nivel cuantitativo, el perfil del operario técnico irá mutando. Las tareas manuales y de repetición van dejando lugar a la necesidad de toma de decisiones más complejas, la necesidad de trabajar más articuladamente en equipo, la utilización de equipamiento tecnológicamente más sofisticado y la exposición a protocolos y controles de calidad más estrictos. Ello implicará un operario con un mayor espectro de conocimiento generales (como idiomas o manejo de herramientas digitales), continuamente actualizado en los conocimientos específicos requeridos, y con mayores habilidades socio-emocionales y de metodología de trabajo.

"No estamos proponiendo cambiar mañana los contenidos formativos. Lo que queremos es que el sector socioproductivo sea una fuente importante para los entornos formativos que vayamos dando desde INET. Y para hablar con esos sectores hay que hacer estudios como estos, y después conversaciones asiduas con cámaras, asociaciones, empresas; por eso relanzamos en 18 de las 20 jurisdicciones, el Consejo de Educación, Trabajo y Producción".

—En el informe surgen que los perfiles técnicos más demandados hoy son mecánica, electromecánica, informática, electrónica. Pero ¿qué aparece como más sobresaliente cuando se mira hacia 2020?
—Cuando preguntamos hacia el 2020, las capacidades más demandas tienen que ver con las habilidades blandas, el trabajo en equipo, manejo de herramientas informáticas, responsabilidad, compromiso, gestión de calidad. Entonces empieza a haber también una demanda, cuando el sector socioproductivo habla de formación técnico profesional de las capacidades blandas. Esas capacidades van a ser más importantes en la medida que uno mira al futuro.

—A nivel nacional hay 1,1 millón de estudiantes en técnicas secundarias, terciarios y en institutos de formación profesional. ¿La cifra es alta o baja?
—Debería ser un número mayor, porque en las secundarias técnicas hay un poco más de 600.000 alumnos. En los institutos técnicos superior hay muy pocos alumnos. Si uno mira la Población Económicamente Activa (PBA) hay 17 millones de personas, y menos del 20% tiene estudios universitarios; casi 8 millones de personas no tienen estudios secundarios completo. Creo que habría que dar muchas más formación profesional y técnico superior a todos los jóvenes y adultos que hoy están trabajando, que tienen 30 años, que están fuera del ámbito escolar pero que necesitan habilidades para seguir progresando en su vida, porque es muy difícil progresar si uno no tiene formación continua. La mayoría de las personas que hoy trabajan en el país no tienen estudios pos-secundaria. Ahí tenemos que expandir mucho la educación.

—La técnica secundaria asusta a los chicos, porque entre otras cosas, tiene mucha carga horaria. Al menos eso testimonian sus docentes y directivos.
—Es cierto lo de la carga horaria, y hay muy poca graduación en la secundaria técnica. Solamente el 35% de los que empiezan, terminan la técnica secundaria; es un porcentaje muy bajo. Hay mucha caída entre 3º y 4º año, entre el ciclo básico y la especialización; y eso se debe, en parte, porque es muy larga, son 6 o 7 años y doble escolaridad.
Un 89% de las empresas nos decían que hacían búsqueda y valoraban los técnicos profesionales; después decían que el 52% tenían dificultad para cubrir sus puestos; y el 59% demandan gente con formación técnico profesional.
Además, hicimos una encuesta entre los egresados de las técnicas, y 55,8% de ellos dice que trabaja en cosas que no están relacionadas con la especialidad que estudió. Eso tiene que ver con la economía, no solo con la educación, porque cambian los sectores económicos, no hay oportunidades, no es un problema solo de la escuela; o porque no siguió una especialización. Hay muchas interpretaciones, pero uno quisiera que la gente trabaje en el lugar para el que estudió.

—Hay muchos chicos que a esta altura del año, empieza a definir las carreras o profesiones para su futuro. En función de lo que arroja el informe, ¿qué se les puede aconsejar?
—El informe muestra que los sectores de mayor crecimiento en Argentina tienen que ver con alimentos y bebidas, agropecuarias, turismo, software, metalmecánica, en esos sectores seguramente habrá mucha demanda laboral. De todos modos, los jóvenes deben combinar aquello en lo que ellos creen que son buenos, pero con sectores que tengan demanda. Uno tiene que combinar en lo que elige, aquello que lo apasiona porque al final no sirve que haya demanda laboral pero que a uno no le apasione, porque no le va a ir bien. Que combine entusiasmo, pasión, lo que sabe hacer, con sectores que tengan demanda laboral. Y que también se preparen en las habilidades blandas, que son trabajo en equipo, que se preparen para presentar en público, para tener conocimientos tecnológicos, para tener un idioma, para tener responsabilidad de su trabajo. Los empleos están demandando esas cosas.

Los más buscado hoy, y en el futuro
Además de las habilidades "blandas" como gestión de la calidad, trabajo en equipo, adaptación a nuevas tecnologías y a herramientas digitales, entre otras ya mencionadas, se mantienen las exigencias sobre las habilidades "duras". Respecto a ello las empresas identificaron aquellos perfiles con mayores dificultades para conseguir en la actualidad, y aquellos que consideran que incrementarán su demanda en el futuro.
En la actualidad, los recursos técnicos difícil de conseguir, y al mismo tiempo con una demanda elevada proyectada hacia 2020 figuran:
-Técnicos viales.
-Técnicos en Informática/ programación.
-Técnicos en control de calidad.
-Técnicos en Diseño.
-Técnicos gastronómicos.
-Técnico en Metalurgia.
-Técnicos electrónicos.
-Técnicos químicos.
-Técnico en procesos Industriales.
Con dificultad "media" actual, y alta relevancia futura, aparecen:
-Técnicos en Matemática, Medición y Astrología.
-Técnicos en Materiales.
-Técnicos en Seguridad e Higiene.
-Técnicos en Logística y Almacenamiento.
-Técnicos en Enfermería.
-Técnicos en Matricería y Moldes.
-Técnicos en Albañilería y Electricidad.
-Técnicos Agrónomos.

Datos

El informe indica que el 70% de las empresas dice que va a seguir necesitando técnicos, pero el 50% se queja de que le cuesta conseguir buenos.

En el último año, siete de cada 10 empresas han buscado incorporar personal de perfil técnico. Sin embargo, la mitad de ellas se encontró con dificultades para conseguir perfiles que cumplieran con los requerimientos de los puestos ofrecidos.

Los perfiles más difíciles de conseguir para las empresas son los técnicos mecánicos y electromecánicos, que son absorbidos transversalmente por distintas actividades productivas, y los especialistas en informática/programación y electrónica, frente a la tendencia a la incorporación de software industriales a lo largo de todo el proceso de diseño, fabricación, control y gestión en los establecimientos productivos.

Entre los sectores industriales, los más dinámicos en el futuro serían Química y Farmacéutica, Software, Alimentos y Bebidas y las industrias Metalmecánicas, que crecerán por encima del PIB. El crecimiento abarcará también a Energía y Minería, los sectores intensivos en mano de obra (como calzado, electrónica, textil e indumentaria) y las industrias de procesos (Papel y cartón, caucho y plástico, refinación).

Otro de los perfiles que presentan dificultades para conseguir son los soldadores, por la escasez de trabajadores o y de conocimiento de las nuevas tecnologías de soldadura.

Los técnicos en robótica y en electrónica aplicada a la industria se tornan fundamentales en las fábricas, en la medida en que éstas incorporan nuevas maquinarias y equipamientos de tecnología avanzada.

También es evidente la necesidad de una mayor oferta de perfiles técnicos capacitados, como en el caso del maestro mayor de obras para la construcción, técnicos químicos para la industria química y farmacéutica, enfermeros en servicios de salud, y técnicos gastronómicos en servicios de turismo y esparcimiento.

Comentarios