Ovacion
Lunes 06 de Junio de 2016

¿A dónde irá a parar el fútbol?

Andrés Martino/ De la Redacción de UNO
amartino@uno.com.ar


El circo AFA sigue viviendo horas críticas. Pasó la semana, una de las peores de la historia sin lugar a dudas, entre inspecciones de la Justicia, contradicciones, idas y vueltas, cruces verbales y renuncias de dirigentes.
La entidad que fuera presidida durante más de 30 años por el fallecido Julio Humberto Grondona, nunca dio muestras de transparencia en su proceder. Tuvo clubes empobrecidos, violencia y corrupción, pero hoy en día, a todos estos problemas, le suma un desorden institucional nunca antes visto.
En las últimas horas cuatro dirigentes dieron un paso al costado. Rodolfo D’Onofrio, Matías Lammens, Daniel Angelici y Víctor Blanco fueron quienes renunciaron a sus cargos acompañando a Marcelo Tinelli quien bajó su candidatura al explicar en su cuenta de Twitter que además dejará de ser el vicepresidente tercero de la AFA.
Los representantes de River Plate, Boca Juniors, San Lorenzo de Almagro y Racing Club apuestan a la Súper Liga, una competencia que ya tendría fecha de presentación, pero que aún desconoce su formato. Otro papelón, pero esta es otra historia.
Las elecciones por un sillón que hoy está prendido fuego tiene un postulante menos. Hugo Moyano, Nicolás Russo, Claudio Tapia y Armando Pérez son quienes buscarán suceder a Luis Segura al frente de la institución del fútbol argentino, si es que en los próximos días no pasa nada raro y las elecciones se vuelven a posponer como sucedió en un momento debido a la intervención de la Inspección General de Justicia.
Lo concreto es que nadie sabe a ciencia cierta qué pasará realmente en AFA y con qué clubes y presidente se continuará adelante en busca de una administración digna, de un fútbol transparente.
Mientras no haya unión verdadera entre los dirigentes y se dejen realmente de lado los intereses personales, esta historia, lamentablemente, nunca cambiará y seguiremos siendo el hazme reír del mundo entero.
Da pena, pero en esta puja de poderes el único lastimado es el fútbol, el deporte más popular que tenemos los argentinos y que en muchos casos es la distracción perfecta para los problemas cotidianos que se transitan en el país.

Comentarios