La Provincia
Lunes 25 de Julio de 2016

A 12 años de la desaparición de Fernanda: "Es el caso más patético de la historia judicial"

El historiador Aníbal Parera, autor del libro "Fernanda", señaló que se trata de un caso "sencillo", pero que la investigación se fue desvirtuando a causa de los rumores que circulaban en torno del caso ocurrido en San Benito

Fernanda es el título del libro que el historiador paranaense Aníbal Parera publicó hace dos años. Se trata de una biografía de Fernanda Aguirre, la joven oriunda de San Benito, de cuyo secuestro y desaparición se cumplen hoy 12 años. El autor no dudó en afirmar que es el caso más "patético y vergonzoso" de la historia policial y judicial argentina.

Realizó una investigación en base a disciplinas relacionadas con la historiografía. "Este libro se constituyó no solo como un homenaje a Fernanda, sino como un homenaje a las ciencias sociales, porque aquí se aprecia cómo la sociología acompaña el pasado de la familia Aguirre, la antropología acompaña el pasado de la familia Lencina, la psicología acompaña el pasado de Miguel Ángel Lencina, y también está presente la biografía pintada como si fuese un paisaje en los distintos lugares donde ocurrieron los hechos".

Si bien la causa no prescribirá, Parera opinó que "duerme el sueño de la injusticia", dado que no han habido novedades.

"En aquel momento, la Justicia se desvió hacia hipótesis que estuvieron basadas en chimentos y rumores que pulularon de a miles, en una sociedad que no escatimó en convertir a la víctima en victimario", afirmó.

En este sentido, anunció que presentará hoy una nota al gobernador, Gustavo Bordet, a fines de que se designe un fiscal especial para seguir el caso Fernanda, a quien se le brinde las herramientas y un tiempo determinado para establecer hipótesis que lleven a la verdad.

Según Parera, se trata de un caso sencillo: "Fue un crimen cometido por Miguel Ángel Lencina, un individuo que revestía en vida tres caracteres: el de ser psicópata atacante de mujeres; el de ser un primario que anteponía el instinto a la razón; y el de ser un territorial, ya que en su territorio cometió todos sus crímenes".

Asimismo, señaló que a pesar de la muerte de Lencina –que presuntamente se suicidó en su celda de la comisaría quinta–, la investigación podría haber sido fructífera de todas maneras, en base a los testimonios de Mirta Chávez y el sobrino de Lencina, que en 2004 era menor de edad. "No nos olvidemos de que Lencina cometió un delito donde mezcla lo que proviene de su psicopatía, el abuso y el asesinato de mujeres, con lo que estaba de moda en ese momento: el secuestro extorsivo, justo en ese tiempo habían secuestrado a Axel Bloomberg y Cristian Schaerer. Creo que Fernanda corrió la misma suerte que Pamela Trepán de Fischer, la primera joven que Lencina asesinó", dijo.

En este sentido afirmó que si bien Lencina anteponía el instinto a la razón, fue ejercitando su deducción a lo largo de su carrera criminal. "A principios de los 90 violó a una chica y fue preso un año porque ella lo denunció; así que después decidió matar a sus víctimas, pero sus cuerpos fueron los que hablaron. Así fue que decidió que no debía dejar que hable el cuerpo, por eso desapareció el de Fernanda", manifestó.

Por otra parte, comparó el caso con otros casos de desapariciones en Entre Ríos, como el del contador Amado Abib, la familia Gil o el del quinielero Juan José Pocho Morales: "La gran diferencia es que en esos casos no hubo delito, las personas se esfumaron y no hay testigos, ni cuerpos, ni pistas. Pero en el caso Fernanda hubo un delito: el secuestro extorsivo".

Parera señaló que este año reeditará el libro –que ya está agotado–, añadiendo algunos datos y nuevas consideraciones.

Comentarios