La Provincia
Domingo 08 de Febrero de 2015

2015: año clave para hablar de la independencia argentina

Descubriendo Entre Ríos. Rumbo al bicentenario del Congreso de Oriente. El 29 de junio se cumplirán 200 años del Congreso de Oriente, o de Arroyo de la China, un acontecimiento que mete a los entrerrianos de lleno en la historia regional desde el federalismo

Tirso Fiorotto / De la Redacción de UNO
tfiorotto@uno.com.ar

 


Estamos en fechas claves para comprender nuestra historia y nuestro presente.


El año 2015 nos ayuda a recordar las luchas del cono sur de Abya yala (América) por la independencia, el federalismo y la distribución de las riquezas. Aquí mostraremos la importancia del 13 de enero, el 4 de febrero, el 22 de febrero, el 29 de junio, el 10 de setiembre, en un calendario que ha permanecido en la clandestinidad por décadas.


Por entrevistas con el historiador Juan Antonio Vilar hemos señalado que desde sus inicios la Liga expresó una vocación independentista, con las Instrucciones del año 1813, y que José Artigas mandó a jurar la independencia con la creación de la bandera tricolor, la que hoy llamamos Bandera de Entre Ríos, un 13 de enero de 1815.


En estos días cumplimos, entonces, los 200 años de la reafirmación de nuestra actitud independentista, antes que el mentado Congreso de Tucumán que juró la independencia en 1816 pero siguió buscando reyes en Europa.


Aquí no, aquí confluyeron las luchas por la independencia, el federalismo, la república, la distribución de tierras, y nada de reyes.

 

 

La banda roja

 


Nuestra bandera nos conecta con las tradiciones y con la independencia.


Vale marcar entre las fechas importantes de la revolución independentista federal desde el Grito de Asensio (cerca de Soriano) y la sublevación de Bartolomé Zapata en 1811 (cerca de Gualeguay), el Éxodo Oriental, el Congreso de Tres Cruces de 1813, la Batalla del Espinillo de 1814 (este mes se cumplen 201 años); la jura de la bandera y la independencia del 13 de enero de 1815, y cinco meses después el Congreso de Oriente, cuyo bicentenario  celebraremos el 29 de junio.


No olvidemos el reglamento Provisorio de Tierras de setiembre de 1815, otro bicentenario que nos ayuda a revisar nuestra historia y nuestra situación actual.


En esta columna semanal hemos sido reiterativos en señalar el flagelo de la expulsión de habitantes que sufre Entre Ríos, y la concentración de las propiedades en pocas manos, precisamente porque desde la caída de José Artigas nunca se ejecutó un plan de devolución de superficies a los trabajadores, a los hijos de la tierra; y porque las posteriores colonias, incluso, fueron pobladas con extranjeros.


Es decir: más allá de partidos políticos e incluso de instituciones, este bicentenario nos sirve a todos (incluidos los políticos, los periodistas, la familia universitaria, los sindicatos) para evaluar si hacemos honor a la sangre derramada por la independencia, el federalismo, la república, la distribución de tierras. O si, al contrario, estamos abiertos a cualquier invasión extranjera que nos resuelva asuntos del momento, y en vez de federalismo nos engañamos en una suerte de unitarismo que en lo fiscal se muestra de cuerpo entero.

 

 

Las Instrucciones

 

Pero salgamos por un momento de la actualidad y vayamos a las fuentes. La Liga Federal de los Pueblos Libres (que integran Santa Fe, Córdoba, Corrientes, Misiones, la Banda Oriental y Entre Ríos), tiene entre sus bases principales las Instrucciones del año XIII. Ese documento rebotó ante el centralismo porteño, porque tiene bases independentistas, republicanas, federales, contra la prepotencia militar, con una visión económica estratégica por el reclamo sobre los puertos, y tremendamente anti unitarias, al punto que determina que la capital esté en cualquier parte, menos en Buenos Aires.


Hace algunos meses, desde el oficialismo nacional se volvió a hablar del traslado de la capital. Entonces, dada la crisis que nos atraviesa, se escucharon muchas voces en contra.


Aquí pensamos, en cambio, que el traslado de la capital es una cuestión de principios y debe ser sostenido siempre, en cualquier circunstancia, lo proponga quien lo proponga.


Nuestros próceres no querían que Buenos Aires fuera la capital, José Artigas prefería cualquier sitio menos ese, Manuel Belgrano y San Martín, que no eran federales, proponían que la capital estuviera en el Cuzco, es decir, en el corazón de la cultura incaica.


Aquellas Instrucciones se defendieron en los campos de batalla, y se complementaron con varios documentos, entre ellos el Reglamento mencionado que hace 200 años daba “suertes de estancias”  a negros, sambos, gauchos, indios, viudas. Eso sí que es revolución y no macana.


El Congreso de Oriente del 29 de Junio de 1815 está dentro de esta línea de posiciones sólidas, revolucionarias, por la emancipación.
Aquel 29 de Junio no fue “declarada” la independencia. No hay indicios de que se haya tratado el tema de la independencia, y menos de que se haya jurado la independencia.


Eso nos explicaba hace un tiempo el historiador Juan Antonio Vilar, que presentó una obra medulosa sobre la historia desde las revoluciones hasta 1830, con eje en los cimientos de la revolución federal, a través de la Editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos –Eduner-. El libro, que se agotó en un par de meses, se titula “Revolución y lucha por la organización”.


Nos adelantaron desde la Eduner que está a punto de salir una segunda edición. Bienvenida.


Además, Juan Antonio Vilar ya entregó a Eduner otra obra que abordará los tiempos de Juan Manuel de Rosas y será publicada este año.

 

 

Onda independentista

 


Como decíamos, para la fecha del Congreso de Oriente realizado en Concepción del Uruguay en 1815, nuestra región estaba sin fisuras en una onda por la emancipación que se había expresado ya en 1813.


Cuando en 1816 le informaron a Artigas que en Tucumán se declaró la Independencia, el Protector respondió que hacía más de un año que la Banda Oriental había hecho lo propio.


Y claro: si contamos un año antes estamos en el 29 de junio del 15. Eso llevó a algunos a sostener que se refirió al Congreso de Oriente. Pero esa es una visión caprichosa.


Vilar se pregunta, por ejemplo, por qué Artigas diría que la Banda Oriental declaró la independencia, si en Arroyo de la China se reunieron representantes de todas las provincias de la Liga. 


¿A qué se pudo referir Artigas, entonces? A que al momento de crear la bandera tricolor, la de banda roja, el Protector mandó jurar la independencia. Y eso ocurrió a principios de 1815, es decir, un año y pico antes del 9 de julio del 16.


Esa explicación que ofrece Juan Vilar tiene fundamentos, y es lo que nos permite recordar que hace pocos días se cumplió el bicentenario de esa determinación.

 

 

No faltan documentos

 

Juan Antonio Vilar sostiene que se han conservado cartas sobre aquel encuentro en el territorio entrerriano, incluso expresiones del propio José Artigas.


Creemos oportuno recordar sus respuestas, para ponernos en ambiente con vistas al 22 de febrero, en que recordaremos la Batalla del Espinillo de 1814, y con vistas a las celebraciones de junio y setiembre, que decíamos, por el Congreso y el reglamento de Tierras.

 

 

-¿Qué propósitos tuvo el Congreso de Oriente iniciado el 29 de junio de 1815?

-No se conoce el texto de convocatoria al Congreso. Por la preocupación de Artigas y los resultados, podemos suponer que se perseguía consolidar la Liga y llegar a un entendimiento con Buenos Aires, sobre la base de establecer la independencia y un sistema republicano-federal.

 


-¿Había entonces un espíritu independentista en la Liga de los Pueblos Libres? ¿El republicanismo facilitaba la independencia?
-Sí.

 


-¿En Concepción del Uruguay se declaró la independencia?
-No. En el caso que se hubiera hecho -aunque falten actas- habría referencias e indicios precisos y reiterados, que no existen.
El 13 de enero del 15

 


-¿Hay que buscar un acta de ese Congreso que hable de la independencia o nunca existió?
-Posiblemente no hubo.

 


-¿Falta documentación sobre el Congreso de Oriente? ¿Hay expresiones del propio Artigas sobre ese Congreso?
-Los diputados del Congreso fueron inmediatamente enviados a Buenos Aires para negociar. Existe un abundante intercambio de notas y cartas con Artigas y gobernadores de los Pueblos Libres en donde no hay la menor referencia a la supuesta ‘declaración’.

 


-¿Por qué Artigas, ya en 1816, le dice a Pueyrredón “ha más de un año que la Banda Oriental enarboló su estandarte tricolor y juró su independencia”?
-Esta nota de Artigas a Pueyrredón tal vez haga referencia a otros momentos en que la Banda Oriental haya declarado la independencia.

 


-¿Qué había ocurrido un año antes de julio del 16, a lo que se refiere Artigas posiblemente?
-En el Congreso de las Tres Cruces, el 20 de abril de 1813, Artigas mandó  oficios a los Cabildos exigiendo jurar la independencia, enviándoles una fórmula de declaración.

 

Más tarde, el 4 de febrero de 1815 ofició al ‘Intendente’ de la Provincia de Corrientes José de Silva, y decía: ‘Yo he ordenado a todos los pueblos libres de aquella opresión que se levante una [bandera] igual  a la de mi cuartel general, blanca en el medio, azul en los dos extremos y en medio de éstos unos listones colorados signos de la distinción de nuestra grandeza, de nuestra decisión por la República y de la sangre derramada para sostener nuestra libertad e independencia. Así lo han jurado estos beneméritos soldados el 13 de enero de este presente año’. No existen otras constancias de ese juramento. Pero en los hechos, la Banda Oriental desde hacía tiempo izaba su bandera tricolor, mientras que en Buenos Aires se seguía izando la bandera española.


-Se dice que el diputado por Santa Fe llevaba al Congreso de Oriente las Instrucciones del XIII como propuesta, y allí está la independencia.
-Sí, con pequeñas reformas, el diputado santafesino llevó las Instrucciones del Congreso de Abril de 1813.

 


-¿Debemos decir que los pueblos de la Liga se manifestaron por la independencia antes, o con más decisión, que en Buenos Aires?
-En la práctica sí, desde este Congreso (1813).

 

Ataques al Litoral


-¿De alguna manera la bandera de la banda roja expresa el espíritu independentista antes que la bandera de Belgrano?
- Sí, hay que ver la nota del 4 de febrero de 1815.

 


-¿Usted conoce versiones de relatos de tradición oral sobre la declaración de la independencia en el Congreso de Oriente?
-En esos lejanos tiempos no se transmitió esa supuesta tradición. Es muy posterior (no sé desde cuándo). 
 

 

-¿Por qué Entre Ríos, la Banda Oriental, Corrientes, Santa Fe y Misiones no mandan diputados a Tucumán en 1816? ¿Cómo lo decidieron? ¿Fueron invitados realmente?
-No enviaron diputados, porque Buenos Aires exigía el sometimiento absoluto a su autoridad, y para lograrlo enviaba, una tras otra, expediciones militares contra Santa Fe, Entre Ríos y la Banda Oriental.
 

 

-¿Considera que el acta de la Declaración de la Independencia de Tucumán era la fachada, pero por debajo se seguía en la dependencia?
-Fue una simple formalidad en la que muchos no creyeron. Tanto, que por los insistentes rumores que se buscaba la entrega a Portugal diez días después el diputado Medrano pidió que se agregara al texto ‘y toda otra dominación extranjera’.
 

 

-¿Cuándo se fortalece o consolida la independencia? ¿La batalla de Cepeda ganada por Francisco Ramírez incidió? ¿O en verdad tenemos que basarnos en los campos de batalla, en Ayacucho, digamos, para asentar la fecha de la independencia?
-’Independencia’. ¿Qué independencia?
 

-¿Cree que la independencia es un objetivo en veremos?
-Así lo creo.
 

 

-Juan, agregue lo que quiera.
-La famosa nota de Artigas a Pueyrredón alude a la declaración de la independencia de la Banda Oriental. Si en el Congreso (de Concepción del Uruguay) estaban presentes los diputados de los Pueblos Libres, no tiene sentido que Artigas los hubiera convocado para declarar la independencia sólo de la Banda Oriental. Los Diputados de Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe y Córdoba ¿qué hacían, aplaudían?

 


Las Instricciones, esa guía


 

Al cumplirse en abril de 2013 el bicentenario del documento que dio cimientos a las luchas por la independencia, la república y el federalismo, el profesor Juan Antonio Vilar examinó las Instrucciones en una conferencia realizada en la sede de Agmer de calle Laprida.
 

Allí mostró las diferencias de este proceso con la oligarquía porteña y sus pretensiones de hegemonía que terminaron, dijo, balcanizando el cono sur de América.
 

Vilar subrayó la importancia de los primeros tres artículos. 1-Primeramente pedirá la declaración de la independencia absoluta de estas colonias, que ellas están absueltas de toda obligación de fidelidad a la corona de España y familia de los Borbones y que toda conexión política entre ellas y el Estado de la España, es y debe ser totalmente disuelta. 2-No admitirá otro sistema que el de Confederación para el pacto recíproco con las provincias que formen nuestro Estado. 3-Promoverá la libertad civil y religiosa en toda su extensión imaginable.
 

Ponderó también la trascendencia y la vigencia del artículo 19: Que precisa e indispensable sea fuera de Buenos Aires donde resida el sitio del Gobierno de las Provincias Unidas.
 

Tanto el Congreso de Oriente como la creación de la bandera de la banda roja se inscriben, pues, en el proceso independentista explicitado en las Instrucciones, que Buenos Aires nunca aceptó ni escuchó siquiera, porque no admitió a los representantes de Artigas.
 

Entre las Instrucciones del año 13 y el Congreso y la bandera del año 15 se encuentra la Batalla del Espinillo de febrero de 1814, desarrollada a pocos kilómetros de Paraná tras una invasión al mando del prusiano Eduard Ladislaus Kaunitz (Barón de Holmberg). Allí explotó la lucha por el federalismo, y nació de hecho la Provincia de Entre Ríos.

 

 

Comentarios